Créditos: violencia
Foto: ecuavisa.com

Por Patricia Cortez Bendfeldt

14 de septiembre 2019

He visto varias veces la película Almost Famous y me deja una sensación rara.  No es la “valiente niña” que sigue a su estrella favorita, es la chica abusada, maltratada que busca en la banda una razón para sentirse bien y que es rechazada/amada por su ídolo de juventud.

Murió Camilo Sesto y me di cuenta que las verdaderas causas de su declive fueron ocultadas hace años.  Encontré mis viejas revistas “del corazón” donde la madre de su hijo lo acusa de violencia y de prohibirle ver al niño y, debido a eso el cantante huye a Miami porque era perseguido en México.

No logra el mismo éxito en USA, porque sus seguidores ya eran latinoamericanas, menos logra algo en España absolutamente tomada por “la movida” y no es bien recibido en México en los shows de moda. Es hasta que logra un acuerdo con la madre de su hijo que puede volver a México, pero ya es tarde, ya tuvo que vivir intentos de suicidio de un niño peleado entre dos personas, una de ellas la seguidora que en una “noche loca” termina embarazada.

En esta semana Plácido Domingo pelea contra la creciente lista de mujeres abusadas que lo denuncian. Otro que asumió que las seguidoras/admiradoras eran “chicks for free” pollitas fáciles de convencer de que “estar con su ídolo” era lo mejor que podía pasarles en la vida.

En Guatemala una de las ex “parejas” de Paulo Alvarado, integrante de Alux y un músico extraordinario, pero, que también cae en el grupo de acosadores de la industria del se quejan de lo molesto que eran sus avances sexuales no solicitados. Espectáculo que cree que se merece “chicas gratis” y que ha destapado una oleada de chavas que también

La posición de los admiradores, los demás artistas y los compañeros es la esperada: defender o considerar el asunto como “algo privado”, hay quien dice que se aprovecha para hacerse un nombre a costa del “honor” del imputado.

Obviamente, en el fondo hay una construcción social llamada patriarcado en la cual una mujer puede considerar que Penny Lane era afortunada porque el líder de la banda se fijó en ella.

NO creerle, culpar a la víctima, todas esas cosas que hacemos para proteger la imagen” del “Pobre hombre acosado por esa loca”. 

Y así, las nuevas generaciones crecen pensando que, gracias a que cantas bonito o tocas bien un instrumento, puedes abusar de quien quiera, que las chicas son gratis.

Autoría y edición

Médica salubrista, investigadora y escritora.

COMPARTE