Carta abierta de la APG a los Diputados al Congreso de la República

COMPARTE

Créditos: Movimiento Semilla
Tiempo de lectura: 2 minutos

Señores diputados:

Desearles parabienes como formulismo de una carta es redundar, porque están muy bien dentro de la crisis provocada por la pandemia del COVID-19, porque han legislado en corto tiempo para su propio beneficio, en detrimento de los guatemaltecos a los que se deben constitucional, política y humanamente y ahora inmersos en un laberinto y un vacío de poder que dejará secuelas en la ley pronta y cumplida y, como ha ocurrido, se castigará a los más débiles y se empoderará la impunidad y la protección a los políticos y poderosos.

La Asociación de Periodistas de Guatemala APG, apela al artículo 161 de la Constitución Política de la República de Guatemala que reconoce la condición de los señores diputados como representantes del pueblo y dignatarios de la nación, pero también a su deber y responsabilidad de legislar en favor de las mayorías y no de sectores pequeños o apócrifos y en favor de la impunidad y la corrupción como lo vienen haciendo actualmente.

El sector justicia no escapa a su influencia, pero no para bien. Desde hace algunos años han visto al Organismo Judicial como una fuente laboral para los consentidos, amigos y familiares  de los diputados. Pero lo más grave, esto se paga con favores políticos partidistas, muchos fallos judiciales despiertan sospecha por privilegiar a unos cuantos.

Esa actitud, señores diputados, los mantiene en un estira y  encoge en la elección de los magistrados para las cortes. Y es aberrante, indignante y causante, con fundamento, del rechazo y la condena del pueblo de Guatemala, porque han pasado nueve meses y ustedes siguen retrasando el proceso de elección por anteponer sus intereses personales y de partido que pugnan por alcanzar un vergonzoso blindaje de impunidad y protección a los legisladores que tienen juicios pendientes o para quienes tengan que enfrentar la justicia a futuro.

El trabajo que realizan en el Congreso es deleznable. No tiene ninguna categoría de valor para el pueblo de Guatemala, que observa con pavor cómo sesionan en la madrugada, lejos de la mirada popular y sin la presencia de periodistas,  a los que no permitieron el ingreso al pleno, en una clara violación; imagínense el organismo de estado encargado de legislar es violador de preceptos constitucionales de derechos humanos y de acceso libre a las fuentes de información.

La Asociación de Periodistas de Guatemala, la máxima entidad y más antigua entidad de prensa en el país, les hace un llamado a la ética legislativa, ustedes son un bastión de la democracia y en la lucha contra la corrupción, de la fiscalización de los actos de gobierno, pero cómo pueden realizar una labor como esta, si no tienen código de conducta, ética y moral en el Congreso de la República.

Son parte de la solución, no sean el problema. Legislen para el pueblo. Cumplan con el mandato de la Corte de Constitucionalidad de elegir a los futuros magistrados idóneos, sin dudas y no el sainete para que no haya justicia, porque si la justicia no llega o llega tarde, no es justicia, no es equidad.

Guatemala, 25 de junio de 2020

ASOCIACIÓN DE PERIODISTAS DE GUATEMALA

APG

Autoría y edición

COMPARTE