Créditos: Cortesía
Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Alejandra Sarti

Rosa Gallardo, activista y feminista, comparte que su nana (abuela) maya q’eqchi’, siempre le contaba cuentos mayas y recuerda con una sonrisa en el rostro, las enseñanzas que estos le trasmitían.

Uno de esos cuentos era sobre los barriletes, ese vehículo que conectaba el cielo con la tierra, y que a través de ellos, cualquiera podía comunicarse con los seres queridos que ya habían partido de este mundo. El barrilete es utilizado en casi toda Guatemala, el 1 y 2 de noviembre de cada año, principalmente para alejar los malos espíritus y para proteger a nuestros seres queridos.

La comunicación se hacía amarrando un pequeño papel, en un extremo de la cuerda del barrilete, con el nombre escrito de nuestro ser querido o lo que se le quería decir, y con el efecto del aire ascendía hacie el cielo.

“Cuando uno bajaba el barrilete, nunca estaban los papeles y si se rompía el hilo del cometa era mejor porque este se iba al cielo”, compartieron algunas de las mujeres que se encuentran trabajando en la construcción de un cometa gigante que saldrá a recorrer las calles del centro histórico el 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.

Foto: cortesía

El objetivo de este trabajo busca mostrar solidaridad con las familias de las víctimas del Hogar Seguro y las más de 2,500 mujeres que han muerto de forma violenta, principalmente por violencia sexual durante la administración presidencial de Jimmy Morales.

La actividad tiene como fin primordial sensibilizar a la población y a las familias, para que estas mujeres sean recordadas con amor y que las palabras de sus seres queridos y de todos los que se sumen en contra de la violencia de género transforme el aire que entorpece el sistema de justicia de Guatemala.

El barrilete se encuentra actualmente en construcción por mujeres, niñas, madres de las víctimas del Hogar Seguro, organizaciones como la Unidad Nacional de Mujeres Guatemaltecas (UNAMG) y algunos hombres que se han sumado a la causa. En el diseño del barrilete figuran la bandera Wipala, como símbolo de la unidad entre los pueblos indígenas y etnias de la cordillera de los Andes, y que en los últimos días ha sido atacada, junto junto a la población indígena en Bolivia por grupos de oposición en contra de las creencias, tradiciones y autonomía de la gente que representa.

Foto: cortesía

La bandera en el barrilete “es una muestra de la resistencia de nuestros pueblos originarios, precisamente por la situación en que se encuentra políticamente América latina, es una forma de representar nuestro hilar con las autoridades indígenas aliadas de lucha y sororidad con las muertes de las niñas y las mujeres en Guatemala”, agregó Rosa Gallardo, quién comparte que autoridades ancestrales de diferentes pueblos indígenas han estado presentes desde el 8 de marzo de 2017, en el memorial de las víctimas del Hogar Seguro y han sido ellos quienes guían las ceremonias realizadas en el lugar.

Autoría y edición

COMPARTE