Por Marcelo Colussi

Me llamo Arnulfa M. Soy mexicana. Mi edad… bueno, es complicado: cuando recibí el
balazo en la cabeza en aquella manifestación por los años 70, cuando protestábamos
pidiendo aumento de salario y la reincorporación de unos compañeros despedidos, era de
27 años. Pero pasé mucho tiempo en coma, en un hospital público en la ciudad de México,
hasta el 2019, año en que desperté. Los médicos no atinan a explicar cómo fue clínicamente
mi caso, por qué me reanimé después de tanto tiempo, y por qué no demuestro la edad
cronológica que efectivamente tengo. Porque, en verdad, soy una viejita de más de 70 años,
pero mi cuerpo no envejeció tanto.

Yo misma no me reconozco, porque ahora me veo una cara extraña, no de 27 años, ni
tampoco de una abuelita de casi 80 años. Es algo raro, no sabría explicarlo. Pero eso no
importa ahora. Ni tampoco importa, me parece, el hecho que siga teniendo una mente
lúcida, clara. O, bueno…, más o menos clara, porque nunca fui particularmente inteligente,
ni antes ni en este momento. Pero la verdad que ahora no me siento atontada. Me siento
confundida, tremendamente confundida. Y nadie me termina de explicar bien todo esto.

Bien: me explico. Pero ante todo, quiero excusarme por mi manera de escribir. Perdón si
tengo un estilo no muy cuidado, o más bien desastroso. Y perdón por mis faltas de
ortografía. Prefiero dar a conocer esta carta sin que nadie me la revise. No me importa tanto
la gramática ni el estilo; lo que sí me importa es lo que quiero decir, lo que sí quiero dar a
conocer. Espero que me entiendan.

Tengo segundo año de bachillerato; hasta ahí pude llegar. Me hubiera gustado ser maestra,
o doctora, pero no se podía. Mi familia era muy pobre -padre albañil, madre costurera, era
la tercera de seis hijos-, así que a mis 14 años ya empecé a trabajar. Primero en una
empacadora de carne, luego en una bodega, con otros hombres acomodando cargas (ese fue
mi trabajo más duro). Y después en una planta textil, que era donde trabajaba cuando vino
lo del balazo. Es decir: fui obrera toda mi vida.

Como siempre fui bastante irreverente, era de las que no me dejaba, por eso de jovencita
nomás me empecé a involucrar en el trabajo sindical. Siempre me pareció injusta la
situación de la clase trabajadora. Mis padres chambearon toda la vida, y jamás salieron de
pobres. Muchas, pero muchas veces nos íbamos a dormir con la panza vacía. Nunca me
pareció justo eso. No lo entendía, no me parecía bien. ¿Para qué trabajar toda la vida si una
no se puede comprar ni siquiera un pinche taco?

De chamaca también me involucré con tipos. A los 15 años tuve mi primera relación. A los
18 salí embarazada, y fui madre soltera por mucho tiempo. A los 25 o 26, ya trabajando en
la hilandería, me junté con el Danilo. Él ya tenía dos hijos, pero no vivían con nosotros.
Era mayor que yo; me llevaba como diez años, o más. Fue él quien me terminó de abrir los ojos
en muchas cosas. Resulta que él era militante comunista; estaba en una organización que,
por lo que pude averiguar ahora, ya no existe más. Era más estudiado que yo; creo que
había terminado el nivel medio, y era muy lector. Y creo -nunca me lo contó muy bien- que
había estado en Cuba, o en la Unión Soviética. Fue gracias a él que empecé a leer a Marx, a
Engels, a Lenin. Él, con mucha paciencia, me explicaba lo que yo no entendía.

Bueno, pero no me quiero perder en lo que deseo expresar ahora. Lo cierto es que, cada vez
más, fui ganando en conciencia, en claridad política para entender las cosas. Me empecé a
dar cuenta de cómo nos viven mintiendo, manipulando. De jovencita, de chamaca por
ejemplo, yo era muy de ir a la iglesia. Hasta alguna vez, creo que fue cuando tuve una pelea
con mi primer noviecito y me dejó por otra, pensé en meterme a monja. Ahora me acuerdo
y me río. Pero en aquella época yo creía mucho en dios, en la iglesia, en los curas. Por
ejemplo: me solía confesar con un sacerdote. ¡Y me daba vergüenza decir algunas cosas!
En ese tiempo no existían todas estas cosas raras que ahora llaman cultos evangélicos. Lo
cierto es que no me metí a ningún convento. Me parece que tener sexo me llamó más la
atención… ¡felizmente! Lo que quería decir es que nos mienten todo el tiempo, y la iglesia
es una de las principales mentirosas. Siempre al lado de los ricachones, haciéndonos sentir
culpables por todo, asustándonos con el infierno…. Lo peor, es que los curas -y las monjas
también- tienen sexo todo el tiempo. ¡Bola de hipócritas!

Digo todo esto, y no oculto que con mucha cólera, porque ahora que lo veo a la distancia
me doy cuenta todo lo que a una le mienten, le ocultan, la manipulan. Y no solo en la
iglesia, por supuesto. También en la escuela, en la televisión, en los diarios. Nos viven
engañando. Por eso estoy contenta que, con el tiempo, pude ir abriendo los ojos. Pero más
cólera me da lo que me está pasando ahora.

Me explico. Aquel marzo de 1972 estábamos en huelga. Yo había pensado llevarme a mi
hijito, el Miguelito, a la marcha. ¡Menos mal que no lo hice! Quizá hasta lo hubieran
matado a él, o me hubiera visto a mí en esas condiciones. Cuando vino la policía la cosa se
puso dura. Ni sé de dónde, aparecieron armas y empezó la balacera. La policía disparó a
matar, así de simple. Nada de balas de goma o esas cosas. Eran tiros de verdad. Y a mí me
dieron un balazo en la cabeza. Parece que tuve suerte, porque no me morí, sino que quedé
en coma. Para mi familia fue fatal, por supuesto. Fue terrible no solo porque fui a parar al
hospital sino por todo lo que vino después. Ustedes podrán imaginar su sufrimiento: yo
quedé en un estado vegetativo por años, y nadie sabía cómo iba a reaccionar. Así fueron
muriendo mi madre -mi ruquito ya había fallecido antes-, mis hermanos, mis allegados.
Cuando desperté, ahora en 2019, ya el mundo era otro. Y ahí empieza mi drama.

Lentamente me fueron explicando lo que había sucedido. Yo no podía creerlo. Mi hijo, que
parece ser siempre estuvo pendiente de mí, manejaba un taxi en el DF. Ya era un señorón,
casado, con tres hijos. Él no podía creer que después de tantos años yo hubiera vuelto a la
vida. Y yo menos lo creía. Pero así fue. Del Danilo, quien fuera mi pareja por aquel
entonces, ya no pude saber más nada. Parece que él dejó a mi hijito con otra gente, y él hizo
su vida, así que ahora ni sé si vive. Por lo pronto, nunca vino por mí, así que yo es como
que nací de nuevo.

Sí, volví a la vida -con algunos añitos más, claro-. Aunque eso es una manera de decir, por
supuesto… Porque esto es una vida rara. Primero, porque estaba en un hospital muchos
años después de haber entrado en coma, por lo que médicos y enfermeras actuales no
entendían nada, no me conocían, era un bicho raro. Y luego, porque nadie sabía dónde tenía
que ir a parar. Mi hijo, lamentablemente, no tenía las condiciones para darme posada. Otros
familiares tampoco podían hacerse cargo. Me quedaba solo un hermanito vivo, y estaba en
un geriátrico el pobre. Entonces almas caritativas -vamos a decirlo de esa manera- me
recogieron y me pusieron a vivir en una casa especial, donde paso mis días ahora. Y ahí es
donde comienza mi drama.

Quiero aclararlo: estar casi 50 años en coma no fue mi verdadero problema. Así, en ese
estado, una no siente nada. No puedo decir que fuera bonito o feo: no sé, no me daba cuenta
de nada. El problema empezó cuando abrí los ojos. O peor aún: cuando empecé a volver a
la vida. Por supuesto, fue muy difícil todo: no me podía parar, no podía comer por mí
misma, no podía hacer popó yo solita. Fue terrible reincorporarme a la vida. Pero eso no es
lo peor. Eso, lentamente, se fue arreglando. Ahora me manejo muy bien sola, y en esta casa
no me falta nada. Lo realmente trágico fue el mundo con que me encontré.

Cuando digo “trágico”, no me refiero, por supuesto, a mi situación personal. Créanme que
eso, más o menos, se fue solucionando. La cabeza todavía me funciona, y como nunca fui
especialmente lúcida -más bien me consideré siempre medio tontita- no noté grandes
diferencias ahora. Sé que soy una cosa rara para la Medicina. Me estudian, me han venido a
entrevistar no sé cuántas veces, han llegado doctores, estudiantes, la televisión. ¡Hasta estos
pinches gringos puñeteros vinieron a hacerme un reportaje! Sin dudas, soy un caso especial,
raro, digno de estudio. Eso está bien. Lo que me mata es lo que empiezo a ver del mundo
actual.

Lo que más conozco del mundo ahora, lo sé a través de la televisión y de los diarios que
leo. Créanme que me siento rarísima: nunca había visto la televisión a colores; para mí eso
es increíble, es una novedad que me llama la atención. Pero si algo me llama más la
atención, y fundamentalmente me inquieta, es lo que veo que está ocurriendo por todos
lados. Veo que esto no es solo de México: es mundial.

¿A qué me refiero?, dirán ustedes. Pues… ¡nos cambiaron el mundo! Esto que hay ahora no
lo entiendo. Esto es otra cosa. Este no es el planeta que yo dejé. ¡Y no exagero! Nos
cambiaron todo, totalmente. Al principio, cuando ya pude valerme más o menos por mí
misma y tuve cierta independencia, lo único que me empezó a interesar es ver cómo
estaban las cosas. Por eso leí y leí, y sigo leyendo todo lo que pueda para informarme. De
hecho, me ofrecieron un teléfono de esos que se usan ahora, pequeñitos, sin cable, que
tienen pantalla de televisión. Pero, la puritita verdad es que no me acostumbro. Me cuesta
leer en una pantallita tan pequeña, no me gusta. De ahí que me la paso leyendo periódicos,
al viejo estilo. Y viendo televisión. La vista, aunque con lentes, todavía me funciona, así
que ahí vamos.

Pero… ¡qué espanto todo! Ahora ya no se habla de trabajadores sino de colaboradores. ¡No
lo puedo creer! ¿Cómo colaboradores? Si nosotras no colaboramos con las empresas, con
esos chupasangres que nos viven explotando. Y encima, a las mujeres, nos tratan mal
y lo único que quieren es llevarnos a la cama. ¡Colaboradores tu pinche madre, güey! Lo peor es
que veo que mucha gente, muchos trabajadores, o digámoslo de otro modo: muchos
asalariados, lo aceptan. Parece que ya se puso de modo decirse “colaboradores”.
Entonces… ¿se terminó la explotación?

Esas son las cosas que no entiendo. Antes, años atrás, cuando yo era niña o jovencita, lo
teníamos más claro, me parece: la patronal nos explota, por eso hacíamos huelga, por eso
salíamos a las calles a protestar para pedir aumento de sueldo, por eso exigíamos mejores
condiciones de trabajo. Ahora, por lo que veo, por lo que la gente con la que hablo me
transmite, ya no se habla de explotación. Al contrario: pareciera que hay que agradecer si
una tiene un pinche puesto de trabajo. Si se tiene la dizque “fortuna” de tener un trabajo
seguro, hay que cuidarlo como un ojo de la cara, como la más valioso. Como la virginidad,
diría mi abuelita, que en paz descanse. Realmente me cuesta creerlo. Escucho cada rato en
la televisión que las empresas “crean fuentes de trabajo”. ¡Qué hipocresía! ¡Qué
monstruosidad! Se dice eso como Juan por su casa, con la más pasmosa tranquilidad, dando
por supuesto que explotar a la gente es como hacerles un favor.

Me arrecha todo eso, me pone como la gran chucha. Y la gente no reacciona. ¡No lo puedo
creer! Bueno…, es que, por lo que voy entendiendo ahora que desembarco de nuevo en el
mundo, en estos años hubo cambios increíbles. Veo que los explotadores le ganaron la
batalla a los trabajadores, y la Unión Soviética ya no existe. ¿Perdimos la batalla? Me da la
impresión que sí.

Lo digo así porque, verdaderamente, me da la sensación que esto es una guerra, aunque hoy
día hagan lo imposible por no hacerlo sentir así. Recuerdo que años atrás hablábamos sin
vergüenza de lucha de clases. Hoy, en la actualidad, nunca más volví a escuchar eso. Y
miren que leo todos los periódicos, incluso los de fuerzas de izquierda que me traen mis
nietos. Pero de lucha de clases, nada. ¡Ni una palabra! Incluso mis nietos, que ya son unos
muchachones, ni saben de qué les estoy hablando cuando les digo eso.

¿Qué pasó entonces? Antes, recuerdo, era habitual quemar banderas de Estados Unidos,
que por aquel entonces estaban en plena guerra de Vietnam. Hoy eso ya no pasa en ningún
lado. Por lo que veo, al contrario: se esperan inversiones de capitales yanquis. No se les
quiere, por supuesto -¿cómo se les va a querer, si son unos cerdos imperialistas?- pero la
gente, me refiero a la población y a los gobiernos, parece que espera la llegada de las
empresas yanquis. Y también de la cooperación internacional.

Eso es algo que no me encaja. En mi época no existía esto que ahora llaman cooperación
internacional. O, si existía, era una cosa secundaria. Ahora parece que no hay país pobre
que no tenga estas dichosas ONG’s, plagadas de gringos: norteamericanos o europeos.
¿Será que todo eso va a resolver nuestros problemas? No, ¡por supuesto que no! Pero da la
impresión que cada vez se confía más en estas cosas que en lo que puedan hacer los
Estados nacionales. Por lo que leo, en todas partes los gobiernos o, mejor dicho, los Estados
-porque no son lo mismo- esperan esos grupos llamados de “cooperación”. ¡Qué
vergüenza! ¡Qué bajo hemos caído!

Por eso, y por muchas cosas más, veo que el mundo cambió tremendamente. Pero no a
favor de los pobres, de la clase trabajadora, de los siempre explotados. ¡No!, al contrario.
Cambió para volverse más hostil, más descarnado. Y lo curioso es que la gente lo acepta,
parece no reaccionar. Me atrevería a decir que, en cierto sentido -no quiero ser injusta en la
apreciación- a la gente la convencieron que así tiene que ser.

¿Por qué digo esto? Porque antes, que yo recuerde, protestábamos más, nos organizábamos,
exigíamos nuestros derechos. Ahora, me parece, la gente está más adormecida. Por
ejemplo, con estos teléfonos inalámbricos, veo que todo el mundo está como embobado.
Pero ¡embobado de verdad! Ya he visto infinidad de ejemplos que no se podrían creer:
gente que por tomarse una foto de sí misma se ha caído a un precipicio, o que choca con su
carro por ir viendo la dichosa pantallita. Gente que, sentada una al lado de la otra, prefiere
no hablarse, y peor aún: mandarse mensajes escritos a través de esos aparatos, estando a un
par de metros. Créanme que no lo entiendo: ¿ya no se habla más la gente cara a cara? El
otro día escuché hablar de sexo virtual. ¿Y eso? ¿Ya no se transpira más haciendo el amor?
¿Todo por teléfono, o por computadora?

Hay tantas, pero tantas cosas que no entiendo, que a veces pienso que para qué reviví.
Porque, de verdad, me asusta todo esto. No me asusta que no sepa manejar mucho de la
tecnología que ahora veo. Eso es un pinche y puñetero dato anecdótico. ¿Cuál sería el
problema de no saber usar una computadora? Marx, Engels, Lenin, o Miguel de Cervantes,
o Darwin, y tantos otros, no tenían computadora…, e hicieron cosas fabulosas. ¡Me asusta
el mundo que han ido construyendo los mandamases! Porque veo que las protestas de
antaño se han ido domesticando. O, mejor dicho, las han ido desapareciendo.

Hoy me espanta el retroceso que todos los trabajadores hemos tenido. Te contratan sin
leyes sociales, te contratan a prueba por tres meses, y luego te echan a la calle, te exigen
hacer horas extras y no te las pagan. Lo peor de todo, lo que más me tiene sorprendida,
tremendamente sorprendida, es que la gente no parece reaccionar. Nos han hipnotizando.
¿Idiotizado? Bueno…, a veces pienso que sí. Idiotizado, o domesticado. Eso de estar
viendo horas y horas una pantallita en un teléfono sin hablarse uno con otro, de verdad que
no lo entiendo. No digo que la gente ahora sea más boba, pero sí que la han embobado.
Solo juegos de fútbol por televisión… ¿Cómo es eso?

Por ejemplo, cosa que para mí era muy importante años atrás, cuando me sentía una
luchadora social, cuando ponía todo mi esfuerzo en eso y pensábamos que la revolución
socialista era posible, hablábamos de explotación, de patronal explotadora, de
imperialismo, de burguesía, de asquerosos oligarcas chupasangres. Hoy día ya jamás
escuché hablar de “proletariado”. ¿Es que no existen más los trabajadores, los obreros?
Como decía hace un momento: colaboradores sí, pero trabajadores no. ¿Qué nos pasó? Y
vean esto: cuando lo escuché, me quería caer de espaldas. A una señora que vende comida
casera por la calle, o a un güey que vende helados, por ejemplo, se le llama
“microempresario”. ¿Es una tomadura de pelo?

Como me paso la mayor parte del tiempo sentadita en mi casa leyendo o mirando televisión
-no me acostumbro todavía a esto que le llaman teléfonos inteligentes-, ya estoy que se me
salen los ojos de ver una pantalla. ¡En colores!, cosa que todavía me tiene sorprendida.

Pero, más allá de los portentos de la tecnología, una pantalla plana y no sé cuántos avances
más, lo que se ve ahí es espantoso, patético. Yo no soy una moralista, créanme. Nunca lo
fui, por eso fui madre soltera sin ninguna vergüenza. Y tuve muchos chavos… ¡muchos! Y
jamás iba a la iglesia. Desde chamaquita dejé todo eso de las religiones. Pero de verdad es
que me tiene sorprendida, anonadada, verdaderamente pasmada lo que se ve en eso que le
llaman “la caja boba”. Ahora entiendo por qué lo de “boba”. Lo único que veo ahí son
cosas de mal gusto, viejas empelotadas, programas donde hacen apología de la violencia,
chismes y chabacanería, muchachas mostrando el culo todo el tiempo. Y también chavos
todos musculosos ofreciéndose como papacitos. No soy una moralista, repito; pero el
mensaje que ahí puede encontrar una es de puro pasatiempo hedonista -creo que se dice así,
¿no?-, de un placer efectista barato. Realmente espeluznante para mi gusto. Recuerdo que
vez pasada leí un comentario de uno de los hermanos Marx, Groucho para el caso (con
confundir con Carlos Marx, por supuesto), esos cómicos gringos de hace años. Decía el
cuate: “La televisión es muy instructiva…, porque cada vez que la prenden me voy al
cuarto contiguo a leer un libro”.

¡Exacto! La televisión, ya en mi época era un espanto, y ahora, super sofisticada como está,
es infinitamente más espantosa. Es cruel, violenta, chabacana. Todos los programas, todos,
aún aquellos que se pretenden serios o científicos, transmiten una vulgar ideología de
derecha, conservadora, de sumisión. Lo único que se ve es la entronización de los supuestos
“ganadores”. El que no “triunfa” es un tonto. La verdad es que me deja estupefacta ver
tanta tontera, tanta banalidad. E igual que pasa con la protesta social, la gente aguanta. Y lo
peor: ¡se divierte con toda esa porquería! Vi eso que llaman reality shows. Casi me caigo de
culo. No puedo concebir cómo es posible tanta degradación de lo humano, y que tanta
gente mire gustosa esas pamplinas. ¿Por qué la gente no reacciona?

Por internet, de acuerdo a lo poco que pude ver -internet: cosa que no existía en mi tiempo
y que me parece increíble-, de acuerdo a lo que me cuentan mis nietos, a lo que hablo con
gente que me visita, es algo similar. La gran mayoría de cosas que la gente mira ahí son
banalidades, pasatiempos sin pie ni cabeza. Pero, bueno…, no quiero parecer una vieja
cascarrabias diciendo que todo tiempo pasado fue mejor. Lo que sí veo, y creo que en eso
no me equivoco, es que el grado de control social, de control de nuestras cabezas, el grado
de control ideológico diríamos en otra época, es tan grande y tan bien hecho, que incluso la
gente que es víctima de todo eso ni siquiera lo siente como una dominación, una
imposición. Al contrario: ¡hasta les gusta!

Veo que el sistema supo perfeccionarse con el tiempo, cosa que no pasó con nosotros, los
que nos decimos de izquierda. La sutileza con que nos dominan es fabulosa; ya ni siquiera
tienen que apelar a la represión furiosa, sangrienta. La televisión, el internet, las películas
que nos inundan… son todas formas de mantenernos sumisos. Hablando de películas, algo
que me llamó poderosamente la atención es el nuevo mensaje que veo transmiten ahora los
gringos desde Hollywood. Antes se entronizaba la cultura del trabajo, del esfuerzo
personal. Ahora pasan a ser los “ganadores” los más listos, es decir: los más gángsters, los
más bandidos. Se premia la artimaña, la trampa. Antes no se hubiera ni soñado algo así:
ahora, el “muchachito” de la película es el forajido. ¡No lo puedo terminar de digerir! ¿Cuál
ese el mensaje: sea un cabrón y le va a ir bien? Por eso los bancos, que son los usureros más
grandes del mundo, usureros legales, son los que dominan la economía. Es decir:
cuánto más hijo de puta, más ganador.

Del mismo modo, hay infinidad de cosas que no puedo digerir, que no me entran en la
cabeza. Lo cual quiere decir o que me volví una estúpida -puede ser, lo reconozco, años en
coma lo lograron- o el nivel de manejo de las masas es impresionante. Por ejemplo, el otro
día le pregunté a un chamaquito que venía con una enfermera, si sabía lo que era un
musulmán. ¿Saben qué me dijo? “Un asesino terrorista”. Me caí de espaldas. ¿Cómo se
logró que la gente piense así? Bueno… lo que recién decía: el grado de sutileza con que nos
manejan es impresionante.

¡Cómo ha cambiado el mundo! O mejor dicho: ¡cómo nos han dado una paliza brutal a los
trabajadores! Y ahora que digo LOS trabajadores, veo algo que también cambió mucho.
Ahora es casi sacrílego decir solo “los” si no se pone también “las”. Me parece buenísimo
que se levante la voz de una buena vez contra la explotación de las mujeres. Esa es una
deuda histórica que tiene la humanidad con nosotras, las mujeres. Siempre me pregunté,
desde muy niña: ¿por qué se aplaude que un hombre, que un macho bien plantado, sea
mujeriego, mientras que una mujer con muchos hombres, una puta, se desprecia? ¿Por qué
el peor insulto que existe es ser hijo de una puta? ¿Por qué se nos denigra siempre? ¿Por
qué el trabajo del ama de casa se subvalora, no se paga, se ve como secundario? Me
llamaba la atención cuando de niña se preguntaba: “¿tu madre trabaja? No; es ama de casa”,
como si el trabajo doméstico no fuese trabajo. ¡No se cobra sueldo!, que es distinto. ¡Pero
vaya si se trabaja! ¿Y por qué el cuerpo de las chamacas es solo para mostrar desnudo?

Bueno, me extravío un poco quizá. Lo que quería decir es que me parece muy bueno que se
hable de la explotación de las mujeres. Y también de la discriminación de los
homosexuales. Eso está bien: no hay que discriminar a nadie. Pero a veces también veo que
con esto de la reivindicación femenina -y lo digo como mujer- se puede perder de vista la
cuestión de clase. En todo caso, creo que deben ir juntas las dos cosas, igual que la lucha
contra el pinche y asqueroso racismo. Lo digo porque, por lo que pude ir observando desde
que desperté y volví a la vida, me parece que a veces los árboles no nos dejan ver el
bosque. ¿Qué quiero decir? Me resulta sospechoso que eso que llaman “cooperación
internacional”, es decir: los gringos, y ahora también los europeos, con sus campañas de
“ayuda” a nosotros, los “pobrecitos” (campañas para control de natalidad, en otros
términos), se preocupen tanto por esto del “empoderamiento” (palabra nueva que no
entiendo) de las mujeres. Eso no es cierto. O es cierto a medias. Si unos gringos
explotadores y chupasangres insisten en esa “liberación”, ahí me huele a que hay gato
encerrado.

Porque, a decir verdad, ahora las mujeres estamos un poco más liberadas que en la época de
mi abuelita, pero seguimos llevando la peor parte. El trabajo doméstico lo seguimos
haciendo nosotras. ¡Y no nos pagan por eso! Yo creo que liberación será que hagamos la
revolución, expropiemos y construyamos un mundo donde nadie es más que nadie, ni
porque seas macho, homosexual, mujer, blanco güerito o “pinche” indio, porque somos
todos exactamente iguales. ¿Cuál es la diferencia si quien te explota es blanco o negro,
hombre o mujer? Creo que el tema de explotación de clase a propósito lo han sacado de
circulación, y nos seducen con otras cosas también importantes, pero manejadas un poco
perversamente.

Digo esto porque veo que a veces hay una lucha, mal encarada para mi gusto, que
podríamos resumir: “mujeres sí, hombres no”. Y creo que por allí no va la cosa. Lo digo,
incluso, porque me llama mucho la atención que los organismos internacionales de
beneficencia, ahora llamados cooperación internacional, u ONG’s, hablen hasta el
cansancio de eso, o de la diversidad sexual. Porque, para el caso, que te exploten
miserablemente, ¿importa si quien lo hace es blanco o negro, hombre o mujer, hetero u
homosexual? Me queda esa duda. ¿Saben por qué? Porque de lucha de clases no se habla
más, y eso huele mal.

Por eso digo que hoy las cosas cambiaron tanto, pero tanto tantísimo. Ustedes me
entienden, ¿no? Quizá no soy lo suficientemente clara. Quiero decir que nos han
domesticado tanto que lo único que podemos hacer hoy día es cuidar el puesto de trabajo, si
tenemos la dicha de tener un trabajo fijo. No protestar, ser sumisos, o sumisas, como hay
que decir hoy para ser políticamente correctos. Y ahí está el engaño: “políticamente
correctos”, decir lo que corresponde, poner siempre la marca de género o no discriminar a
un homosexual o lesbiana -les cuento que yo probé un par de veces con mujeres allá en mis
mocedades, y no me gustó-por lo que no le escapo al tema. Se vale hacer todo eso que es lo
indicado, hablar correctamente, no olvidarse de golpearse el pecho por la contaminación
ambiental…, pero de la explotación ¡ni hablar! Además, si no hablamos de lucha a muerte
contra el asqueroso y sangriento capitalismo, ¿cómo vamos a hablar de verdad de alguna
emancipación? Si el medio ambiente está destruido, no es solo porque botamos el plástico
en los mares, responsabilizando así a la gente de lo que pasa: ¡es porque el sistema nos lo
impone! De quién es la culpa: ¿de la población que usa botellas plásticas, o de las fábricas?
¿Por qué pareciera que es más importante la vida de los osos panda que la muerte de un
niño con hambre?

El mundo que descubrí ahora me espanta. La gente pareciera cada vez más maniatada,
manipulada, embobada. Algo que antes no existía y ahora tiene una fuerza descomunal son
las nuevas iglesias evangélicas. Pues bien: evangélicos hubo siempre en la historia. Es lo
que antes llamábamos protestantes, los que tienen que ver -perdón, pero yo no sé nada de
historia de las religiones- con Calvino y Lutero, ¿verdad? Pero ahora hay una explosión
increíble, fabulosa, impresionante de iglesitas evangélicas por todos lados. Hay muchas
más, pero muchísimas más que iglesias católicas -que ya, de por sí, eran una lacra-. Y
tienen un mensaje de amansamiento total. Aunque no lo crean, así como estoy, vez pasada
me llevaron a un -como le llaman ahora- culto neopentecostal. ¡Por dios!, es lo único que se
me ocurre decir -y lo digo un poco en broma, casi como provocación, porque yo desde mi
adolescencia me hice atea-. ¡Eso es terrible! No podía creer la forma patética en que
manipulan a la gente allí. Gente pobre, básicamente. Porque esas pequeñas iglesias se
regaron por los sectores más humildes en toda América Latina: en barriadas pobres en las
ciudades, en aldeas pobres y olvidadas de zona rural. Los pastores son patéticos: de lo
único que hablan es del diablo y del infierno. Pensar parece que quedó prohibido. Hoy día
los jóvenes no saben quién fue Marx. ¿Cómo lograron eso? Saben hacerlo, supieron
amansarnos, doblegarnos.

Bueno, por todo eso me espanto, me desespero. Este no es el mundo por el que peleábamos.
¿Dónde quedó la dignidad? Me gustaría cerrar esta carta -que, en realidad, es un poco una
descarga emocional que me permití hacer, y gracias a ustedes por aguantar leerla hasta el
final- con una frase que leí por ahí, que me pareció más que oportuna: “Los pueblos
consiguen derechos cuando van por más, no cuando se adaptan a lo ‘posible’”.

Autoría y edición

Estudió Psicología y Filosofía en su país natal Argentina.

COMPARTE