Vecinos de San Juan Ixcoy se organizan para afrontar crisis provocada por el COVID-19

COMPARTE

Créditos: photo5184158309937162510
Personal de Salud, autoridades comunitarias y jóvenes mayas q’anjob’ables en monitoreo en las carretera San Juan Ixcoy. Fotografía Tik Laz.

Por Tik Laz

Un grupo de 17 jóvenes mayas q’anjob’ales, de San Juan Juan Ixcoy, del municipio de Huehuetenango, se han organizado para colaborar con tareas de seguridad durante la crisis provocada por el coronavirus (COVID-19).

Desde el 25 de marzo, el alcalde Andrés Rafael aprobó que un grupo de jóvenes por iniciativa propia se encarguen de proteger el casco urbano de San Juan Ixcoy, las salidas hacia Huehuetenango y el área limítrofe con San Pedro Solóma, además de reportar aquellos comercios que ofrezcan productos de consumo diario a precios excesivos aprovechándose de la situación provocada por la crisis que ha provocado la COVID-19.

Los comunitarios se han encargado de prevenir que los vecinos acaten las instrucciones giradas para prevenir la expansión de la pandemia, además instan a las personas a evitar salir durante el toque de queda decretado por el Gobierno central que cobró vigencia el pasado 22 de y vence el próximo 29 de marzo.

Jóvenes que integran el grupo de colaboradores y elementos policiales. Fotografía Tik Laz

Los vecinos acordaron que, como medida de precaución, solo dejaran ingresar al municipio a personas que puedan hacer constar que ya fueron examinadas y dieron negativo en la prueba. Tal y como pasó con dos migrantes que fueron deportados de Estados Unidos el pasado 25 de marzo, y que fueron detenidos por la Policía Nacional Civil (PNC), representantes del Centro de Salud y los vecinos organizados, ambos mostraron una carta del Ministerio de Salud (MSPAS) que indicaba que estaban libres del virus por lo tanto fueron enviados a sus casas.

El mercado municipal de San Juan se mantiene cerrado para evitar aglomeraciones y la única opción que tienen los vecinos para adquirir frutas y verduras, mientras dure la emergencia, son puestos de venta a la orilla de la carretera que conduce hacia el norte de Huehuetenango.

Autoría y edición

COMPARTE