Una visita fantasma y un discurso que no concuerda con las acciones del gobierno de Trump

COMPARTE

Créditos: aclu
Tiempo de lectura: 3 minutos

Foto: ACLU

Por David Toro

1 de agosto 2019

Después de una reunión entre Jimmy Morales y el secretario de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, este 1 de agosto, el funcionario estadounidense emitió un comunicado donde explica que la migración debe ser tratada como una crisis humanitaria, sin embargo, su gobierno sigue manteniendo a la niñez migrante detenida, separada de sus padres y en situación de riesgo.

Estados Unidos está a punto de convertir a Guatemala en la nación encargada de atender a las personas que huyen de Centroamérica y piden asilo en suelo norteamericano. Donald Trump piensa convertir en Tercer País Seguro al mismo país que hace 12 meses su gobierno recomendó no visitar el país debido a los altos índices de delincuencia.

McAleenan en su quinta visita al país se reunió la tarde del 31 de julio con Sandra Torres y Alejandro Giammattei, candidatos a la presidencia, que participarán en la segunda vuelta en 10 días.  La mañana de hoy el presidente Jimmy Morales se reunió con el secretario de seguridad para afinar detalles sobre el convenio que ya firmaron, pero que no ha sido ratificado por el Congreso, ya que este aún está en manos de la cancillería, según informó en una conferencia de prensa ministra de relaciones exteriores, Sandra Jovel.

McAleenan no dio conferencia a la prensa ni respondió a preguntas de los medios nacionales. Únicamente emitió un comunicado antes del mediodía en la casa del embajador Luis Arreaga. “la migración debe ser tratado como una crisis de seguridad y humanitaria”, expresó el secretario durante su intervención de casi 10 minutos.

Durante los últimos ocho meses el propio gobierno de Donald Trump ha separado a más de 2 mil niños migrantes de sus padres y madres, con la política “Tolerancia Cero”, según datos de la Organización de Defensores de Derechos Humanos de Estados Unidos (ACLU).

Ahora el secretario de estado McAleenan asegura que el convenio de Tercer País Seguro es para evitar que los migrantes caigan en manos de redes de trata de personas y que sean atendidos en Guatemala; cuando en Estados Unidos, hace un mes, abogados de derechos humanos y congresistas denunciaron las condiciones inhumanas en las que el gobierno de Trump mantiene a los niños en los centros de detención de la Patrulla Fronteriza.

La canciller Sandra Jovel declaró este jueves en conferencia de prensa que las negociaciones de este convenio se iniciaron desde mayo del 2018, cuando la migrante guatemalteca Claudia Gómez fue asesinada por un agente de la patrulla fronteriza de Estados Unidos y negó nuevamente que hayan negociado en secreto, “todos los convenios se negocian igual”, resaltó y culpó a la Corte de Constitucionalidad (CC) y a los demandantes de bloquear la firma del convenio.

“No es un acuerdo de tercer país seguro”

Los funcionarios guatemaltecos Sandra Jovel y el ministro de gobernación, Enrique Degenhart, insistieron en que el acuerdo firmado con Estados Unidos no es de “Tercer País Seguro”, a pesar de que los considerandos de dicho acuerdo se basan en los acuerdos de Ginebra de 1951 sobre refugiados que fundamenta las bases de la figura de Tercer País Seguro.

 Solo responde preguntas en Estados Unidos

El secretario McAleenan solo respondió a preguntas de periodistas de medios de comunicación estadounidenses por medio de una llamada telefónica el pasado 31 de julio para explicar detalles del convenio de Tercer País Seguro. Esta llamada fue transcrita por la Embajada de Estados Unidos.

La periodista Dara Lind del medio ProPublica, preguntó al secretario sobre cuándo cobrará vigencia el convenio, a lo que McAleenan respondió “Tenemos varios pasos procesales en ambos gobiernos para ratificar y reconocer el acuerdo y luego ponerlo en vigencia. Pero estamos esperando avanzar en esos procedimientos en las próximas semanas. Así que esto debería estar funcionando en agosto.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE