Cierran centro de detención para niños migrantes con ganancias para empresas de $40 millones

COMPARTE

Créditos: centro detención

Foto: AP

Por David Toro

05 de agosto 2019

Homestead, un centro de detención de migrantes con fines de lucro, ubicado en el estado de la Florida, que hasta el 3 de agosto, albergaba a 2 mil 555 menores no acompañados en su mayoría centroamericanos. Este lugar fue cuestionado durante meses por abogados y defensores de derechos humanos por el trato que recibían los niños.

Homestead es uno de los centros de detención privados que el gobierno de Estados Unidos contrató para albergar a los niños migrantes no acompañados que son detenidos. Desde marzo del 2018 a la fecha la empresa Caliburn, propietaria de dicho centro, obtuvo más de $40 millones del estado por los servicios prestados, según una investigación de la revista Forbes. Además, John F. Kelly ex secretario de Seguridad Nacional de Donald Trump, figura como uno de los socios mayoritarios de Caliburn, la empresa que se enriqueció manteniendo detenidos a los niños que son capturados por la Patrulla Fronteriza en la frontera con México.

Las autoridades estadounidenses justificaron el cierre diciendo que fue debido a amenazas de huracanes, según los reportes meteorológicos, y que por eso se decidió enviar a los niños a otros lugares. A pesar de ello, hasta el momento ya se han despedido a 400 trabajadores de este centro, según información del medio estadounidense Miami Herald, y se espera que a partir de este lunes los despidos pueden continuar.

Meses antes de su cierre, Homestead estuvo en el ojo de la polémica, debido a que organizaciones defensoras de derechos humanos y abogados de diferentes universidades de Estados Unidos denunciaron ante los medios estadounidenses las penosas condiciones en las que mantenían a los menores detenidos en este gigantesco centro que albergó a más de 14 mil niños en su mayoría guatemaltecos, hondureños y salvadoreños, según el Departamento de Salud y Servicios Sociales del país del norte.

En junio de 2019 aún habían más de 2 mil menores dentro de Homestead, pero poco a poco fueron siendo trasladados, algunos con familias temporales y otros a diferentes centros similares en otras partes del país. Por su parte, Evelyn Stauffer, vocera de Salud y Servicios Sociales, confirmó a medios estadounidenses que este centro seguirá disponible para casos de emergencia y tiene listas unas 1 mil 200 camas para albergar menores cuando sea necesario.

La organización American Friends Service Committee (AFSC) celebró el cierre de Homestead, pues durante meses organizaron manifestaciones y demandas en contra de la práctica del gobierno de Donald Trump de mantener a niños migrantes detenidos lejos de sus familias. “Estamos aliviados y felices de que nuestra comunidad ya no sea el lugar de un centro de detención que trauma y daña a los niños”, dijo Mariana Martínez una residente de la Florida a la AFSC.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE