Acusan de terrorismo a grupo de activistas que acercaban ayuda humanitaria en Nicaragua

COMPARTE

Créditos: Redes
Tiempo de lectura: 2 minutos

Un grupo de 13 jóvenes se acercó hasta la parroquia, en la localidad de Masaya, para facilitar galones con agua y medicinas a las mujeres que se encontraban en huelga de hambre en la catedral de la ciudad.

Managua, Nicaragua, 18 de noviembre de 2019.- Hoy fueron formalizadas 16 personas en Nicaragua, acusadas de terrorismo y porte ilegal de armas, tras haber sido capturadas el pasado jueves por acercarle agua y medicinas a un grupo de huelguistas que reclaman por la liberación de las y los más de 130 presos políticos que mantiene el país.

Cuando la caravana de jóvenes se disponía a regresar, aproximadamente a las 23:00 horas del jueves 14 de noviembre, la policía nicaragüense interceptó cuatro de los vehículos en los que se trasladaban.

Las personas acusadas de estos delitos son Ivania Álvarez, Melvin Peralta, Marvin López, Amaya Coppens, María Margarita Hurtado, Neyma Hernández, Jesús Téfel, Derlis Hernández, José Medina, Atahualpa Quintero, Wendy Juárez, Olga Valle, Wilfredo Brenes, Roberto Butching, Jordan Lanzas y Hansell Quintero.

El grupo destaca por su trabajo comprometido en causas sociales, organizaciones de base y espacios de activismo, en el que han denunciado la violencia y la responsabilidad que el Estado de Nicaragua tiene por las violaciones de derechos humanos cometidas en el contexto de la crisis que inició en abril de 2018.

La policía mantuvo incomunicado de sus familias a este grupo de activistas, vinculados a organizaciones de sociedad civil, medios de comunicación y tareas de ayuda humanitaria dentro y fuera de Nicaragua. Más recientemente, se han abocado a trabajar desde la ciudadanía en denunciar la crisis que se desató en el país en abril de 2018.

De igual manera, la policía mantuvo al grupo durante 72 horas bajo privación de libertad, excediendo con ello el plazo máximo antes de la notificación de cargos. Hoy, al mediodía, representantes de la fuerza policial anunciaron los cargos de manera preliminar.

El grupo de 13 jóvenes se acercó hasta la parroquia, en la localidad de Masaya, para solidarizarse con quienes iniciaron una huelga de hambre en Masaya, por el repudio al actuar del gobierno en el marco de la crisis. Las mujeres son madres de presos y presas políticas que exigen, desde el 14 de noviembre, la liberación de sus hijos.

Distintas organizaciones internacionales, órganos de Naciones Unidas y del Sistema Interamericano de Derechos Humanos se han pronunciado al respecto, condenando la violencia con que ha actuado la policía y las vulneraciones que la población sufre al tratar de reivindicar su legítimo derecho a la protesta.

Autoría y edición

COMPARTE