Créditos: Rony Morales

Por Rony Morales

El juez Miguel Ángel Gálvez, del Juzgado de Mayor Riesgo B, dictó auto de procesamiento a los generales Manuel Benedicto Lucas García, Manuel Callejas y Callejas y el coronel César Noguera por los delitos de genocidio, deberes de la humanidad y desaparición forzada a la población maya Ixil de 1978 a 1983, cuando era presidente el general Romeo Lucas García.

Juez Miguel Ángel Gálvez. Foto: Rony Morales

Durante la primera parte de la audiencia de primera declaración el juzgador Gálvez dio a conocer que utilizaría sus formas, términos y referencias para dictar resolución, entre ello utilizar la palabra territorio Ixil en lugar de “Triángulo Ixil”, además el uso de referencias internacionales y documentos militares. Por medio de una línea de antecedentes históricos, señaló, que durante esos años se registraron 98 masacres en el territorio Ixil, según los datos y los informes presentados por la Comisión para el Esclarecimiento Histórico (CEH), además de  31 masacres y 23 aldeas arrasadas en el norte del departamento de Quiché.

Con apoyo de un resumen de hechos ocurridos durante el conflicto armado el juez Gálvez  índico que su presentación se extendería para dejar claros sus argumentos. Previo a resolver si liagaba o no a proceso a los acusados de genocidio, delitos de lesa humanidad y desaparición forzada, el juez Gálvez refirió que el ejército en varios de sus planes militares consideraba como “enemigo interno” a las personas que reclamaban mejores condiciones de vida en los diferentes territorios indígenas.

Gálvez explicó que durante los gobiernos democráticos de 1944 y 1954 entregaron terrenos a campesinos en Huehuetenango y Quiché, apoyados por el decreto 900, reforma agraria, lo cual se calificó como comunismo por varios grupos. Y fue durante el gobierno de Carlos Arana Osorio que se adjudicaron tierras a miembros del Ejército, y en esa época se dijo que era un derecho.

En los municipios Santa María Nebaj, San Juan Cotzal y Chajul en el territorio de Quiché, el juez indicó que el ejército utilizó dos planes de campaña el Plan Victoria 82 y el Plan Firmeza 83, en estos planes el territorio Ixil fue considerado como zona roja y se le conocía como “Triángulo Ixil”, que fueron utilizados para exterminar a las comunidades ixiles, según las investigaciones del el Ministerio Publico (MP)

Sobre la acusación de delitos contra los deberes de la humanidad, el MP responsabilizó al general Benedicto Lucas de 97 muertes selectivas cometidas en el territorio Ixil, cuando él era jefe del estado mayor, que fueron resultado de la campaña militar lanzada en los tres municipios, estas personas fueron desaparecidas y posteriormente al conflicto armado interno, encontradas en fosas comunes por su familiares, otros fueron asesinados junto a su familia por las fuerzas armadas.

En la audiencia también se dio a conocer que Manuel Benedicto Lucas García, ex jefe del estado mayor del ejército, fue sentenciado por el tribunal de Mayor Riesgo “C” presidido por el juez Pablo Xitumul de Paz, junto a cinco militares retirados acusados de la desaparición del niño Marco Antonio y la violación de su hermana, Emma Guadalupe Molina Theissen.

Al final de la audiencia, el juez resolvió que Lucas García y Manuel Callejas y Callejas fueran ligados a proceso por los delitos de genocidio, deberes contra la humanidad y desaparición forzada, mientras que al coronel César Noriega lo ligó por genocidio y desaparición forzada.

Para el próximo 9 de marzo de 2019 se programó el inicio de la audiencia, durante ese  tiempo los generales Lucas García y Callejas y Callejas, deberán continuar en el centro hospitalario militar como lo han hecho hasta ahora y el coronel César Noguera recibe arresto domiciliario como medida sustitutiva debido a su estado de salud y edad avanzada.  

Foto: Rony Morales

Autoría y edición

COMPARTE