Operación Gobernanza: Guatemala tras migrantes

COMPARTE

Créditos: nota migrantes

Foto: Stef Arreaga

Por Redacción

4 de julio del 2019

En menos de 24 horas, decenas de unidades de la Policía Nacional Civil (PNC) ubicadas en distintos puntos estratégicos de varios departamentos de Guatemala, han capturado, en distintas unidades de transporte público, al menos a 180 migrantes centroamericanos y de otros países, sobre todo de origen africano. Estos operativos son parte del Plan de Operación Gobernanza, del Ministerio de Gobernación (Mingob) cuya finalidad es impedir que avancen los migrantes que van con destino a los Estados Unidos. 

Foto: AGN

Expulsados del país

El Plan Gobernanza, organizado para desarrollarse en 72 horas, entre el 3 al 5 de julio del 2019, pretende identificar a migrantes centroamericanos y extracontinentales que ingresen al país de forma ilegal.  Luego de ser detenidos, serán remitidos a un albergue para migrantes ubicado en la zona 5 capitalina, para posteriormente ser trasladados al país de origen, en el caso de los centroamericanos.  Sin embargo, la vocera del Instituto Guatemalteco de Migración (IGM), Alejandra Mena, declaró que a migrantes caribeños, africanos y asiáticos no se les enviará a su país de origen. “En este caso se coordina con las autoridades migratorias de esos países para que ellos realicen la recepción”, señalo Mena.

Huyendo de la miseria

Desde octubre de 2018 miles de centroamericanos, mayoritariamente hondureños, salieron huyendo de la pobreza, la falta de empleo, la violencia y el hambre.  Guatemala, que por su posición geográfica se convierte en un paso migratorio, fue testiga de la cantidad de migrantes y las condiciones en que realizaron la travesía, para poder alcanzar el “sueño americano”.    

También se registró la cantidad de personas albergadas en distintos centros, como la Casa del Migrante y albergues temporales gubernamentales. Muchos de ellos no han alcanzado espacio y han tenido que recurrir a las aceras y parques para lograr descansar. 

Foto: PNC

Al mismo tiempo las autoridades los han capturado para retornarlos a sus países de origen, y aunque dicen que es un regreso voluntario, son tratados y encerrados en el albergue de migración como delincuentes.

Según cifras de la PNC, en los primeros seis meses del 2018, fueron detenidos 1 mil 429 migrantes. Sin embargo en los primeros seis meses del 2019 esta cifra aumentó a  2 mil 521 personas, de los cuales 786 son hondureños, 641 salvadoreños y 881 de otros países.

Cabe mencionar que de los 180 migrantes detenidos en este Plan Operativo, que se realizó esta semana, 60 son menores de edad, quienes también fueron expulsados del país junto con sus padres.

Migrar es un derecho humano

Mientras el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump felicitó públicamente al presidente de México Andrés Manuel López Obrador por incrementar el control migratorio en la frontera sur, en donde detuvieron a unas 6 mil personas con elementos de la Guardia Nacional (GN), en Guatemala se lleva a cabo este plan para frenar la ola migratoria que se dirige a los Estados Unidos.  

Migrar es un derecho humano. No solo porque está consagrado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sino porque es parte fundamental de la humanidad, visible desde los primeros pueblos nómadas hasta hoy.

Teniendo ese valor como base esencial de una nación, se considera natural que los países estén abiertos a los flujos migratorios. Para recibir a hombres y mujeres que han dejado su país en busca de mejores oportunidades, que en su lugar de origen no han podido encontrar.

De acuerdo con información de la Casa del Migrante de la ciudad de Guatemala la cantidad de migrantes centroamericanos que han atendido en los últimos cinco días ha disminuido.  Esta disminución tiene relación directa, agregan, con las políticas de migración puestas en marcha por parte de los EEUU.

Autoría y edición

Investigadora, periodista y diseñadora gráfica.

COMPARTE