Médicos del Parque de la Industria llevan 56 días sin saber cuánto y cómo les pagarán por su trabajo

COMPARTE

Créditos: 1 ESv0TvhWGLfn8bIwmJ7GOw
Tiempo de lectura: 5 minutos

Una crisis sin precedentes como la provocada por la COVID-19 es atendida en primera línea por un médico personal que es guiado por su vocación de servicio, pero han tenido que trabajar bajo condiciones poco frecuentes y dignas. El ministro de salud Hugo Monroy aseguró que todos los médicos que atienden la pandemia ya han sido contratados y que pagarán los pagos pendientes antes del 15 de mayo, pero una enfermera y un médico aseguran que no han firmado contrato y desconocen si les pagarán lo ofrecido .

“Yo comencé a trabajar como médico en el Hospital del Parque de la Industria el 23 de marzo, estuve en el primer turno con el ingreso de pacientes, desde ese entonces todo ha cambiado, pienso que esto es una guerra, una guerra biológica, mi responsabilidad como médico es acudir al llamado, pero estamos en un país del tercer mundo donde las instituciones han sido debilitadas (…) nosotros hemos tenido problemas en cuanto al equipo necesario de protección, hay turnos donde nos han faltado zapatones, en otros mascarillas, pero son cosas que han ido manejando improvisadamente, nunca hubo un protocolo, no habíamos preparado para esto ”, dice Julián, un médico que labora en el hospital temporal que nos contó detalles de su experiencia anónimamente y que dar declaraciones puede poner en peligro su trabajo.Radiografía al primer hospital temporal y su insuficiencia para atender la pandemiaPor David Toromedium.com

El 12 de mayo representantes del personal médico de este hospital denunciaron las condiciones precarias bajo las que han trabajado , desde falta de insumos certificados de protección que ha derivado en el contacto de algunos de sus compañeros sin tener cifras exactas, hasta la difícil situación laboral. La mayoría no ha firmado contrato y no saben cuánto ganarán.

Como respuesta a la denuncia, el ministro Monroy aseguró en una entrevista en la radio emisora ​​Emisoras Unidas, el 14 de mayo, que todos estaban contratados y que el pasado jueves 14 les pagarían a todos, pero esto no sucedió.

“Yo sé lo que es trabajar con el Estado, siempre es un proceso obsoleto donde están las juntas finales de la papelería, recursos humanos la analiza, se envía al ministerio, luego regresa, es un relajo el proceso de contratación, somos como 50 médicos en el Parque de la Industria y está siendo revisada la papelería por unas 10 personas, es un sistema obsoleto que no han agilizado para contratarnos ”, Julián, quien ya ha trabajado como médico general bajo el renglón 189 de servicios contratados en otros centros asistenciales de la Ciudad de Guatemala.

Julián afirma que cuando acudió a la entrevista de trabajo para ingresar al Hospital Temporal se le dijo que a los médicos generales se les pagaría entre Q15 a Q17 mil y que el contrato sería temporal bajo en renglón 182 y 189, que se refiere a servicios contratados, no obstante han pasado más de 50 días de trabajo y de momento él es uno de los médicos que aún no han recibido su contrato, aunque el ministro Monroy aseguró que el 14 de mayo les pagarían a todos.

Esta es una tabla de salarios ofrecidos al médico personal durante la convocatoria para el hospital temporal COVID-19 de Quetzaltenango, estas mismas plazas temporales y salarios fueron ofrecidos en el Parque de la Industria.

“Trabajar con el Estado siempre ha sido tedioso, sobre todo en términos temporales (…) la verdad yo tenía claro que esto sería así, ser contrato 182 es pasar hasta seis meses sin pago por el sistema obsoleto de contrataciones”, dice el médico entrevistado .

Además, una enfermera auxiliar del Parque de la Industria, aseguró que el 23 de marzo, cuando tuvo éxito labores, se les emitió un carné y les aseguraron que con eso se avalaba el inicio de las labores para recibir el pago cuando fuera contratada bajo el reglón temporal 182. “Hasta este 14 de mayo no he visto mi contrato, cuando entramos no nos dijeron cuánto nos pagarían pero yo sabía que era Q8 mil, pero no hemos recibido nada, son pocos los que han firmado contrato.

Luego, de la denuncia pública del 12 de mayo, los médicos entrevistados declaran que pueden ser confirmados a brindarles mascarillas N95 certificadas, ya que antes de que alzaran su voz se les estaba ubicado KN95, un tipo de mascarilla que no es avalada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aún hace falta que las autoridades respondan las demandas laborales.

Julián, el médico entrevistado, dice “yo sabía cuándo entre que se iban a pagar para pagarnos, nosotros estamos aquí por la vocación pero necesitamos condiciones dignas”, además entre médicos que han platicado que además de recibir su sueldo necesitan que el contrato laboral tenga una cláusula que especifique que ellos están trabajando dentro de la emergencia de la emergencia provocada por la COVID-19 para tener garantías, por si existe contagio. El médico aseguró que nunca se les ha hablado sobre un bono de riesgo y él espera se incluido en este beneficio.

El bono de riesgo para los trabajadores de salud fue aprobado por el Congreso con el decreto 20–2020, un monto de Q26 millones destinado para entregar una bonificación única de Q870 a los médicos que están trabajando durante la pandemia. Pese a ello, este bono sería exclusivo para las plazas fijas 011 y 022, mientras que la mayoría de personas que acudieron al llamado para atender pacientes con coronavirus han sido con renglones temporales que permanecerían afectados.

La diputada Lucrecia Hernández Mack, de la bancada Semilla, hecho notar este error del decreto del Congreso y señalado que el bono debe ser entregado de forma equitativa para todo el personal de salud. Del mismo modo, durante el trabajo de fiscalización realizada por la diputada, Mack detectó qué tienen esas plazas fijas y están en el Parque de la Industria son personas que laboraban en el Hospital de Villa Nueva o en el Nacional Roosevelt y fueron trasladados.

por otra parte, los atrasos para concretar los contratos es “un problema burocrático”, informaron Aldo Dávila, diputado de la bancada Winaq, quien realizó una inspección al Hospital Temporal del Parque de la Industria el 13 de mayo, “son problemas burocráticos, a muchos médicos les han regresado su papelería porque tienen problemas con su número de Registro Tributario Unificado (RTU) o por algún otro documento (…) los médicos han gastado para tener su papelería lista pero no hay forma de que agilicen ”.

¿Qué esperan los médicos que contenga su contrato?

El 14 de mayo el vicepresidente Guillermo Castillo llegó al Parque de la Industria y salió de ese lugar con una carta firmada por los médicos que atienden en este centro a los pacientes con la COVID-19 y está contiene las garantías que los médicos esperan que sean incluidas en el contrato laboral que la gran mayoría aún no ha firmado.

Un seguro médico, uno de vida y bono de riesgo, todo esto como garantía por si resulta contagiados durante su trabajo, ya que las contrataciones temporales bajo los renglones 182 y 189 que les dan no contemplan estas garantías y tampoco servicios laborales, ni vacaciones. “Todas las solicitudes que hacemos no son lujosas, son garantías porque aunque esta es nuestra vocación, también es un trabajo y necesitamos condiciones dignas”, resaltó Julián.

La problemática de los contratos y el adeudo de honorarios no es una situación exclusiva del Hospital Temporal del Parque de la Industria, médicos de hospitales nacionales como Salamá y Jutiapa han denunciado a través de Prensa Comunitaria que han pasado varios meses sin recibir sus honorarios. Además, desde este 18 de mayo médicos de distintos departamentos serán trasladados al Hospital Villa Nueva para una capacitación sobre la COVID-19. Algunos trabajadores han demostrado preocupación de que en realidad se pretenda que ellos suplan la deficiencia de personal en los centros especializados para coronavirus en la ciudad capital.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE