MP responsabiliza a magistrados del TSE por la deficiente dirección de informática

COMPARTE

Créditos: Prensa Libre
Tiempo de lectura: 2 minutos

Por David Toro

La fiscalía contra delitos electorales del Ministerio Público (MP) presentó este 9 de diciembre una solicitud de antejuicio contra los cinco magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE), porque habrían incumplido su deber de dotar del personal y equipo técnico necesario a la dirección de informática que carece de soporte y seguridad interna según la investigación del MP.

Rafael Curruchiche, de la fiscalía contra delitos electorales, presentó ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ) los antejuicios contra los magistrados: Julio Solórzano, María Eugenia Mijangos, Rudy Pineda, Jorge Valenzuela y Mario Aguilar, por haber incumplido con su deber de capacitar el personal de la dirección de informática y dotar con el equipo tecnológico necesario para su labor. Esta omisión habría tenido como consecuencias las inconsistencias registradas durante el conteo de votos la semana posterior a las elecciones.

La dirección de informática del TSE, fue la encargada de recibir de las juntas receptoras de votos las actas para procesarlas y digitalizarlas en las pasadas elecciones generales el 16 de junio de 2019. Tan solo diez días después de las votaciones, la sede de este departamento del TSE fue allanada, debido a las anomalías denunciadas por partidos políticos, inclusive el 26 de junio, el propio Gustavo Castillo, director de informática, aceptó que existieron errores del sistema que habían provocado inconsistencias. Castillo fue detenido el 7 de agosto, actualmente tiene arraigo y arresto domiciliario.

El antejuicio que presentó el fiscal Curruchiche se fundamentó en que los magistrados, como máximas figuras de autoridad en el TSE, omitieron desde el 2017 el fortalecimiento informático para que se pudiera garantizar un proceso electoral seguro. “La omisión de dotación de recursos, fue de manera consciente y voluntaria”, enfatizó Curruchiche.

Aún se mantiene vivo el recuerdo del magistrado Julio Solórzano a la media noche del 16 de junio, en el centro de cómputo del TSE, cuando entregó los resultados preliminares de la primera vuelta, con nerviosismo y semblante agotado entregó la información que no fue bien recibida por los partidos políticos y por muchos ciudadanos, sin imaginar que todo esto desencadenaría un proceso penal en su contra y de sus cuatro colegas.

Hasta el momento el TSE no ha emitido opinión sobre la solicitud de antejuicio presentada contra los magistrados.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE