Alcalde de Uspantán estaría detrás de amenazas a pobladores y autoridades de aldea La Parroquía Lancetillo

COMPARTE

Créditos: Redes

Por David Toro

Pobladores de la aldea La Parroquía Lancetillo, en Uspantán, viven días de tensión  debido a las amenazas que Eladio Chiquin, dirigente del Consejo Comunitario de Desarrollo (Cocode), hace contra alcaldes comunitarios que se oponen a la intención del alcalde municipal Víctor Figueroa de instalar una hidroeléctrica en el río Cuatro Chorros.

El 25 de enero de 2020, la tranquilidad de la comunidad se vio alterada. Todo comenzó en una reunión del consejo de autoridades comunitarias cuando Eladio Chiquín, Cocode de primer nivel, intentó convencer a los cuatro alcaldes comunitarios de Lancetillo de realizar un censo de la población para gestionar proyectos de desarrollo. Las autoridades al no tener más detalles de la propuesta rechazaron la idea porque Chiquín no logró explicar con claridad el objeto del proyecto.

Ese mismo día por la tarde, Chiquín reunió a un grupo de pobladores en el salón comunal y acusó a los dirigentes comunitarios de “oponerse al desarrollo bloqueando el censo”,  un grupo de la población apoyó a Chiquín y cuando los alcaldes comunitarios, que estaban presentes, intentaron tomar el micrófono para explicar la situación fueron amenazados de muerte. Ellos se refugiaron en la subestación policial y desde afuera el dirigente del Cocode junto a un grupo pequeño de personas gritaban exigiendo que entregaran las varas de autoridad comunitaria.

Días después, las amenazas continuaron, pero en está ocasión en contra de mujeres y de dirigentes comunitarios. Por ello, decidieron denunciar a Chiquín ante la agencia fiscal del Ministerio Público (MP) de la cabecera municipal de Uspantán. Para el 11 de marzo habrá una primera audiencia donde el Cocode y otras personas señaladas de realizar las amenazas serán citados para que ofrezcan detalles de las acusaciones que hay en su contra.

“Nos sentimos amenazados, la alcaldía comunitaria está cerrada desde el 25 de enero, tenemos miedo de que lleguen a golpearnos”, declaró un poblador de la localidad que prefirió no ser citado por seguridad.

El alcalde Figueroa y el fantasma de la hidroeléctrica

El origen de las amenazas de Chiquín se explican, en parte, a partir de que Víctor Figueroa volvió al poder municipal para su cuarto mandato como alcalde. Un comunitario atribuye el problema actual al interés de Figueroa de construir una hidroeléctrica en la comunidad, a pesar de que en 2010 los pobladores de La Parroquia rechazaron por medio de una consulta de buena fe la instalación del proyecto en el afluente del río Cuatro Chorros.

“El alcalde no está contento porque aquí se toma en cuenta la opinión de los líderes indígenas antes de tomar decisiones, no está contento con nosotros, envió un mensaje por medio del Cocode Chiquín para que las autoridades comunitarias entreguen sus varas”, resaltó un vecino que agregó que interpusieron una querella contra el alcalde Figueroa en el juzgado de primera instancia del municipio por no consultar a los pobladores antes de comenzar proyectos hidroeléctricos.

Fotografìa El Periódico.

Víctor Figueroa ganó las elecciones de Uspantán en 2019 con la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), con el 55% de los votos de 29 mil personas habilitadas para votar en las 11 aldeas del municipio, además es hermano del diputado del partido Viva Herbert Figueroa, señalado por el jefe de su bancada, Aníbal Rojas, de haber tenido acercamiento con Gustavo Alejos, quien presuntamente fungió como operador de las comisiones de elección de magistrados de Corte Suprema de Justicia (CSJ) y apelaciones desde un hospital capitalino.

Además, el 17 de diciembre de 2019 el medio escrito El Periódico señaló que entre 2006 y 2015 la administración municipal de Figueroa efectuó 260 proyectos de los cuales 240 fueron asignados a la empresa Construcarbo con una ganancia de Q93.8 millones provenientes de la comuna durante ese periodo, el representante legal de esta empresa es ingeniero civil Juan Fernando Carbonell. Según el medio digital Soy 502, el ingeniero Carbonell fue uno de los diseñadores del proyecto de las casas de la colonia El Cambray II en 1998, de Santa Catarina Pínula. En 2015 la colonia fue soterrada por un derrumbe que cobró la vida de 280 personas, 386 sobrevivientes, y 70 desaparecidos. 

 El origen del proyecto hidroeléctrico.

En 1970 surgió el proyecto hidroeléctrico más emblemático que atravesaba el municipio de Uspantán y Alta Verapaz, se trata de la hidroeléctrica Xalala,  suspendida en 1996, y que cobró auge durante el gobierno del expresidente Otto Pérez Molina. Debido a anomalías en su contrato no logró ponerse en marcha el que hubiese sido el proyecto hidroeléctrico más grande de Guatemala solo después del proyecto Chixoy, ubicado en la aldea Río Negro, en Alta Verapaz.

En esa ocasión el Gobierno del Partido Patriota (PP) por medio del exministro de energía y minas y ahora prófugo de la justicia Erick Archila; y el Marinus Boer, entonces gerente del Instituto Nacional de Electrificación (INDE), intentaron aprobar la licitación del proyecto en 2013. 

Las amenazas vertidas por Chiquin hacia mujeres y autoridades comunitarias se dan en medio de un contexto regional en el que otras comunidades aledañas de municipios de Chajul y Nebaj instalan hidroeléctricas bajo el respaldo de la organización Semillas de Sol que instaló micro hidroeléctricas en 2014 y que según una publicación digital de Prensa libre benefició a miles de pobladores.

“Estas hidroeléctricas las disfrazaron como un proyecto comunitario por medio de la empresa Semillas de Sol, que sabemos ha trabajado para grupos hidroeléctricos más grandes y es una plataforma para convencer a la gente de la ventaja que tienen estas hidroeléctricas pero en realidad hemos tenido conocimiento de que la energía que producen la venden a las distribuidoras de energía eléctrica del circuito nacional”, declaró Julio González del Colectivo Madre Selva que ha acompañado a la comunidad de Lancetillo y otras de Quiché por la temática de megaproyectos.

Tras la denuncia, las autoridades comunitarias esperan que el Ministerio Público atienda las denuncias que han realizado ante las amenazas de muerte hechas por Eladio Chiquin, dirigente del Consejo Comunitario de Desarrollo (Cocode), en contra de mujeres y los alcaldes comunitarios.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE