Créditos: Más Aire

Por Más Aire

Doña Nicolasa tiene casi 70 años. Vendía frijoles blancos y hacia las entregas a pie, asi fue ganando resistencia aeróbica. Corre trail y pruebas de calle, pero ya está lista para maratón en Estados Unidos

Nicolasa Cuxún, más conocida en su barrio como Doña Nicolasa correrá a sus casi 70 años la Maratón de Los Ángeles, el próximo 8 de marzo.

Esta “runner” de Guatemala es una mujer que empezó a correr en 2016 y de a poco le tomó el gusto a las competencias.

Sin elementos tradicionales, cuenta con la tradicional ropa indígena que la hacer sobresalir por sobre el resto. No se la ve con remeras dri-fit ni con zapatillas especiales.

De hecho, en los 42k de Los Ángeles se la verá con su tradicional vestido gorro y sandalias, igual como cuando sale a correr por sus calles, en el municipio de San Miguel Chicaj.

Doña Nicolasa una mujer emprendedora, luchadora y humilde que ha sobresaliendo en el atletismo, a pesar de su edad a ella ese factor no le dificulta, es un ejemplo a seguir para niños, jóvenes y adultos.

La primera competencia de esta corredora fue en los 5 kilómetros del Colegio Bautista, cerca de su casa. Desde allí, no paró más.

Nicolasa es una corredora “de todo terrerno”, dado que un día se la ve participando en los 21k de Esquipulas y al otro aparece compitiendo en el Trail de los Escudos.

¿Cómo comenzó a ganar resistencia? Ella vendía frijoles blancos o tamales y recorría diferentes distancias a pie para llevar su pedido, lo que le permitió tener resistencia.

Madre de tres hijos, cuenta su secreto para completar cada carrera: “Lo que me ha ayudado a tomar fuerza es comer hierbas nativas que se producen en mi comunidad, lo cual me hace mantener más sana y fuerte”.

Embajadora de la paz

La historia de Doña Nicolasa trascendió las fronteras. Esta atleta maya es reconocida en cada carrera.

El ministro de Cultura de Guatemala, Elder Suchité, la recibió en el Patio de la Paz del Palacio Nacional de la Cultura, como parte de la conmemoración, mañana, del Día Internacional de la Mujer, y la reconoció como “Embajadora de la Paz de Guatemala”.

Autoría y edición

COMPARTE