‘Lo quemaron todo’: mujeres guatemaltecas presionan a Hudbay Minerals en las destacadas demandas por violaciones de derechos humanos

COMPARTE

Créditos: canada2
Irma Yolanda Choc Cac (derecha) y Angélica Choc (izquierda) llegan al tribunal en Toronto, el día 17 de setiembre, para ver sus casos contra Hudbay Minerals. Foto: Peter J Thompson/National Post

La querella que se presentó en 2011, refleja la nueva tendencia de vigilar las actividades de las empresas canadienses dedicadas a la explotación y exploración minera en el extranjero.

Por Gabriel Friedman

23 de septiembre 2019

Dos mujeres indígenas guatemaltecas se quedaron de pie, en silencio, en las afueras del tribunal de Toronto el martes por la mañana. Estaban rodeadas por una muchedumbre de documentalistas, abogados y reporteros entre otros. Las mujeres llamaron poco la atención de los transeúntes en esta calle transitada en la hora punta. Sin embargo, el sector minero y otros siguen el caso muy de cerca.

Ambas mujeres, Irma Yolanda Choc Cac y Angélica Choc, viajaron desde una zona remota del oriente de Guatemala, para defender las demandas presentadas contra Hudbay Minerals Inc, una de las empresas mineras canadienses más antiguas, por su responsabilidad en los actos de violación sexual, violencia y otros abusos a los derechos humanos sufridos hace más de una década, cuando su pueblo fue arrasado para establecer el proyecto minero Fénix para la extracción de níquel.

La demanda, que se presentó en el 2011, muestra el creciente interés en vigilar a las empresas canadienses que se dedican a la extracción y exploración minera. Siguiendo su ejemplo, otros querellantes presentaron demandas a otras dos empresas mineras, utilizando el mismo planteamiento legal, de responsabilizar a las empresas por sus actos de negligencia.

Al inicio de la audiencia el martes, Michael McGraw – quien preside el caso – planteó: “Presumo que la posibilidad de resolver este caso por acuerdo común entre las partes se habrá esfumado hace rato.”

En un tribunal repleto de periodistas y personas que simpatizan con las mujeres, los abogados pretendieron presentar argumentos contra la posibilidad de que las querellantes pudieran enmendar su demanda contra Hudbay, para incluir en la misma algunos detalles nuevos sobre los abusos de los derechos humanos que alegaron sufrir.

Sin embargo, nunca sucedió y en su lugar, las partes postergaron la audiencia hasta el 8 noviembre, mientras buscan llegar a un acuerdo mutuo.

Según lo planteado en esta demanda, el personal de seguridad de Skye Resources – una empresa que Hudbay compró en 2008 por US $451 millones, así adquiriendo el proyecto minero Fénix – había concertado con fuerzas militares y policiales guatemaltecas para despejar la tierra y arrasar a la comunidad Maya Q’eqchi’ Lote Ocho, a fin de desarrollar el proyecto minero.

Durante el interrogatorio (noviembre 2017) de los abogados de Hudbay Tracy Pratt y Robert Harrison (del bufete jurídico Fasken), las querellantes, una de las cuales se presentó ante el tribunal el lunes, describieron en detalle el trauma sufrido al ser amarradas, golpeadas y violadas frente a sus hijos. “Eran hombres como estos quienes me violaron cuando tenía 3 meses de embarazo” dijo una de las querellantes. “Y eran hombres como estos que prendieron fuego a todo lo que tenía en mi casa.”

Luego de llegar al tribunal, el 17 de setiembre de 2019, el abogado defensor Murray Klippenstein (izquierda) abraza a Irma Yolanda Choc Cac, Angélica Choc (centro) observa. Foto: Peter Thompson/National Post

La otra querellante – Angélica Choc – asevera que el jefe de seguridad de la empresa minera asesinó a su esposo (Adolfo Ich) por sus protestas contra la empresa minera.

Los abogados de las querellantes arguyen que los documentos y correos electrónicos que Hudbay entregó durante el proceso dieron a conocer nuevos detalles que sustentan la comisión de los abusos de derechos humanos que alegan.

Presentaron documentos ante el tribunal que ofrecen nuevos detalles, sobre los pagos que efectuó Skye a las fuerzas militares y policiales, y los arreglos bajo la mesa que se concertaron entre las fuerzas de seguridad de Skye y las fuerzas policiales y militares de la zona.

Durante la audiencia, los abogados de Hudbay dijeron que considerarían la demanda enmendada, aunque podrían presentar una nueva moción impugnando la jurisdicción de Ontario para ver estas demandas. Anteriormente Hudbay presentó una moción para trasladar el caso a Guatemala, pero luego lo retiró, antes que el tribunal fallara al respecto.

Entre tanto, en otro caso, contra la empresa Tahoe Resources, el cual se basa en la misma teoría legal, un juez en Colombia Britáinca determinó que el caso sea visto en Canadá. Anteriormente, Pan American Resources Inc, la empresa que compró a Tahoe, hizo llegar disculpas públicas a los querellantes, y las partes llegaron a un acuerdo reservado.

Existe otra querella que se basa en la misma teoría, en contra de Nevsun Resources Inc., que fue comprada por una empresa china en el año 2018. Se le acusó a dicha empresa por usar trabajo forzado y por otros abusos de derechos humanos que se dieron en un proyecto minero en Eritrea.

Un representante de Hudbay presente en la audiencia, remitió las preguntas a los abogados de la empresa, quienes se negaron a responder.

En el año 2011, Hudbay vendió sus acciones en la minera Fenix por US$170 millones, poco después de presentarse la querella. Sin embargo, su responsabilidad y sus obligaciones siguen intactas, y sigue peleando el caso.

*******

Antecedentes

“¿Es posible alcanzar la justicia en Canadá o en Guatemala por la represión vinculada a la minería de Hudbay Minerals/CGN?”

Autoría y edición

COMPARTE