El Hospital General al borde de un colapso que las autoridades no quisieron evitar

COMPARTE

Créditos: Nómada

Por Nelton Rivera y David Toro

Médicos, enfermeras y el sindicato de trabajadores del Hospital General San Juan de Dios han lanzado un grito de auxilio por la caótica situación que viven en días de la COVID-19, desde el 13 de marzo el sindicato había advertido al director Jorge Solares sobre el eminente peligro que significaba enfrentarse a una crisis sanitaria bajo las condiciones en las que el hospital se encuentra.

El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) podrá negar datos y la evidencia sobre la situación de la red hospitalaria, pero la voz de los médicos, enfermeras y sindicato está haciendo eco en la opinión pública, pues el fantasma de un sistema de salud abandonado desde hace décadas está cobrándole una factura elevada a Guatemala en el intento por reducir los impactos de la pandemia provocada por la covid-19.

“Exponemos un grito de auxilio”, indicó una carta firmada por la doctora Verónica Paniagua, directora de la emergencia del Hospital General, dirigida a Jorge Solares, director de este centro asistencial. Los médicos aseguran que las carpas de la cruz roja habilitadas como área para atender casos de la covid-19 tiene capacidad para 15 personas, pero en cuestión de dos semanas llegaron a 84 pacientes, de ellos 42 casos son casos confirmados de coronavirus.

El problema del hospital no termina ahí, además de atender la emergencia con limitado equipo de protección personal, cada día de trabajp deben encontrar la forma de atender casos de personas heridas por arma de fuego, insuficiencia renal, accidentes de tránsito, cuadros de hipertensión y muchas otras emergencias, todo con un equipo médico reducido, ya que enfermeros, doctores y técnicos han dado positivo por covid-19 y muchos están en cuarentena.

Los médicos han indicado que la situación del Hospital General es el reflejo de todo el sistema de salud pública del país y han pedido que el presidente Alejandro Giammattei llegue personalmente este 27 de abril al hospital para buscar soluciones a la brevedad para darle un respiro a este importante centro médico que está llegando al limite de sus capacidades.

Las voces que fueron ignoradas

Previo a que el personal médico decidiera pronunciarse públicamente por un colapso que se advertía  inminente, el Sindicato de Trabajadores del San Juan de Dios (STSJD), había enviado el 13 de marzo una carta al ministro Hugo Monroy, día en el que se detectó el primer caso de COVID-19 en Guatemala, para que dotara de equipo de protección a todo el personal de salud. “Previmos que la situación se iba a agravar y sabiendo de la situación en la cual se encuentran los diferentes hospitales en el sistema de salud, con la falta de insumos, equipo médico y el deterioro de las instalaciones que se tiene, por eso es que nosotros iniciamos desde ese entonces a hacer las gestiones”, expreso Carlos Noé Santos Urías, secretario general del sindicato.

Santos también señaló que de marzo a mayo han emitido tres cartas a las máximas autoridades de salud para evidenciar las condiciones del hospital entre las que destaca que es el personal de enfermería el más vulnerable, además del riesgo de contagio, tienen contratos desechables sin seguro social, sin bono 14, ni aguinaldo. El sindicato conoce de casos de trabajadoras embarazadas sin derecho al plazo pre y post natal, por lo que exigen que sean trasladadas a un renglón de contratación permanente que garantice sus derechos laborales.

“Al presidente se le enviaron dos memoriales donde solicitábamos el apoyo, uno para la dotación del equipo y de los insumos de protección y cuando se suspendió el transporte público también les dijimos que muchos compañeros y compañeras estaban sacando de su bolsillo hasta Q100 y Q50 de pago de taxi para poder llegar a laborar”, agregó Santos Urías.

¿Cuándo llegará el equipo de protección personal?

Un trabajador del hospital que por seguridad prefirió mantenerse en el anonimato para evitar represalias, declaró que el equipo de seguridad es limitado, incluso para los médicos que atienden el área para pacientes con coronavirus, “las enfermeras de ese sector pasan 24 horas con el mismo traje de aislamiento (…) en el área de emergencia las mascarillas que usan no son N95, son quirúrgicas, las mascarillas y los gorros los cambiamos cada 7 horas cuando lo ideal sería que se cambiaran cada 3 horas”, refirió el trabajador.

Un informe que el MSPAS rindió a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) a finales de abril, refiere que el San Juan de Dios cuenta con 500 mascarillas N95, para más de 4 mil integrantes del personal médico, es decir que la cobertura por trabajador en cuanto a este insumo es de 0.17%.

El 22 de mayo, al menos 15 compras de insumos de protección para abastecer la red nacional se cayeron de los portales de Guatecompras, porque la unidad ejecutora central del MSPAS cometió errores en el proceso de licitación. Según la diputada Lucrecia Hernández Mack, las compras que intentó hacer el ministerio tenían errores de forma, como haber adquirido productos sin registro sanitario y otorgar las compras a proveedores sin licencia.

El 25 de mayo la Corte de Constitucionalidad (CC) otorgó un amparo provisional a la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) con el que ordenó a Ministerio de Salud proporcionar al personal de salud equipo de protección de manera pronta y continua.

Los resultados de contar con escaso equipo de protección y deficientes protocolos

Hasta mediados de mayo, en el Hospital San Juan De Dios se registran no menos de cinco casos de la covid-19 entre los integrantes del personal médico. Un médico internista de este centro asistencial declaró que el 10 de mayo un médico de traumatología y dos residentes de esta unidad dieron positivo por coronavirus, además los trabajadores consultados han destacado que al menos una enfermera ha dado positivo.

El especialista que decidió declarar aseguró que además sus cordones de seguridad se han roto por malos procesos. Por ejemplo, a mediados de mayo una paciente con peritonitis referida por la Unidad de Cirugía Cardiovascular (UNICAR) fue intervenida en el quirófano sin percatarse que tenía coronavirus.

El personal del hospital que ha sido entrevistado dicen no tener certeza de la cantidad de colegas que están en cuarentena por haber tenido contagio con casos positivos, muchos de ellos han decidido no hablar por temor a ser perjudicados en su trabajo.

El hospital general se ha convertido junto al Hospital Roosevelt en centros de atención para pacientes que han dado positivo a la prueba de la Covid-19 sin que el gobierno del presidente Giammattei aclare que sucede en estos centros. Según los reportes de las fiscalizaciones de la PDH, en ambos centros asistenciales se encuentran 88 casos positivos, hasta el 20 de mayo el Roosevelt tenía lleno una sala de intensivo con 12 pacientes en estado crítico y el San Juan de Dios atendiá a 17 pacientes en ese mismo estado.

Los dos hospitales más grandes de la ciudad de Guatemala han llegado al borde del colapso con pacientes con coronavirus durmiendo en carpas en medio de las fuertes lluvias de mayo, mientras que el ministro Hugo Monroy y los directores de los hospitales nacionales hasta el 18 de mayo no habían ejecutado ni el 1% del presupuesto asignado, según datos del Ministerio de Salud publicados por el politólogo Ronalth Ochaeta a través de su cuenta de Twitter.

Hasta este 27 de mayo, de los cinco hospitales temporales que el presidente Giammattei dijo que se construirían para atender casos de COVID-19, únicamente están funcionando dos, el del Parque de la Industria y el de Quetzaltenango, ambos alcanzando su máxima capacidad y con serias deficiencias, lo que ha provocado que Hospitales como el San Juan De Dios hayan tenido que pasar a primera línea en la lucha sanitaria sin las condiciones adecuadas y evidenciando las deficiencias del sistema de salud.

Autoría y edición

Director de Investigación en | Web

Historiador y foto periodista, fundador de Prensa Comunitaria y miembro del equipo de investigación Green Blood y Colibrí Zurdo. Columnista en desInformémonos México #Periodismo #PrensaComunitaria #Investigación

COMPARTE