Créditos: giammattei segunda vuelta

Foto: David Toro

Por Prensa Comunitaria

12 de agosto 2019

Alejandro Giammattei por fin ganó la presidencia en segunda vuelta. Prácticamente tiene veinte años de dedicarse a ser candidato, dos veces para la alcaldía metropolitana y cuatro para la presidencia. Sus opositores le consideran el relevo de Jimmy Morales especialmente por sus vínculos y los intereses que representa. “Todos sabemos que él está apoyando a Alejandro Giammattei“, dijo la ex candidata presidencial Sandra Torres.

Al final de la jornada en conferencia de prensa a las 20:44 horas el Tribunal Supremo Electoral (TSE) dio los resultados preliminares, “notoriamente irreversibles”, como dijo el magistrado presidente Julio Solórzano, minutos después el Mirador Electoral confirmó la confiabilidad y validez de los datos ofrecidos.

La segunda vuelta se dio en medio de una profunda crisis, expresada en el mismo proceso electoral. Sandra Torres de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y Alejandro Giammattei del partido Vamos llegaron a este momento, luego de haber competido con 17 partidos más en primera vuelta. Todo esto en medio de una gran incertidumbre e irregularidades.

Hubo capturas por delitos electorales en la unidad de informática del TSE y propuestas, que ha criterio de expertos, no son viables e insuficientes para alcanzar avances en objetivos de desarrollo como educación, pobreza, hambre cero, infraestructura y salud. El tema migratorio fue el pico más álgido de esta crisis en las últimas semanas y ninguno de los dos candidatos se opusieron a que Guatemala firmará el acuerdo de “tercer país seguro“, que nos convierte como país, en el centro de detención para personas migrantes de cualquier nacionalidad.

Las características de este proceso fueron la campaña sucia, la desinformación, la apatía y abstencionismo, que de acuerdo con datos oficiales llegó al 58%. A Sandra Torres sus enemigos le han hecho una prolongada campaña misógina relacionada con su físico y lo que para ellos significa “ser una mala mujer”, también movilizaron los miedos anticomunistas más profundos que tiene la sociedad guatemalteca. Fue así como fueron dando forma a la idea en la población de que ella es guerrillera y que había pactado con el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Los dos candidatos tienen señalamientos fuertes, poniendo en evidencia que la clase política que hará gobierno los próximos cuatro años, es la continuidad de un proyecto económico que busca seguir enriqueciéndose a través del Estado, y que considera que la población a la que se deben, son desechables.

Sandra Torres tiene una solicitud de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), para que se le retire la inmunidad por el delito de financiamiento electoral ilícito. Aunque sobre este tema, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) se negó a darle trámite a la solicitud.  

Por su parte, Alejandro Giammattei estuvo encarcelado en el 2010 acusado por ejecuciones extrajudiciales  y asesinato en el emblemático “Caso Pavón”, ocurridos durante su gestión como director del Sistema Penitenciario (SP), entre 2005 y 2007.

Ambos candidatos mostraron tener una ideología conservadora, expresada principalmente en su oposición al matrimonio igualitario, al aborto y los derechos sexuales y reproductivos. Giammattei médico de 63 años, bombero y religioso dijo en su discurso ganador que él era “solo un instrumento de Dios“. Como líder conservador, es partidario de la pena de muerte y no respalda la continuidad de la CICIG.

Ninguno de los dos candidatos tuvo un plan de gobierno viable técnicamente.  Las razones fueron ampliamente argumentadas en una análisis técnico del Instituto Centroaméricano de Estudios Fiscales (Icefi) en el que se señalaque las propuestas de los candidatos implican gasto público, y que no cuentan con planes concretos para incrementar ingresos.

Anoche antes de proclamarse como ganador Giammattei fue consultado por la prensa sobre su plan de gobierno,respondió molesto y ofuscado ahorita no es momento de hablar del plan de gobierno” y dijo que este lunes dará a conocer su comisión de transición de gobierno, su gabinete y que su primera acción será disolver la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad (SAAS). Ante ciertos temas eleva la voz, a la prensa alternativa pese a que se hicieron los trámites para cubrir ese momento, la seguridad le impidió el ingreso.  Momentos después ofreció declaraciones en varios set de la prensa nacional instalados en el centro de computo.

Al mismo tiempo varios diputados de la UNE realizaban una conferencia de prensa en la que reconocieron los resultados electorales.

Alianzas que dieron frutos y los datos duros

Alejandro Giammattei Falla logró ser presidente con 1,891,429 votos equivalente al 58.26% de los sufragios emitidos. En contraposición, con 1,355,266 de votos recibidos para su contendiente Sandra Julieta Torres Casanova, quien alcanzó un 41.75% de la preferencia electoral. El abstencionismo fue de 58%.

Las alianzas del partido Vamos rindieron sus frutos. Es decir que Giammattei logra triplicar la cantidad de votos de los obtenidos en primera vuelta que fueron 608,083, ahora logró 1, 890,793 votos. Giamattei durante el discurso que realizó el domingo 11 de agosto agradeció todo el apoyo recibido por Edmond Mulet, Isaac Farchi y a los asesores internacionales que intervinieron en este proceso electoral. Con estos resultados alcanzó el 57.95% (1, 890,793) de los votos emitidos, que representa solamente el 23% del electorado.

La Unidad Nacional de la Esperanza UNE mantuvo el voto de la primera vuelta que fueron 1, 112,939 de votos y logró un ligero crecimiento de 271,066 votos, alcanzando 1, 384,005 sufragios en total en la segunda vuelta, esto con el 99.73% de las mesas escrutradas. Los votos alcanzados por la UNE representan el 42.05% de los votos válidos.

Giammattei es electo como presidente para el periodo 2020-2023, con menos de 2 millones de votos, la abstención fue de 4,724,188 de personas, que representan el 57.29% del electorado total del país.

Autoría y edición

COMPARTE