Encuesta de derechos humanos evidencia la situación de las mujeres migrantes centroamericanas en Tapachula

COMPARTE

Créditos: Rebeca Blackwell/AP
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por David Toro

398 migrantes centroamericanos varados en Tapachula, México, fueron entrevistados entre noviembre de 2018 y enero de 2019  por el Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova (CDHFMC) y el Colegio de la Frontera Norte (COLEF), los resultados muestran las violaciones a derechos individuales, laborales y sociales que viven, los resultados demuestran que las mujeres encuentran mayores peligros y dificultades en su estadía en el sur de Chiapas.

En medio del auge de las caravanas de migrantes centroamericanos que huyen de países como El Salvador, Honduras y Guatemala rumbo a Estados Unidos, Tapachula, una ciudad mexicana de la costa sur de Chiapas, tomó relevancia tras haberse convertido en una especie de limbo, donde cientos de familias completas, niños no acompañados y migrantes solitarios deben quedarse por meses o incluso años sin poder avanzar hacia el norte y con la posibilidad de ser deportados al lugar del cual salieron.

El CDHFMC y el COLEF aprovecharon el contexto migratorio inédito de las tres caravanas ocurridas entre 2018 y 2019, para registras, por medio de la Encuesta de Derechos Humanos de Migrantes y Solicitantes de Refugio en Tapachula, Chiapas, las condiciones de los migrantes y poder evidenciar: las causas de salida de los centroamericanos, la situación de derechos humanos en Tapachula, sus proyectos a futuro y el auge masivo de pedir estatus de refugiado en las ciudades de Chiapas.

Los 398 centroamericanos (salvadoreños, nicaragüenses, hondureños y guatemaltecos) que fueron entrevistados tenían de 17 años en adelante. De los resultados presentados destaca que la mayor causa de salida se debe al fenómeno de las pandillas (26 %), la extorsión (15 %), inseguridad  (22 %) y la falta de empleo (15 %), a excepción de 44 nicaragüenses que aseguraron que salieron de su país por la situación política que se vive.

Sobre la escolaridad de los centroamericanos, el estudio evidencia, que de 127 mujeres entrevistadas, el 33.1% tuvo acceso al menos a 6 años de educación. El Salvador y Nicaragua fueron los dos países que destacaron con más años de estudios reportado por encima de Guatemala y Honduras en hombres y mujeres. De la información sobresale  que el 73% mujeres que viajan solas tienen entre uno a cuatro hijos menores de edad y solo el 50% de los hombres viajan en esta misma situación.

Fuente: Encuesta de Derechos Humanos de Migrantes y Solicitantes de Refugios en Tapachula (CDHFMC y COLEF). 2018-2019

Ser mujer, madre y migrante centroamericana en Tapachula

No solo los datos de causas de salida muestran amplias diferencia entre hombres y mujeres migrantes, las condiciones de la estadía en Tapachula también varía por género. Muchos centroamericanos pasan mucho tiempo en esta ciudad y necesitan trabajar, 191 de los entrevistados logró un empleo pero solo 26 mujeres encontraron empleo en contraste con 88  hombres que consiguieron un trabajo.

Fuente: Encuesta de Derechos Humanos de Migrantes y Solicitantes de Refugios en Tapachula (CDHFMC y COLEF). 2018-2019

La oferta laboral para las mujeres es mucho más estrecha, las 26 que consiguieron empleo lo hicieron en restaurantes, hoteles o en limpieza de casas, mientras que los hombres consiguieron trabajo en 10 campos laborales diferentes.

La situación de violencia y discriminación en Tapachula también fue tomada en cuenta por la encuesta. De las 127 mujeres entrevistadas se registró un caso de violencia sexual, además el 20% de las mujeres reportó haber sido objeto de amenazas o insultos en las calles, personas particulares; pandillas y policías son los agresores más frecuentes, mientras que los hombres sufren con mayor regularidad ser expulsados de lugares, detenciones y asaltos.

Fuente: Encuesta de Derechos Humanos de Migrantes y Solicitantes de Refugios en Tapachula (CDHFMC y COLEF). 2018-2019

A pesar de la dura situación que se vive en Tapachula, solo el 3% de los 398 entrevistados dijo que quiere volver a su país, solo 28 querían continuar su camino hacia Estados Unidos, otros 32 no tenían idea de que querían hacer, y el 63% afirmó que quiere establecerse en otra parte de México.

En países como El Salvador y Guatemala, los gobiernos se enfrascan en combatir con mano dura las pandillas y la solución a los problemas sociales que causan en gran medida la expulsión de las personas quedan en segundo plano.  

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE