La falta de información sobre covid-19 causa estigma y descontento en una aldea de Izabal

COMPARTE

Créditos: Baudilio Choc

Por Baudilio Choc y David Toro

Una persona originaria de Cayuga una aldea de Morales, Izabal,  fue deportado vía terrestre de México la primera semana de mayo. Las autoridades de salud locales aseguran que dio positivo a la prueba de la covid-19 el 13 de mayo; la forma en la que las autoridades de salud manejaron la información causó molestia y confusión  en la comunidad, los pobladores denunciaron que a raíz de este caso han sufrido discriminación en aldeas vecinas.

La noche del viernes 22 de mayo, una ambulancia llegó a la comunidad de Cayuga para llevarse a un hombre de 21 años que dio positivo por covid-19; los pobladores y su familia protestaron en contra de esta acción pues ellos comentan que nunca se les aseguró que esta persona haya dado positivo en la prueba de coronavirus.

Foto: Baudilio Choc

Esta persona fue deportada desde México, país en el que se encontraba de paso intentando llegar a Estados Unidos. El joven pasó sus primeros días en un albergue improvisado de Coatepeque, Quetzaltenango, el 4 de mayo dio negativo a la primera prueba de la covid-19 que le realizaron funcionarios de salud de ese lugar, por ello fue trasladado a su hogar en Cayuga para que realizara cuarentena domiciliar.

El distrito de salud de Navajoa, en Morales, por medio de una carta firmada por la coordinadora Brenda Fernández, informó a la familia que el paciente había dado positivo a un hisopado realizado el 13 de mayo, por eso habría sido trasladado a un hotel de la ciudad de Guatemala el 22 de mayo, pese a ello, la familia de esta persona asegura que no recibieron dicho documento y que solo se les había informado que se trataba de un caso sospechoso.

Una fuente de ese centro de salud de Navajoa, que prefirió no ser citada por temor a represalias en su trabajo, aseguró que ellos informaron la semana del 15 de mayo a la familia sobre el caso positivo antes de trasladar al paciente que se encuentra estable. Además la fuente aseguró que se complicó el poder realizar 22 pruebas a los vecinos con los que el paciente tuvo contacto porque los pobladores habrían amenazado a los trabajadores de salud para que no entraran a Cayuga.

José Osorio un vecino de Cayuga declaró que se encuentran molestos con las autoridades locales y el gobierno central, pues desde que se hizo público de un posible infectado por covid-19 en la comunidad los han discriminado en aldeas cercanas y les han negado el ingreso.

Foto: Baudilio Choc

Sandra Guzmán, alcaldesa comunitaria de Cayuga, tuvo comunicación con los delegados de salud y con la doctora Fernández, coordinadora de salud pública del municipio de Morales, ella recibió los resultados de los hisopados realizados a los hermanos y padres del paciente y todos dieron negativo. Pero Guzmán asegura que no se le confirmó a ella si el joven dio positivo antes de trasladarlo a un hotel de la ciudad de Guatemala.

Guzmán asegura que muchos vecinos se han quejado que en sus trabajos los han suspendido a raíz de la situación del caso del vecino deportado que fue trasladado por ser un posible caso positivo de covid-19.

Foto: Baudilio Choc

Los vecinos han tomado como medida realizar un cordón sanitario en la entrada de la aldea. Rusvin Turcios, es alcalde comunitario, dirige a un grupo de vecinos que se encargan de aplicar desinfectante a los vehículos que entran y salen de Cayuga y también les dan alcohol en gel a las personas que transitan por el sector.

Los vecinos esperan que el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) en Izabal informe a la población para evitar los problemas por los que pasan la familia del joven trasladado a la ciudad capital y las muestas de rechazo hacía la comunidad.

Autoría y edición

Periodista Maya Q'eqchi' en El Estor Izabal

COMPARTE