Créditos: David Toro
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por David Toro

Con una semana de atraso, este 4 de noviembre, la fiscalía de derechos humanos del Ministerio Público (MP), dio lectura a la acusación por genocidio y delitos contra los deberes de la humanidad contra el general Benedicto Lucas García, el militar de más alto rango de los tres implicados en este caso ocurrido entre 1978 y 1982.

La sala de audiencias del juzgado de mayor riesgo “B”, dirigido por el juez Miguel Ángel Gálvez, recibió a los generales Benedicto Lucas, Manuel Callejas y Callejas y el coronel Cesar Noguera, en un tercer intento por arrancar la audiencia de primera declaración. El MP decidió iniciar su intervención leyendo la larga acusación contra el ex jefe del estado mayor de la defensa, Benedicto Lucas.

El MP inició la lectura de la acusación señalando a Lucas García de ser el responsable de dirigir, planear, administrar, controlar, integrar y ordenar el trabajo del Ejército contra la guerrilla, desde su posición de jefe del estado mayor durante el gobierno de su hermano el expresidente Romeo Lucas, quien lo designó en dicho puesto.

Foto: David Toro

Benedicto, según el MP fue quien planeó la guerra contra la guerrilla de 1981 a 1982, junto con otros militares de alto rango, ideó el “plan común”,  donde se encargaron de identificar al “enemigo interno”, determinando que este era el pueblo Ixil asentado en los municipios de San Juan Cotzal, Santa María Nebal y San Gaspar Chajul, los planes militares le denominaron a estos pueblos de Quiché como zona roja y  les llamaron “el Triángulo Ixil”. “Usted Benedicto Lucas, dotó a las brigadas y mandos militar para el empleo de la fuerza en las acciones que usted designaba (…) reorganizó la estructura militar creando las fuerzas de tarea para ejecutar los planes en contra del pueblo étnico maya Ixil”, leyó la fiscalía en las primeras páginas de la acusación.

Sobre la acusación de delitos contra los deberes de la humanidad, el MP, acusó a Benedicto Lucas de 97 muertes selectivas cometidas en el territorio Ixil cuando él era jefe del estado mayor, que fueron resultado de la campaña militar lanzada en los tres municipios, estas personas fueron desaparecidas y posteriormente al conflicto armado interno, encontradas en fosas comunes por su familiares, otros fueron asesinados junto a su familia en sus hogares, por las fuerzas armadas.

Acerca del delito de genocidio, el MP acusa a Lucas García de 31 masacres cometidas entre enero y abril de 1982, la fiscalía dio lectura a los testimonios y crónicas de cada una de las masacres, una por una. En total fallecieron 1,128 personas, la acusación narra que el Ejército quemaba casas, violaba mujeres, asesinaba niños, degollaba, quemaba cosechas, se robaban los animales de las personas, los obligaban a huir de las aldeas debido a los bombardeos y en las montañas donde se refugiaban morían a causa de la escasez de alimentos y enfermedades respiratorias que nunca fueron atendidas.

El MP asegura que el total de victimas es de 1,421, porque aparte de los asesinatos, hubo más de 117 muertes ocasionadas por el desplazamiento forzado y persecución, 26 casos de violencia sexual y un total de 23 aldeas fueron arrasadas.

Durante la tarde de este 4 de noviembre y esta semana, el MP seguirá con la lectura de la acusación contra los otros dos militares, el general Manuel Callejas y el coronel Cesar Noguera.

Lucas García es originario de Cobán, es el mayor de los tres oficiales acusados de genocidio, pero a sus 87 años luce bastante lucido y atento, se pone de píe de inmediato al llamado del juez Gálvez, Benedicto habla recio y claro, al ser identificado por el juzgador, contó que vivió los primeros 12 años de su vida en Senahú, Alta Verapaz en la finca de su padre Fernando Lucas Juárez, fue enviado a estudiar a la ciudad pero lo expulsaron, en su intento por ingresar a la Escuela Politécnica falló, debido a que fue rechazado por su estatura, regresó a Cobán, ahí su hermano Romeo Lucas, le pagó un instructor, para que lograra pasar los exámenes de la escuela, logró ingresar y se graduó como subteniente el 9 de abril de 1954.

Benedicto contó al juez Gálvez que es egresado de la Escuela de las Américas y de la Escuela militar francesa, Saint-Cyr, fue en ese país de Europa en donde se casó por primera vez, tuvo dos hijas. Actualmente Benedicto se encuentra cumpliendo una sentencia de 59 años de prisión por el caso Molina Theissen, está casado con María Elena “Nana” Winter, antes de ser apresado vivía en casa de ella, “yo no tengo casa propia, pude haber sido rico pero no quise, desde que me jubilé hace 40 años solo recibo Q2,700.00 al mes”, dijo Benedicto. El general proviene de una familia con historia en la política y las fuerzas armadas guatemaltecas, su tío fue Miguel García Granados, vicejefe del gobierno de Justo Rufino Barrios y su hermano Romeo Lucas, fue presidente entre 1978 y 1982 del gobierno militar que dio vida a los planes militares que hoy tienen a Benedicto sentado por tercera ocasión en el banquillo de los acusados.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE