Revelan video del joven migrante Carlos Gregorio Hernández horas antes de su muerte

COMPARTE

Créditos: foto propública

Por Quimy De León y David Toro

El medio de investigación ProPública reveló este cinco de diciembre un video que muestra al joven maya Achí Carlos Gregorio Hernández Vásquez de 16 años, horas antes de su muerte el 20 de mayo de este año. En este material se observa los signos del dolor y angustia que podía haber estado sufriendo sin ser atendido, mientras a estaba retenido por la Patrulla Fronteriza durante seis días, pese a que a las 72 horas los menores migrantes deben ser transferidos.

El video demuestra que no tuvo atención médica y que pese a que estaba enfermo de gravedad y que hubo recomendaciones de una enfermera para ser llevado a una emergencia, le colocaron como si fuera un criminal en una celda fría el 19 de mayo, porque les preocupaba que contagiara a otros menores, describió ProPública en su artículo.[1]

Carlos Gregorio estuvo tirado horas muerto en el baño de una celda, hasta que otro adolescente, también enfermo lo encontró en un charco de sangre y alertó a las autoridades, quienes en su versión oficial habían dicho que fueron ellos quienes le encontraron. Este video demuestra lo contrario.

Se observa a Carlos vomitando y retorciéndose del dolor y la desesperación por lo que estaba viviendo, en un tiempo de al menos 25 minutos se nota que estuvo sufriendo. Va al baño a vomitar y se le observa moviéndose hasta que muere y pasa ahí durante cuatro horas y media. En la pequeña celda y a su lado el otro joven enfermo duerme sobre una plancha cubierto por una cobija sintética plateada.

El video fue obtenido del Departamento de Policía en Weslaco, Texas utilizando las leyes de registros abiertos de Texas. “Los registros incluyen video de vigilancia, registros de detenidos y registros de salud entregados a la policía por la Patrulla Fronteriza.”

El gobierno de Guatemala en un comunicado este 5 de diciembre, declaró que existe un proceso legal sobre el “incidente” y que están trabajando el caso.

Foto: David Toro

Días antes de la muerte

Carlos Gregorio Hernández es el sexto niño que murió bajo la custodia de las autoridades federales de los Estados Unidos. Según la agencia de noticias Associated Press (AP) el joven guatemalteco pasó detenido desde el 13 de mayo, en el examen médico a su ingreso las autoridades registraron que estaba con buena salud y sin ningún problema. Sin embargo, se quejó de quebrantos de salud desde el domingo 19, una enfermera del centro de detención detectó que tenía influenza, sin embargo, no fue trasladado a un hospital en las primeras 72 horas como lo establece el protocolo del Departamento de Salud y Servicios Humanos y el lunes cuando le realizarían un examen médico, fue encontrado sin vida.

La celda donde se encontraba Carlos, tenía una ventana en donde podía vérsele, sin embargo, nadie puso atención a su condición y situación de salud. En las horas de grabación no se observa a ninguna persona que ingrese para monitorear su condición ni verificar su estado de salud.  

El Centro de detención de Weslaco Río Grande fue cerrado temporalmente luego de la muerte de Carlos y las autoridades confirmaron que en este lugar había 32 casos más de influenza entre los migrantes detenidos. Según el Washington Post este centro de detención ha sobrepasado su capacidad de atención y las autoridades migratorias de este país han tenido serios problemas para responder a la gran cantidad de migrantes que están llegado, tan solo en febrero la patrulla fronteriza detuvo a 76 mil migrantes centroamericanos.

Carlos iba a ser trasladado a un centro de la empresa Southwest Key llamado Casa Padre ubicado en Brownsville, Texas. En ese lugar falleció Juan Gutiérrez también migrante guatemalteco de la misma edad hace tres semanas, en ninguno de los dos casos se ha aclarado las causas de muerte de los menores.

Por su parte, el presidente Jimmy Morales y la Cancillería nunca dieron declaraciones públicas sobre las muertes de niños migrantes durante este año. Las autoridades de gobierno se han limitado a realizar los trámites burocráticos para que los cuerpos sean devueltos a sus hogares.

La Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) se pronunció el 20 de mayo e hizo un llamado al Estado para que se garantice la protección de la integridad de la niñez, indicando que es la cancillería y la red consular de Guatemala en Estados Unidos la que debe hacer valer los compromisos internacionales en materia de derechos de los niños.

La familia de Carlos vive en una comunidad abandonada de Baja Verapaz donde migrar parece ser la única respuesta a la pobreza y la casi nula posibilidad de desarrollo.

San José El Rodeo es una comunidad maya Achí del municipio de Cubulco, Baja Verapaz, a unos 75 kilómetros de la ciudad de Guatemala. Llegar es complicado por el deteriorado estado de la carretera. Aquí la agricultura y la albañilería son las únicas dos opciones de empleo, la mayoría de las casas son de adobe con techos de lámina, no hay mercado ni plaza y las pocas construcciones y comercios en su mayoría son de personas que han migrado a EEUU.


[1] Inside the Cell Where a Sick 16-Year-Old Boy Died in Border Patrol Carehttps://www.propublica.org/article/inside-the-cell-where-a-sick-16-year-old-boy-died-in-border-patrol-care/amp?__twitter_impression=true

Autoría y edición

Antes que todo de pueblo, hija de inmigrantes, trabajadora de la salud, historiadora e investigadora desde temas de derechos humanos y empresas, medio ambiente, género y justicia transicional. Amo la polémica, la fotografía, la ilustración, la cocina y viajar. Fundadora de Prensa Comunitaria y Ruda.

COMPARTE