La batalla del sindicato del Hospital General San Juan De Dios no es solo contra la covid-19

COMPARTE

Parte II y final

Por Nelton Rivera

Durante la cadena nacional de la noche del 17 de junio, el Ministerio de Salud informó, que hasta el 17 de junio, se registraban 545 casos positivos de coronavirus. En esa fecha, se reportaron 11 mil 252 personas infectadas con la covid-19 a nivel nacional y 432 fallecidos. Ese fue el día con más casos reportados.  

Para el sindicato todo el personal de salud esta desprotegido para seguir atendiendo los enfermos por esta enfermedad. 

Para hablar sobre el tema entrevistamos a Carlos Noe Santos Urias, Secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores del Hospital San Juan de Dios sobre las condiciones en las que se encuentra uno de los dos hospitales más importantes de Guatemala. Todas las demandas del sindicato cumplieron tres meses sin ser atendidas ni resueltas. 

A continuación presentamos la segunda parte y final de la entrevista que sostuvimos con Santos Urías

¿Han recibido alguna presión o amenaza de las autoridades a partir de sus demandas?

Si, las amenazas siempre han estado desde que se inició la crisis. Las autoridades le dicen a los trabajadores que no pueden alegar ninguna violación a sus derechos laborales. Suspendieron las vacaciones y en algunos lugares tienen turnos de 24 por 24. Con la pandemia deben ajustarse a todo lo que les indiquen, por lo tanto, esa es la primera amenaza que se ha recibido; la segunda, fue la prohíbición de reproducir o sacar información sobre la covid-19, bajo el argumento del decreto 15-2020.

Hay personas que han recibido llamadas de atención por escrito por haber comentado en redes sociales la publicación del plantón que hicimos en el Hospital San Juan de Dios. Se recibió una circular del Ministerio, donde se les llama la atención y se les dice que de continuar con la actitud se iniciará un proceso de destitución a todos los trabajadores que estén participando, sean de reglón 011, y a los trabajadores 182 y 189 se les dijo que se rescindiría el contrato.

Se recibió una tercera circular para prohíbir a los trabajadores y a nosotros como dirigencia, dar información sobre la situación que se está viviendo en los diferentes hospitales. Incluso, publicamos una circular informando que un área del Ministerio, les dice a los trabajadores mayores de 60 años y con las enfermedades antes comentadas que se deberían presentarse a laborar.

Lo denunciamos y las autoridades respondieron diciendo que lo que nosotros habíamos publicado era falso y que podían actuar y presentar una denuncia en el MP. Tenemos la presión de que si no denunciamos van a salir más compañeros afectados y la otra posibilidad muy seria, es que seamos denunciados frente al MP por dar a conocer la situación que se está viviendo en el Ministerio de Salud, no solo en un lugar sino en todas sus áreas.

A una compañera del Hospital San Juan de Dios se le amonestó. La suspendieron cinco días sin goce de salario por haber manifestado en redes sociales que en el hospital había un trabajador positivo y las autoridades le dijeron que diera gracias por no haberla denunciado ante el MP y no iniciar un proceso de destitución.

¿Cuándo se confirmaron los dos casos positivos del personal del hospital?

Hace 15 días se confirmó que habían compañeros y compañeras infectadas por coronavirus. Pero hay rumores de que este no ha sido el primer caso. Nosotros tratamos de comunicar con el personal que dijeron ser los primeros en haberse infectado, pero declinaron hablar con nosotros, solo nos dieron algunos datos.

¿Pudieron confirmar si a ellos se les trasladó al Hospital de Villa Nueva o si se les envió a casa a pasar la enfermedad?

En la mayoría de los casos, el Ministerio decidió enviarlos a pasar la cuarentena a sus hogares, y no trasladarlos a los hospitales. En algunos casos, son enviados con la promesa de que serán monitoreados por las autoridades, pero son dejados en el abandono, muchos han llamado diciendo que se sienten mal y que necesitan atención y no llega ningún personal del ministerio.

Vamos a tratar de monitorear a nuestros compañeros y ayudarlos en lo que se pueda. Porque algunos son contratados como 182 y 189 y no se les ha cancelado el salarios y no tienen derecho a IGSS. Además, la situación de este personal es bastante precaria. Tratamos de organizarnos en esa parte de atención pero cuesta un poco por el temor y las amenazas que hemos recibido de las autoridades.

¿Qué trabajadores son los que están más expuestos a riesgo de contagio en este momento?

Las personas que trabajan en enfermería y quienes están en las emergencias. Muchas veces los compañeros llegan a laborar sin el equipo suficiente, reciben a un paciente, y aunque lleve los síntomas, muchas veces los médicos los descartan sin realizar las pruebas de coronavirus.

Luego regresa el paciente y le hacen un hisopado y resulta que el paciente estuvo en contacto con personas que eran portadores y ellos salen positivos. Incluso, aquellos que se encuentran en las salas que fueron habilitadas para atender a pacientes con covid-19, corren riesgo porque no tienen los insumos y el equipo de protección personal. A pesar de que el ministerio estableció protocolos para la atención de estos pacientes, en muchos casos no se cumplen, son violados por las propias autoridades.

Primero, al no dotar de insumos y equipo a los trabajadores; y segundo, pareciera que los médicos que deben atender a estos pacientes no tienen bien definido cuál es el protocolo. Hacen que el trabajador y que el paciente deambulen por las instalaciones del hospital y por eso sucede lo que pasó en Chimaltenango, un médico del Parque de la Industria y cinco enfermeras infectadas.

El caso de la compañera de Cuilapa, Santa Rosa, a quien la hicieron llegar a laborar sabiendo que ella había viajado a Nueva York, Estados Unidos, regresó y la mandaron a hacer la cuarentena, pero las autoridades del hospital la llamaron para que se presentara a laborar y ni siquiera habían pasado los siete días mínimos de la cuarentena.

Eso es lo que pasa también cuando los trabajadores salen a cuarentena, no se les da los 14 días que se les tendría que dar, y antes de los siete se les manda a llamar. Ellos argumentan que el trabajador está en su casa descansando y que hace falta el personal. No negamos que en el Ministerio de Salud hace falta personal, pero eso es histórico, eso nosotros ya lo habíamos denunciado con anterioridad, en otras instancias donde no es posible que una enfermera esté a cargo de 20 o 30 pacientes, cuando la recomendación es que debe haber una enfermera por cada tres pacientes.

La PDH presentó un informe sobre la verificación que hicieron en el Hospital de Villa Nueva y prácticamente el hospital está colapsado ¿Cómo definiría la situación del Hospital San Juan de Dios?

En este momento el San Juan de Dios no está colapsado, pero podría llegar a estarlo. Las autoridades locales tratan de hacer lo necesario para poder atender esta crisis, tanto en la asistencia como en la administración de los recursos y del personal, pero la situación es difícil. Por ejemplo, se cuenta con 500 mascarillas N95 para 4 mil 211 trabajadores, además de la falta de personal en el hospital. Al principio de esta crisis, 50 compañeros prefirieron renunciar para irse a trabajar a otros lugares, porque la cuestión laboral dentro del ministerio y diferentes unidades ejecutoras para los compañeros 189 y 182 son difíciles y no se diga para el 036, que son los promotores de salud, ellos reciben 1250 quetzales de sueldo y el Ministerio dice que no es un sueldo, sino un estipendio porque no los consideran  trabajadores.

Entonces, exponer la salud y la vida por un salario precario se vuelve complicado y en el hospital esperaríamos que la mayor crisis la podamos pasar, pero si no se toman las medidas necesarias por parte del señor Ministro, colapsará. Igual en el hospital Roosevelt. Corremos ese riesgo de llegar al colapso. En el Roosevelt algunos compañeros que dieron declaraciones y contaron lo que ocurre, se les salieron las lágrimas al ver la situación en la que estamos los trabajadores en esta indefensa situación que vivimos cada día.

¿Algún comentario final?

Pedirle a la población que apoye a los trabajadores de salud. Las organizaciones sindicales estamos en este momento preocupados por la situación que vive la población y principalmente por la situación en la cual se encuentran cada uno de los trabajadores.

Llamo a los trabajadores de salud a unirnos y a luchar por defender lo más preciado que tenemos que es la vida, aunque nos amenace el Ministerio con destituirnos, qué mayor amenaza que tengamos que trabajar sin insumos y sin equipo y condenarnos muchas veces a sobrexponernos a perder la vida. El llamado es a los compañeros salubristas a unirnos a luchar, a defender la vida de nuestros familiares.

Al Ministro, decirle que lo único que estamos pidiendo es equipo de protección, que se nos proteja la vida, que hay compañeros sin los medios suficientes para seguir comprando mascarillas, guantes, pagando taxis, ya que están por el renglón 182 y 189 y que en su mayoría son madres trabajadoras y en muchos casos madres solteras que tienen que llevar el sustento a sus hogares.

Al Gobierno, que cumpla de forma urgente la compra de los insumos y que se nos dé el bono real de riesgo a todos los trabajadores y que no haya excepciones, porque todos en el sistema de salud corremos riesgo en esta crisis.

Primero de mayo 2020, día internacional de las y los trabajadores. Fotografía Nelton Rivera

Autoría y edición

Director de Investigación en | Web

Historiador y foto periodista, fundador de Prensa Comunitaria y miembro del equipo de investigación Green Blood y Colibrí Zurdo. Columnista en desInformémonos México #Periodismo #PrensaComunitaria #Investigación

COMPARTE