Créditos: cajolá david

Foto: David Toro

Por Rony Morales

14 de agosto 2019

Las 310 familias de municipio de Cajolá del departamento de Quetzaltenango exigieron que se les entregaran las tierras, que el presidente Jimmy Morales y el vicepresidente Jafeth Cabrera les prometieron. Llevan acampando de manera improvisada siete días frente a Casa Presidencial. Durante este tiempo se han registrado casos de niños enfermos, escases de alimentos y agua.  Hasta el momento no hay resultados claros, ni visibles de la entrega de la tierra de parte del Fondo de Tierras o la Secretaría de Asuntos Agrarios (SAA).

Desde abril del 2016 el Gobierno asumió el compromiso de garantizar los recursos económicos para la adquisición de tierras para las 310 familias maya Mam del municipio de Cajolá.

Foto: David Toro

“El Gobierno de Jimmy Morales debe garantizar los derechos humanos a vivienda, agua y trasladar los recursos económicos necesarios para el cumplimiento de los compromisos asumidos con la comunidad Maya Mam de Cajolá desde el 2016”, comentó el diputado Juracán.

Damián Vail, dirigente campesino declaró “nos sentimos preocupados porque algunos niños ya presentaron síntomas de enfermedad, estamos recibiendo apoyo para subsanar el tema de la salud y alimentación. Pero nuestra lucha sigue hasta recuperar los derechos a las comunidades indígenas y campesinas”.

Foto: David Toro

En una conferencia de prensa realizada el 13 de agosto del 2019, el diputado Leocadio Juracán  y el equipo de trabajo del Comité Campesino del Altiplano (CCDA), quienes acompañan a las familias expresaron “esta es la misma problemática que se repite en todos los territorios donde se encuentran malas o anomalías adjudicación de tierras  que se convierte problemas agrarios”.

La lucha por la tierra de las comunidades mames de Cajolá es legítima basada en la costumbre y sobre todo en el derecho histórico que los pueblos poseen sobre la tierra, aún cuando este no este reconocido por falta de documentos.

Foto: David Toro

Autoría y edición

COMPARTE