Fidelina Tux Chub la reina indígena que denunció la masacre de Panzós

COMPARTE

Créditos: cortesía

Por Aj Ral Ch’och’

A cinco días de ocurrida la masacre de Panzós, Alta Verapaz, Fidelina Tux Chub, maya q’eqchi’, pronunció un discurso durante el evento de elección de señorita Indígena en el municipio de San Pedro Carcha, celebrada el viernes 2 de junio de 1978.

En entrevista Chub, ahora con 60 años, relató que cuando tenía 18 años fue invitada a participar en la elección de señorita indígena de su municipio. “Quien me invitó a esta elección para ser candidata, fue don Lizardo Cacao, representante del Consejo de Desarrollo de la Presidencia”.

Sin temor a ser rechazada por el jurado calificador o de los mismos organizadores del evento y de ser amenazada por el Ejército, Chub expresó su profundo dolor por la ejecución que hizo el Ejército a hombres y mujeres maya Q’eqchi’, en el municipio de Panzós el 29 de mayo.

Fotografía Prensa Libre.

Según el informe de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico (CEH) en Guatemala, las personas ejecutadas en Panzós por el Ejército fueron 53 y 47 resultaron heridos. Después de analizar la información resaltaron que este hecho había sido una grave violación del derecho a la vida.  

De acuerdo con la comisión de la verdad, los pobladores de Panzós fueron asesinados por el Ejército de Guatemala, como respuesta a un reclamo de tierras que hacían los indígenas, a quienes las autoridades señalaron de subversivos y de pertenecer a organizaciones insurgentes.

“En esos años a nadie se le permitía poder expresarse libremente, yo en ese momento cambié mi discurso y decidí no bailar el son de la marimba y nadie me dijo que decir, no tuve el temor ni siquiera de pensar que me podría pasar. Hablé de la masacre que hizo el Ejército en Panzós y del dolor de muchas familias q’eqchi’ buscando a sus seres queridos después de la masacre y saber que los cuerpos de los hermanos y hermanas los tiraban como animales en los ríos y otros en una zanja grande”.  

“Éramos siete las que participamos en ese evento y a mí el jurado me descalificó en el momento de mi participación, porque nos les gusto lo que yo exprese ante un buena cantidad de público, mientras me aplaudían fuertemente y mis palabras fueron transmitidas en medios radiales y medios escrito, así fue como yo participe en ese año”, relató Tux.

Fotografía Archivo.

El valor de una mujer maya expresando su dolor y señalando los abusos cometidos por el Ejército no fue fácil. En esa época se estaba desarrollando una guerra civil en la que los indígenas, eran acusados como subversivos o guerrilleros, eran asesinados, torturados y desaparecidos. Todos estos hechos sucedieron durante el Gobierno del general Kjell Eugenio Laugerud García, un presidente que estuvo de 1974 a 1978.

Durante la conversación Fidelina Tux subrayó que “la injusticia continua en estos tiempos, ahora es enviar a la cárcel a personas que defienden los recursos de vida, el agua, la tierra. Podrán enviar a la cárcel a muchos defensores y defensoras pero jamás podrán detener la lucha de las comunidades”.

La historia de Fidelina es importante para nuestras generaciones y también para las más jóvenes, por la valentía de poder expresar su sentir y dolor profundo por los asesinatos cometido por el Ejército a hombres y mujeres en Panzós ocurrido en 1978.

Fotografía redes de Fidelina Tux Chub.

Autoría y edición

Periodista comunitario, Maya Q'eqchi, investigador.

COMPARTE