Créditos: Transform Danmark

Por Andina Ayala

Esta mañana sostuvimos una charla a quema ropa con Julieta Paredes Carvajal, boliviana,  fundadora de uno de los movimientos más críticos del continente americano, el  Feminismo Comunitario Abya Yala, quien nos da su percepción crítica sobre Bolivia.

Julieta Paredes Carvajal, nació en La Paz, en 1967, tiene una larga trayectoria organizativa en Bolivia, ha recopilado toda su experiencia colectiva y ha reflexionado con tanto filo, que se refleja en la claridad política de su hablar. Una forma de comunicar dispuesta a elevar la crítica y la autocrítica del feminismo occidental, de  las izquierdas, de los oenegismos acomodados, de las organizaciones que forma parte y hacia al propio presidente Evo Morales.

Ella es una activista de calle e intelectual aymara, fundadora de la organización Mujeres Creando Comunidad, también una de los cerebros y espíritus del movimiento feminista descolonial y feminismo comunitario. Es autora del libro: Hilando fino desde el Feminismo Comunitario (2008). En esta oportunidad comparte su análisis sobre el golpe de Estado ejecutado al presidente boliviano Evo Morales Ayma.

PC: ¿Cuál es  su valoración sobre gestión gubernamental del presidente Evo Morales Ayma?

JP: además de mejorar la calidad de vida de las mayorías olvidadas, lo que el Evo ha garantizado son leyes. Un marco institucional de condena.  Nosotras hemos sido muy críticas a cualquier expresión machista, le hemos reñido, o denunciado porque nosotros no hablamos directamente con él, nosotras somos gente de base que apoya el proceso.

Hay errores, ¡ojo! No decimos delitos. Por ejemplo, a Santos Ramírez, el ex ministro de hidrocarburos, era re cuate, re amigo del Evo, está en la cárcel por corrupto, ¿en qué gobierno a su amigo, re cuate, lo mandan a la cárcel?

Se ha perseguido cuando ha habido un debido proceso y se ha metido a la cárcel a corruptos.

Adentro del proceso de cambio ha habido errores políticos, gente que es racista, machista, colonialista, y gente que pensaba que nosotros íbamos a hacer la revolución y ellos como intelectuales de izquierda iban a manejarnos. Hay gente resentida y amargada, que estuvo en la lucha del 2003, no sé si en las calles, pero que pensaba que nosotros les íbamos a dar en bandeja el poder.

Este no es un proceso puro, hay gente mierda en todo lados, dentro del Movimiento al Socialismo (MAS) y dentro de lo que ha sido todo el proceso todavía hay gente de mierda.

Por otro lado, está toda la oligarquía, los fascistas, neonazis, la gente de capitales grandes, la gente de la embajada norteamericana, que siempre ha estado complotando a través de gente que fue desplazada: políticos, ministros, personas de las ONGs,  incluidas otras feministas.

PC: ¿Cómo entender la reelección del presidente Evo Morales?

JP: en el Ecuador Lenin Moreno, siendo vicepresidente de Rafael Correa, le da un golpe institucional. Nosotros estábamos en ese trabajo de entender qué podía pasar y con mucho miedo de nuestro proceso.

Tampoco se había propiciado un liderazgo, y no es responsabilidad del Evo, ¡Todas y todos las organizaciones sociales! No hemos trabajado para generar figuras de recambio en esta democracia presidencial. No había alguien así, claro que pueda recoger el apoyo de todos los sectores porque de pronto ahí aparecían las ambiciones, las amarguras, los resentimientos, las competitividades.

PC: ¿Su popularidad había bajado?

JP: no, en ese momento era lo que teníamos. Bajó al 47% el voto, dentro de la democracia burguesa.

Pero la popularidad del Evo Morales, no. Hay mucha gente que lo apoya y que ha votado por Mesa. De hecho también confiaba en los candidatos del MAS, porque la mayoría del Parlamento Boliviano legalmente elegido -que también dijeron que era fraude-, la mayoría era del MAS.

La gente que no ha votado, no estaba de acuerdo con la reelección, ha votado por Mesa, porque creían que no tenía que seguir representando, pero creen en Evo. Es que la realidad no es así tan simple, no puede entenderse a través del voto.

PC: ¿Cómo se fraguó el golpe de Estado?

JP: hago el análisis del país, desde lo que nos ha pasado a nosotras en el feminismo comunitario, y le ha pasado a otras organizaciones.

Hay organizaciones sociales, personalidades, fuerzas políticas, que le han tendido la cama a la dictadura, al golpismo y al fascismo, que ahora están asustadas y quieren hacerse a un ladito, y decir “no, somos demócratas” ellas y ellos son coresponsables de lo que está pasando.

Ahorita está el fascismo más mierda, el que nos está matando en las calles, pero después va a venir todos los demócratas, feministas, inclusive indigenistas, que son traidores de nuestros pueblos originarios, que van a querer hablar de nosotros. Después que nos hayan matado, después que estemos en la cárcel, perseguidos, exiliados, y que no podamos hablar ellos lo van a hacer.

PC: ¿Quiénes son los actores comprometidos en el golpe de Estado?

JP: los grupos cívicos que son dis que de defensa de las ciudades y de los poblados.  La policía amotinada. Las fuerzas armadas. Todo el grupo de oenegeros. Los medios de comunicación y las iglesias cristianas y católicas, que no es la iglesia de la liberación, sino la iglesia católica blanca colonialista.

PC: ¿Podría explicar cómo se organizan esos grupos cívicos?

JP: los grupos cívicos han actuado territorialmente, pero se diferencian, en La Paz, por ejemplo, los “cívicos” han planteado esta discusión sobre la civilización, sobre la ciudad, sobre el espacio.

Las organizaciones y los movimientos sociales hemos desarrollado una argumentación muy fuerte por lo que los grupos cívicos en la Paz, ni tronaban ni sonaban.

Por otro lado, los cívicos de Santa Cruz,  han sido capitaneados, en principio de este proceso, por ideales nazi fascistas. Aquí ubicamos al “facho Camacho”, muchos le dicen “el Hitler Camacho” porque ha dirigido con incoherencias en el hablar, pero sí elocuente en la manera de manipular con la iglesia católica.

Luis Fernando Camacho, él mismo ha tirado mierda sobre la Wiphala (Símbolo del pueblo aymara que representa la Pachamama). Él y sus huestes. Cuando la wiphala es el símbolo de los pueblos indígenas originarios de este continente, de nuestros pueblos.

Resulta que este hombre se ha hecho el angelito diciendo “somos respetuosos, no los odiamos, bajen su tono”. Pero cuando dirige a sus huestes grita: “¡Vamos a exigir que renuncie Evo Morales!” Él tiene todo un manejo de los medios de comunicación que no es de ahorita, si no que ha sido entrenado. Detrás está la embajada norteamericana.

PC: ¿Cuál es el papel de Carlos Mesa en todo esto?

JP: Carlos Mesa es un liberal, ahora puedo decir, lamentablemente lo conozco, es un caballero neoliberal. Demuestra que es un fascista, porque la democracia liberal es lo mismo.

Hoy todo el continente va a tener la oportunidad de analizar cómo la democracia burguesa, de los bien vestidos, de los bien comidos, de los bien colocados en la jerarquía social, es uno de los instrumentos, al igual que el fascismo, la dictadura, la desaparición, son los mismos instrumentos de dominación patriarcal y para nosotros el patriarcado es el sistema de todas las opresiones.

El patriarcado es el sistema de sistemas. Carlos Mesa, es un patriarca, liberal que está usando a su favor todos esos instrumentos de la democracia como: denunciar, crear una sospecha de que había fraude. ¡Ellos ya sabían que iba a haber fraude!

Ellos son los que han manipulado los medios de comunicación y no se va a poder saber lo que pasa ni de un lado ni del otro.

PC: ¿Qué opina de la renuncia del presidente Morales?

JP: el Evo lo que ha querido es protegernos, y proteger también a los otros, porque en un enfrentamiento no solo mueren de un lado: los compañeros, los amigos los hermanos que creemos en el proceso de cambio.

La oligarquía, los capitalistas, los de la embajada americana, no están aquí y no van a morir ellos. Van a morir nuestros otros hermanos, unos han sido utilizados, a otros les han pagado y otros también creen, siendo indígenas también creen en el fascismo. No vamos a decir que los indígenas pensamos lo mismo.

Evo nos ha cuidado, ha cuidado a Bolivia.

PC: ¿Qué opina de la autoproclamación a la presidencia de Jeanine Áñez?

JP: ahorita tendría que haber una sucesión constitucional, y no. Han hecho cualquier estupidez. Qué bonito ¿no? Agarraré a mis cuatro amigos y me proclamaré presidenta de Bolivia.

Áñez es una total desconocida, por lo que piensa y por lo que ha hecho, ¿qué propuestas ha hecho al país?

Es más conocida por ser racista. Odia a los pueblos originarios, cree en la supremacía de los blancos de cambas [gentilicio de las personas de Santa Cruz] del occidente del país, ella no sabe que existen pueblos originarios en el oriente y el Amazonía. Habla de que todos los indios deben irse a su charco y que son campesinos y trabajar para ellos, para un único patrón.

Es una tipa machista, que le pide a los machotes que vengan a hacerla respetar: a la policía y a las fuerzas armadas que le garanticen el Gobierno. Por qué no ha pedido que vengan los movimientos, que vengan comités, ella ha dicho “si la policía y los militares me garantizan, yo voy a estar”.

PC: Desde el feminismo comunitario ¿cuál ha sido el aporte que han hecho al proceso de cambio y al MAS?

JP: en el año 2008,hice el “plan nacional para igualdad de las oportunidades” y después planteé la política pública de la despatriarcalización que no tiene nada que ver con las políticas públicas de género.

El gobierno del Evo Morales estaba empezando a entender el patriarcado, ni siquiera la palabra podían entenderla. La palabra despatriarcalización, la hemos parido dentro del proceso de cambio.

No es que esa palabra sea mía, pero ha sido una afrenta a las feministas onegeras, mediocres, no porque no tengan inteligencia, sino porque no han amado sus raíces. Si yo he sido capaz de producir esa propuesta, no es porque yo sea una maravilla. Pero ellas, son gente racionalista, eurocéntrica, que piensa que es una disputa de territorialidades.

Al feminismo comunitario lo han atacado desde la academia, para tratar de diluir el sentido comunitario con una compuesta epistémica de contestación al colonialismo, y al colonialismo epistémico eurocéntrico.

Hemos criticado desde el año 2003, ha sido nuestro aporte también.  Vengo de la comunidad, desde mujeres creando comunidad, desde el año 2006 con toda la memoria de lucha del pueblo.

Autoría y edición

COMPARTE