Sociedad civil de San Bartolomé Milpas Altas denuncia que Trecsa S.A. deforesta bosque ancestral

COMPARTE

Créditos: Cortesía

Por Andina Ayala

Una línea de 4 kilómetros de largo y aproximadamente dos cuerdas de ancho será deforestado en el pequeño municipio de San Bartolomé Milpas Altas. Se trata de la cordillera de bosque nuboso, Inamachay, que va desde San Bartolomé, Santa María Milpas Altas, hasta el municipio de Sumpango.

Vecinos organizados del municipio de San Bartolomé Milpas Altas, denuncian que desde el lunes 2 de marzo 2020 por la mañana, trabajadores de la compañía transportadora de energía eléctrica Trecsa, talaron 20 árboles y que por la noche del 3 marzo fueron arrancados otros 8. Estas acciones las hace la empresa para instalar 10 torres eléctricas en dicho municipio.

“A veces suben por donde no los miramos, el lunes logramos detenerlos en el día y por eso insistieron en subir de noche”, comentó un vecino que prefirió no ser nombrado y parte de la sociedad civil del pueblo.

San Bartolomé Milpas Altas es territorialmente el municipio más pequeño del departamento de Sacatepéquez, en sus apenas 8  kilómetros cuadrados de extensión,  resguarda una montaña de bosque nuboso, parte de la cordillera Inamachay.

“Tenemos un bosque nuboso pluvial, según estudios un bosque como el nuestro bien reforestado puede producir 30 millones de litros de agua al año”, explicó la fuente. Los vecinos aseguran que han logrado detener el proyecto desde mayo de 2019, pero este viene amenazando su territorio desde el año 2013.

El 13 de diciembre de 2019, la División de Protección a la Naturaleza (DIPRONA) les dijo a los trabajadores de Trecsa y a los vecinos que no tenían permitido tocar los árboles hasta que se resolvieran las ilegalidades que los vecinos señalan, ya que también la municipalidad suspendió los permisos para la empresa.

Puedes leer: https://prensacomunitaria.org/trecsa-esta-obligada-por-la-cc-a-anular-sus-proyectos/

“La municipalidad no está vigilando y la empresa no ha cumplido. Sabemos que el Estudio de Impacto Ambiental que presentó Trecsa no corresponde a los trabajos que quieren hacer en nuestro municipio”, aseguró un vecino organizado.

Los vecinos se quejan que desde marzo de 2019 empezaron personas ajenas a la comunidad empezaron con la tala, de tal forma que es la sociedad civil quién ha tomado la responsabilidad de cuidar el bosque.

Fotos cortesía
Fotos cortesía

Autoría y edición

Antropóloga y corresponsal de Prensa Comunitaria, forma parte del equipo de investigación del proyecto Green Blood.

COMPARTE