Créditos: familia morales
Tiempo de lectura: 3 minutos

Fotografía y texto: David Toro

20 de agosto 2019

El Tribunal Décimo Tercero de Sentencia Penal decidió absolver a Samuel y José Manuel Morales hermano e hijo del presidente respectivamente, porque según el criterio de dos jueces su intención no era defraudar al Registro General de la Propiedad (RGP),sin embargo la jueza presidenta del tribunal Beatriz Maxia López, no estuvo de acuerdo porque para ella  durante los 26 días de debate sí se probó que existieron negociaciones ilícitas.

El 19 de agosto llegó a su fin el proceso penal del Caso Botín Registro de la Propiedad, el cual se trata de una serie de anomalías y hechos delictivos cometidos en esta dependencia estatal, cuando Anabella De León era la titular. El caso, considerado como uno de los detonantes del ataque del presidente Jimmy Morales contra la Comisión Internacional Contra la Impunidad (Cicig), porque en este caso que salió a la luz en septiembre del 2016, estaba involucrado su hermano Sammy Morales y su hijo José Manuel Morales Marroquín.

Foto: David Toro

El día de la sentencia, luego de 3 largos años  de proceso penal, Sammy y José Manuel llegaron con tranquilidad a la sala de audiencia, custodiados por agentes de la Secretaría de Asuntos Administrativos y Seguridad (SAAS). José Manuel, hijo del presidente, llegó luciendo un pequeño pin de la bandera de Guatemala en la solapa de su saco y no respondió a las preguntas de la prensa previo a la audiencia, mientras que su tío Sammy como de costumbre aprovechó el espacio de los medios para justificarse y explicar, porque según él, debía ser liberado.

Los hechos

La acusación del fiscal Carlos De León, de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI), al hijo y hermano del presidente, consistió en que José Manuel Morales, en el 2013 simuló un desayuno de los trabajadores del RGP para adjudicar este servicio a la empresa Fulanos y Menganos, propiedad de Othmar Sánchez, amigo de su papá Jimmy Morales y diputado al Parlamento Centroamericano (Parlacen). José Manuel fue acusado de emitir una factura falsa por más de Q90 mil para favorecer a Abdy Andrea Orellana, quien en ese entonces era su suegra.

Mientras que Samuel Morales fue acusado por fraude y lavado de dinero por la emisión de la factura de la empresa Plus Espectáculos y Promociones, S.A, por Q89 mil, pagados por el RGP, donde se entregaron canastas navideñas valoradas en el mercado a Q159 cada una, pero fueron facturadas y sobrevaloradas por tres veces su costo en el mercado, estas a su vez fueron realizadas por la suegra de José Manuel pero facturadas a nombre de las empresas mencionadas.

La jueza que sí pensaba condenar a Sammy y José Manuel

Mientras José Manuel y Samuel se susurraban entre sí y se reían en el transcurso de la audiencia, donde conocerían si serían enviados a prisión o dejados en libertad, los jueces Jaime González y Juan Aceituno, decidieron absolverlos, considerando que “no se pudo comprobar que hubo intencionalidad de defraudar al Registro de la Propiedad”. No obstante, para la jueza Edna Maxia sí hubo negociaciones ilícitas y aseguró que ella hubiera condenado a ambos por diferentes delitos y penas.

“La moraleja es que no se puede simular eventos y fingir que todo está bien para beneficiar a seres queridos. Sí hubo negociaciones ilícitas (…) Hubo un error, negligencia y avaricia”, señaló la jueza Maxia durante su exposición.

Por su parte, la ex registradora General Anabella De León fue declarada culpable por el Tribunal  por el delito de peculado culposo, sin embargo su pena será únicamente una multa de Q5 mil.

“Bendiciones”

José Manuel Morales salió de la sala de audiencia diciendo “esto ya se terminó” y evitó dar declaraciones, al abordar el vehículo de gobierno, se despidió con una frase característica de su padre “bendiciones”, Aunque fue exonerado por el tribunal, el 20 de enero del 2017, José Manuel confesó a un juzgado que usó facturas por servicios inexistentes y que eran de la empresa de su tío, Samuel, quien también salió ileso del proceso penal.

El final de este caso llegó justo dos semanas antes de que finalice el mandato de la Cicig en Guatemala. Con su trabajo, la Comisión  dibujó el funcionamiento de las redes criminales que operan en distintas dependencias del Estado y haber sacado a luz este caso, que involucró a la familia cercana de Jimmy Morales, provocó que este se quejara del trabajo de la comisión en una asamblea general de Naciones Unidas en el 2018, y se empeñó en desbaratar el trabajo de la comisión que fue separada del proceso penal de los Morales en febrero del 2019.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE