Créditos: David Toro

Por David Toro

Los tres militares acusados del genocidio contra el pueblo Ixil (1978-1982) declararon en la séptima audiencia. El general Benedicto Lucas García fue el protagonista, tomando la palabra durante más de 60 minutos, negando las masacres cometidas contra el pueblo Ixil de las cuales el Ministerio Público (MP) lo señala de responsable, contó fragmentos de su historia en las Fuerzas Armadas, sobre todo sobre su paso por el departamento de Petén.

Luego de tres semanas de haber iniciado el proceso penal contra los generales Benedicto Lucas García, Manuel Callejas y Callejas y el coronel Cesar Noguera, la fiscalía de derechos humanos del MP finalizó la lectura de testimonios y pruebas documentales de masacres, muertes selectivas, violaciones y desapariciones forzadas cometidas en el territorio Ixil, durante la dictadura militar del general Romeo Lucas García, estas forman parte de  la acusación de genocidio y delitos contra los deberes de la humanidad que deben enfrentar los veteranos oficiales del ejército.

El 14 de noviembre llegó la oportunidad para que los acusados declararan, Benedicto Lucas, de 87 años, fue el primero, aunque es el mayor de los tres, también es el que muestra un mejor estado de salud. Desde hace una semana le dijo al Juez Miguel Ángel Gálvez, del juzgado de mayor riesgo “A”, que deseaba declarar, Lucas pasó al estrado con sus apuntes escritos, en unas fichas media carta, y vestido con el saco con elementos indígenas que usa en cada audiencia, esta vez en la sala lo acompañaba su esposa, María Elena “Nana” Winter.

Benedicto  ha dicho en diversas ocasiones que atribuye gran parte del “éxito” de su paso por el Ejército por la formación que recibió en la escuela militar Saint-Cyr de Francia. En su declaración aseguró que aplicó todo lo aprendido ahí para definir las tácticas militares cuando fungió como Jefe del Estado Mayor de la Defensa. “En el territorio Ixil nunca hubieron masacres de parte del Ejército, las únicas que existieron las hizo la guerrilla, una donde asesinaron a 26 y solo sobrevivió el radioperador, yo quería bajar del helicóptero pero no me dejaron porque habían muchas tropas guerrilleras”, aseveró con voz fuerte y alzando las manos ante la atenta mirada del Juez Gálvez y los abogados de ambos bandos que  apuntaban en papel los detalles de la declaración del veterano general.

“La única intervención militar que recuerdo que hicimos en el territorio Ixil fue en San Gaspar Chajul, donde la guerrilla tenía instalado su campamento madre y lo destruimos”, declaró Lucas, quien se atribuyó haber exterminado a la guerrilla. Además, aceptó haber estado en el lugar donde ocurrieron las masacres de las que lo acusan, pero según él, no hubieron secuestros, “fueron enfrentamientos con el enemigo”. “Ese municipio (Chajul) casi ni tenía pobladores todos eran guerrilleros”, insistió.

Aunque las declaraciones están destinadas para defenderse de la acusación en su contra, Lucas García ahondó mucho más en su historia militar y personal, pero para desestimar las acusaciones de los bombardeos en la zona Ixil dijo: “Ahora los fiscales y quienes me acusan dicen que usábamos bombas, nosotros solo ametrallábamos, me quieren comparar con Hitler”.

El general Lucas García arremetió contra las pruebas forenses, aseverando que las pruebas periciales que se han documentado en su contra son “montajes” que han armado para acusarlo de asesinatos que según el realizó la guerrilla y no el Ejército, “yo nunca ordené asesinar a los campesinos, nunca haría eso, si yo amo a los indígenas, estoy casado con una indígena y mi segunda madre fue indígena también, además yo soy cofrade de la cofradía más grande de Cobán, señor Juez”, insistía el general.

Benedicto es acusado de haber coordinado los planes militares junto con el G3, que era la división de operaciones del Ejército que estaba bajo el mando de otro de los acusados, el coronel Noguera. Benedicto negó haber coordinado los planes de inteligencia con el G3, sin embargo, el coronel Noguera al ser interrogado por el abogado representante de las victimas de genocidio, Mynor Melgar, dijo que el recibía órdenes del estado mayor, que era dirigido por Lucas García.

A diferencia de la extensa declaración de Lucas García, los otros dos militares declararon apenas unos cuantos minutos, se suscribieron a lo narrado por el ex jefe del Estado Mayor. por su parte, el general Manuel Callejas y Callejas, se excusó del actuar militar asegurando que la guerrilla utilizó a la población Ixil como escudo humano.

El juez Miguel Ángel Gálvez concluyó la audiencia y programó la siguiente para el lunes 18 de noviembre, antes de finalizar el año, el juzgador decidirá si los tres militares acusados de genocidio serán ligados a proceso o no.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE