Cargadores y vendedores denuncian abusos del comité del mercado La Terminal de la zona 4 capitalina

COMPARTE

Créditos: David Toro / Prensa Comunitaria
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Andina Ayala

Vendedores y trabajadores denuncian restricciones, cobros injustificados e intimidaciones de parte del llamado comité de vendedores de la central de abastos alimenticios de la zona 4 de la ciudad capital.

El comité de vendedores del mercado de La Terminal, ubicado en la zona 4 capitalina, definió que a partir de este martes 31 de marzo, los cargadores tienen prohibido usar sus carretillas debido a una denuncia anónima, en la que presuntamente un cargador golpeó a una señora con su “troque”, los troques o carretillas de metal, son herramientas con la que los cargadores movilizan pesadas cajas con productos.

Alrededor de mil cargadores, están sufriendo desde hace dos semanas las medidas y prohibiciones por la pandemia provocada por el COVID-19 y ahora el comité del recinto, quiere imponerles una multa de Q500 si usan sus troques. “Es una tontería que por un supuesto accidente quieran venir a castigar a miles de cargadores”, comentó un persona que prefirió omitir su nombre. Con la medida, el comité de la terminal busca multar y retener los carritos hasta por una semana.

La paga es baja, el esfuerzo físico es total, en esas condiciones el peso que una persona puede alcanzar a cargar es de unas 75 a 100 libras. Por esa actividad, un cargador puede ganar aproximadamente unos Q3 por estibar una caja de 25 libras, trasladan ese peso o más hasta 15 cuadras. En un día promedio el cargador puede llegar a completar Q30.

Cualquiera que haya visitado este lugar, sabrá que las carretillas hacen que este trabajo sea un poco menos pesado e impacte menos en la salud de los trabajadores, lo que pocos saben, son las cuotas y las denuncias de abusos a los que son sometidos los cargadores y vendedores de esta central de abastos de la zona 4.

Los abusos en el mercado

Según versiones de varios comerciantes, el comité ha dicho que la persona accidentada murió, pero los vendedores insisten en que las razones podrían ser otras, No puede ser verdad lo de la persona. La verdad es que el comité no está recibiendo dinero por los cobros ilegales que realiza, porque mucha gente no puede llegar a vender debido a que vienen de los municipios. Se supone que la municipalidad no lo sabe pero el comité ha acaparado muchos locales y se los alquila a la gente por Q10 a Q20 diarios”.

El tamaño de los cobros crece, explica un vendedor, “el problema más fuerte es que cada fin de mes, cobran la cuota de seguridad, la más alta alcanza los Q200”.

En la teminal se contabilizan alrededor de 100 mil vendedores, pero la gente les tiene mucho miedo. Cuentan con 200 personas encargadas de la seguridad del lugar. Los cargadores temen más, porque son gente que vienen de otros municipios.

No es la primera vez que se cometen abusos. En otras ocasiones han obligado a los cargadores a que compren chalecos para identificarse, pero el comité era el único que los vendía. Un chaleco que pudo costar Q10 el comité obligó a comprarlo a Q50.00.

Según Prensa Comunitaria en 2018, el grupo que controla el comité de vendedores de La Terminal lo hace desde 1993. Cuando se indaga sobre quiénes dirigen la organización, la gente denuncia a dos señoras y que hay una estructura que se encarga de amedrentar e intimidar a otros comerciantes.

En aquella ocación, según se documentó, el comité forzó a los vendedores a marchar en apoyo al ex presidente Jimmy Morales. Puedes leer aquí:

Guatemala: los que marcharon forzadamente por la impunidad

La forma en que operan, comenta una fuente anónima, es que cada sector recauda el dinero y dos señoras conocidas pasan cobrando acompañadas de sus agentes de seguridad. “Ellas ni siquiera usan su verdadero nombre y apellido. Si la gente denuncia formalmente el comité los agrede físicamente a través de los guardias de seguridad”.

Autoría y edición

Antropóloga y corresponsal de Prensa Comunitaria, forma parte del equipo de investigación del proyecto Green Blood.

COMPARTE