Domingo Choc sí era científico maya, carta de la ETH Zurich, Universidad de Europa Continental.

COMPARTE

Tiempo de lectura: 2 minutos

A quien interese:

Nos hemos enterado con gran tristeza sobre el asesinato del médico maya Tat Domingo Choc Che. Tat Domingo parece haber sido víctima de este crimen en relación con su función de sanador y como participante de un proyecto financiado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación y la Fundación Nacional Suiza de Ciencia y otras instituciones. ¡Condenamos profundamente este acto! Domingo ya estaba involucrado en el Proyecto Macocc, un proyecto científico que comenzó hace 10 años y duró hasta 2016. El objetivo de Macocc era comparar la medicina maya y occidental sobre el cáncer y aprender de ambos enfoques. El proyecto fue transdisciplinario, es decir, involucró a los mayas en pie de igualdad en el proceso de investigación. El proyecto Macocc culminó en un proyecto de libro en el que el conocimiento médico de cinco grupos etnolingüísticos mayas se registró por escrito por primera vez. Macocc fue el modelo para los proyectos de investigación actuales con participación maya en la región de Petén. La ETH no participa en estos actualmente, que son apoyados por otras instituciones suizas e inglesas.

Domingo Choc Che fue un vínculo importante en el diálogo transdisciplinario entre los dos grupos médicos. Domingo era una nueva esperanza que, como sanador, trató de combinar y aplicar enfoques occidentales con la medicina tradicional maya. Aparentemente, su enfoque fue mal entendido o incluso negado por algunos individuos locales y asociado con la brujería. Esto pesa muchísimo, y no pensamos que fuera posible que la superstición, aparentemente aún profundamente arraigada en Guatemala, pudiera trascender en un acto inhumano y cruel. No escribimos para juzgar y condenar los eventos intra-guatemaltecos. Pero este era un proyecto de investigación y Domingo fue un participante de la investigación, quien se convirtió en una víctima en relación con un proceso científico. Como institución científica con 150 años de tradición, no podemos y no queremos dejar este proceso sin comentar. Este evento llega al núcleo de nuestra propia imagen, es decir, la integridad de la búsqueda y el descubrimiento científicos. No podemos y no toleraremos que los mayas esperanzados se conviertan en el juguete de (otros que los tildan con ) la ‘magia negra’ en su trabajo como curanderos y participantes en un proceso de investigación muy innovador y que sean asesinados en un acto de ajusticiamiento. La ciencia está ahí para crear conocimiento y, por lo tanto, también para servir a la sociedad. No debe, directa o indirectamente, ser entregado a poderes oscuros. Esto fue cierto hace 500 años para Giordano Bruno, y en 2020 para Tat Domingo Choc Che. Expresamos nuestras sinceras condolencias a familiares, amigos y colegas de investigación.
Dr Pius Kruetli

Autoría y edición

COMPARTE