Muere el trabajador de una mina que produce níquel sin parar, pese a una suspensión de la CC y a la pandemia

COMPARTE

Créditos: Trabajadores mineros

Por Martina Chocooj

El sábado 23 de mayo en las instalaciones de CGN Pronico de Solway Investment Group, el trabajador minero Raúl Alberto Pacay perdió la vida en un accidente laboral. Pacay realizaba el mantenimiento de una maquinaria pesada conocido como “patrol” y tenía días de trabajar sin parar.

Desde que se decretaron las primeras medidas sanitarias por el Gobierno, un grupo de trabajadores denunció que quienes son originarios de otro departamento no han podido salir de descanso para visitar a sus familiares, y están trabajando, por más de 12 horas los siete días de la semana.

Foto: Green Blood

En un comunicado de prensa publicado en plataformas digitales, la empresa minera confirmó el fallecimiento del trabajador. Pacay era originario de la ciudad de Cobán, Alta Verapaz.

“Este accidente no hubiera pasado si la empresa obedeciera las medidas que decretó el Gobierno, estuviéramos descansando y Raúl no hubiera muerto”, expresó un trabajador minero, quien pidió omitir su nombre por temor a ser despedido.

La compañía de níquel no ha suspendido su producción a pesar de las restricciones decretadas por el Gobierno de Alejandro Giammattei que iniciaron el viernes 22 de mayo a partir de las 17:00 horas y terminarán el lunes 25 hasta a las 5:00 horas de la mañana.

Según la posición oficial de la empresa, si no han parado sus operaciones, se debe a que se amparan en las disposiciones del acuerdo 141-2020 del Ministerio de Energía y Minas (MEM). Que hacen referencia a las restricciones de circulación que tienen las empresas que transportan combustibles y otros derivados del petróleo.

Por su parte, los trabajadores mineros han denunciado la sobrecarga en los horarios laborales, con jornadas de hasta más de 12 horas, y también sostienen no poder reclamar derechos laborales porque la empresa responde con el despedido de trabajadores.

A las personas que viven en los municipios de Río Dulce, Morales y Puerto Barrios se les ha concedido el descanso, pero no ha sucedido lo mismo con quienes no son de las áreas cercanas. Particularmente, porque no es posible la movilización interdepartamental. “Nos tienen encerrados en la colonia de la compañía, con la amenaza de que si salimos perdemos el trabajo”, así lo dijo un trabajador minero que también pidió mantener el anonimato.

“Yo tengo más de un mes de trabajar y sin descanso, todos los días trabajamos y por eso hay producción, porque la empresa Solway Ruso, Suiza está exigiendo mucha producción. Es por eso, que no hay descanso para todo el personal”, reiteró el trabajador minero.

Los trabajadores han tratado de hablar con Oscar García, gerente de recursos humanos de la empresa, quien responde que, también tiene un mes de no poder ver a su familia, la diferencia es que su salario es de 3 mil 500 dólares mensuales, manifestaron los mineros.

Según información proporcionada por algunos trabajadores, la compañía de níquel mantiene una producción de 5 mil toneladas diarias de material, y en la planta minera de El Estor trabajan 300 personas de CGN y más de 1 mil personas en Pronico.

Los trabajadores solicitan a las autoridades guatemaltecas que atiendan sus denuncias y peticiones, especialmente durante la pandemia, también demandan su derecho de  descanso para evitar con ello otro accidente como la muerte de Raúl Alberto Pacay, que según los trabajadores mineros se pudo haber evitado sino hubiera cansancio, agotamiento y trabajaran al ritmo normal.

Autoría y edición

COMPARTE