Los primeros días de Estado de Sitio en Semuy II , cuatro muertes sospechosas y terror

COMPARTE

Créditos: semuy II
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Redacción Prensa Comunitaria

11 de septiembre 2019

Semuy II es una comunidad de la que hace tan sólo una semana no se sabía de su existencia. La muerte sin resolver de tres soldados los convirtió en el detonante para justificar un estado de sitio en 22 municipios del nororiente del país.

Izabal es un departamento ubicado en el nororiente del país. Tiene dos rostros: uno, los puertos que dan salida hacia el océano atlántico, este es el lado más conocido  porque es un destino turístico, de este mismo lugar es de donde zarpan los buques cargados de níquel extraídos por la minera rusa CGN; en la otra cara del departamento, tierras rojas en el Valle del Polochic, donde habitan y sobreviven comunidades q’eqchies como Semuy II en el municipio de El Estor, donde aproximadamente 80 familias viven sin agua potable y electricidad, con problemas de salud graves como dengue y con un casi nulo acceso a salud pública.

Con el estado de sitio hay presencia estatal en la comunidad. Pero no se trata de asistencia médica o servicios básicos, se trata de un campamento militar con más de 400 soldados que están ahí para buscar a los responsables de la muerte de los tres integrantes de la marina. El ejército dijo que el narcotráfico era el responsable de los hechos, pero aseguran que no han sido capaces de identificar a ningún cartel en la región, según declaraciones del ministro de la Defensa, Luis Miguel Ralda.

Desde que el estado de sitio entró en vigor el 5 de septiembre, la tensión permanente en El Estor se elevó y algunas acciones de la vida cotidiana como movilizarse se complicaron. Por ejemplo, para llegar de la cabecera municipal hasta la comunidad de Semuy II, regularmente se acostumbra a cruzar el lago de Izabal, pero los lancheros no están trabajando por la presencia militar, se debe recorrer 3 horas de camino en la autopista que conduce de la aldea Mariscos, en los Amates hacia la comunidad q’eqchie.

A 20 kilómetros de la comunidad se visualizan grandes extensiones de palma africana, monocultivo de la empresa Naturaceites S.A., propiedad del empresario Juan Maegli Müeller; para llegar a Semuy II, los trabajadores de la empresa cobran Q50.00 por vehículo, justificando que ellos han construido esos caminos.

La muerte de Agustín Chub

Al llegar a Semuy II el 6 de septiembre había un ambiente de incertidumbre. En la parte posterior, de la única tienda de la comunidad, estaba el alcalde comunitario Domingo Mucu Seb, rodeado de militares, cuando observó a los miembros de la prensa y el guía q’eqchie corrió a presentarse en su idioma, en esta comunidad son muy pocas las personas que hablan español.

Estando en la casa de Mucu, alejado de los soldados, contó que ellos estaban confundidos y no entendían lo que había pasado y que hacía menos de una hora alguien se había suicidado. Se trataba de Agustín Chub Chub un ex militar que había sido acusado en redes sociales, por el abogado Ricardo Méndez Ruíz, presidente de la Fundación contra el Terrorismo, de ser el autor de la muerte de los tres soldados.

Chub vivía en la última casa de la comunidad junto a su esposa y sus tres hijos, entre las paredes de madera y suelo de tierra, Chub estaba colgado con un lazo, con los pies a ras del suelo. Nada estaba claro, la esposa de Chub declaró que lo encontró muerto cuando regresó del centro de la comunidad, “no entiendo por qué hizo esto, me había dicho que estaba cansado de que lo acusaran, yo le había dicho que no se preocupara”, relató Isabel Pérez, esposa de Chub, mientras acurrucaba su bebé de menos de un año.

El alcalde Mucu se comunicó con el Ministerio Público (MP) para que llegaran al lugar donde murió Chub, pero nunca llegaron y algunos medios corporativos publicaron que la comunidad se había negado a que llegaran las autoridades, un día después, Chub fue enterrado sin que se haya podido realizar la necropsia.

Todas las entrevistas que Prensa Comunitaria realizó en la comunidad fueron bajo la observación de los efectivos del ejército, quienes intervinieron durante la entrevista en el patio del alcalde Mucu, insistieron en hablar con él en privado antes de que diera declaraciones.

Las pistas de aterrizaje

Desde el 3 de septiembre, cuando los soldados fueron asesinados, el vocero del ejército, Oscar Pérez, declaró al medio radial Emisoras Unidas que habían detectado 15 pistas de aterrizaje clandestinas en el lugar, sin embargo, los comunitarios indican que no es posible porque Semuy II está asentada sobre la montaña y las únicas dos pistas que existen están a más de 10 kilómetros y son propiedad de Naturaceites S.A.

¿Cómo se vive el estado de sitio en otros municipios?

El estado de sitio fue instaurado en 22 municipios de seis departamentos, una extensión territorial de 17 mil kilómetros, algunos de estos lugares bastante lejanos a Semuy II.

Esta situación ha afectado de diversas formas, Freddy López, un vecino de Los Amates, Izabal informó que los negocios de comida en el lago se han visto afectados porque no hay afluencia de turistas por la presencia militar. Aseguró que los niños sienten temor al ver pasar a los soldados armados con fusiles de alto calibre.

Mientras tanto, en el mercado de Purulhá, Baja Verapaz, existen problemas porque agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) piden a las personas a que se retiren de sus puestos de venta a las seis de la tarde, cuando normalmente ellos están acostumbrados a mantener su actividad comercial hasta horas de la noche.

Autoría y edición

COMPARTE