Con la excusa de la pandemia dos militares acusados en el caso Creompaz buscan salir de prisión

COMPARTE

Créditos: CPR-Exhumation

Por Simón Antonio Ramón

Los militares Byron Humberto Barrientos Díaz _ exministro de Gobernación- y el coronel Carlos Augusto Garavito Morán, acusados de los delitos de desaparición forzada y delitos contra los deberes de la humanidad, solicitaron a la jueza Claudette Domínguez, del juzgado de Mayor Riesgo A, la revisión de las medidas de coerción para salir de la prisión preventiva en el contexto de la pandemia ocasionada por el COVID-19.

A los acusados se les acusa de haber desaparecido a 565 personas de la comunidad Chicoyogüito, en Cobán, Alta Verapaz, halladas en la zona militar 21 “Coronel Antonio José de Irisarri” de Cobán Alta Verapaz ahora El Comando Regional de Entrenamiento de Operaciones de Mantenimiento de Paz (CREOMPAZ).

Los oficiales y otros seis militares en retiro están a la espera de debate oral y público por el caso de desaparición forzada más grande de América Latina. La carpeta judicial indica que los hechos de los que se les señala se cometieron entre 1981 y 1988, en la Zona Militar número 21, el mismo lugar en donde ahora funciona una base de entrenamiento para las fuerzas de paz de las Naciones Unidas conocido como CREOMPAZ en Cobán.

Barrientos Díaz, fue oficial de inteligencia (S2) de la zona militar número 21 del 1 de enero de 1986 al 31 de mayo de 1987. Fue dado de baja en 1989 por haber sido parte de un grupo de militares que participó en uno de los intentos golpes de estado contra el expresidente Marco Vinicio Cerezo Arévalo.

Garavito Morán, es teniente coronel, estudió en la Escuela Las Américas, fue el segundo al mando en la Zona Militar 21, en Cobán, Alta Verapaz, entre el 1 de septiembre de 1983 y el 31 de enero de 1984, durante la guerra civil de Guatemala.

Para está semana se espera que la jueza Domínguez de una respuesta a los militares acusados.

Autoría y edición

COMPARTE