Jamás me ha insultado un satánico por no creer en su diablo; pero sí un cristiano por no creer en su Dios

COMPARTE

Créditos: AEU “Oliverio Castañeda de León”

Por: Sebastiana Par Álvarez

Ricky Gevais. Oxlajuj keme.

Uk’u’x kaj, uk’u’x qanan ulew, kqajach ranima’ ri tat Domingo Choc Ché xe’ q’ab’, xe’ aqan alaq, are ta b’a ri qajaw kuq’aluj pa tew kaqiq’, are tab’a ri qanan ulew kpoq’san uwach rech jun je’lalaj ija’ pa uwi’ ralk’wa’l, pa uwi’ qatinamit.

Corazón del cielo, corazón de la tierra entregamos el ser y la energía de tat Domingo Choc Ché, que Qajaw y la madre tierra lo reciba, lo abrece en las nubes, en el aire y sea una nueva semilla para el buen caminar de los pueblos.

Desde Santa Cruz del Quiché, territorio maya K’ich’e, manifestamos nuestra solidaridad y condenamos enérgicamente el delito de linchamiento hacia nuestro hermano Tat y científico maya Domingo Choc Ché originario de la Aldea Chimay, municipio San Luis Petén ocurrido el día julajuj k’at, 06 de junio 2020.

Es necesario tener claridad que este hecho es resultado de un estado fallido, quien no ha logrado inculcar en la sociedad el valor de la vida, la resolución de los conflictos, el respeto a las diferentes culturas y expresiones espirituales, entre otras.

El crimen cometido hacia Tat Domingo Choc Ché saca a luz el rostro del sometimiento ideológico del invasor, racista, excluyente y etnocentrista, repitiendo la historia de asesinato a nuestras ancestras y ancestros en nombre de Dios justificando, que por practicar una cultura diferente al de ellos, no tenían alma y no merecían vivir.

Hoy se evidencia una vez más que la educación en Guatemala es descontextualizada, enajenada de la realidad cultural, razón por la cual la población indígena/originaria desconoce hasta su propia cultura y ciencia Mayab’, perdiendo así los valores de la justicia ancestral.

Exigimos al gobierno de Guatemala justicia pronta y cumplimiento de los derechos culturales, convenios y tratados nacionales e internacionales a favor de pueblos indígenas/originarios.

Exigimos al relator de Pueblos Indígenas en las Naciones Unidas que tome acciones urgentes para darle seguimiento al caso y garantizar el cumplimiento de los derechos de los pueblos indígenas/originarios.

A la Secretaria de Pueblos Indígenas del Ministerio Público y todas las instancias públicas de justicia que cumplan con su mandato de garantizar la vida, la seguridad, integridad y el libre ejercicio de los derechos culturales y se garantice protección URGENTE a la familia de Tat Domingo, tanto a su esposa como a sus hijas, hijos y familiares y los Ajq’ijab’ o guías espirituales de la región y a nivel nacional.

A todas las hermanas y hermanos, los invitamos a estar alertas en sus territorios para no permitir estas acciones inhumanas

¡Todas y todos a descolonizar la mente y el corazón!

Autoría y edición

COMPARTE