La niñez migrante corre más peligro por la incapacidad del Estado de Guatemala

COMPARTE

Créditos: migración niñez
Tiempo de lectura: 4 minutos

Niño migrante siendo atendido por agente migratorio de México, Enero 2019.

Fotografía y texto: David Toro

16 de julio del 2019

Las autoridades de las instituciones responsables de atender a los niños que huyen hacia Estados Unidos reconocen que existe una emergencia grave, sin embargo, sus debilidades para enfrentar la crisis fueron evidenciadas en citación en el Congreso.

Este 16 de julio las autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minex), Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), Procuraduría General de la Nación (PGN) y la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia (SBS) atendieron una citación de los diputados de la comisión del menor y la familia para explicar qué acciones han ejecutado para atender a los miles de niños guatemaltecos que migran en soledad hacia Estados Unidos y a aquellos que son deportados.

¿Quién debe velar por los niños detenidos en Estados Unidos?

Los reportes de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos señalan que de octubre del 2018 a mayo del 2019 han detenido a más de 24 mil menores de edad centroamericanos que han intentado cruzar la frontera sur con México.

El viceministro de relaciones exteriores Pablo García durante la citación en el Congreso. Foto: David Toro

Pablo García, viceministro de relaciones exteriores, declaró ante diputados de la comisión del menor y la familia que actualmente hay 5 mil 190 niños guatemaltecos en un limbo migratorio en Estados Unidos, algunos en albergues y otros en centros de detención. La ley dicta que son los 19 consulados guatemaltecos distribuidos en Estados Unidos los que deben atender cada caso para que los derechos humanos de los niños no sean vulnerados.

Las versiones no encajan, porque el viceministro García aseguró en la citación que las violaciones a derechos de los menores solo se dan en los centros de detención de las patrullas fronterizas y que han presentado las denuncias correspondientes. También, aseguró que en los albergues a los que son trasladados, 72 horas después de ser detenidos, están en buenas condiciones y ahí no sufren vejámenes.

 Contario a lo que declaró el viceministro García, la realidad muestra otra cosa diferente a lo que el viceministro García quiso hacer creer. El ejemplo más claro corresponde al caso de Juan Gutiérrez de 16 años, uno de los menores guatemaltecos fallecidos en mayo pasado en custodia de las autoridades de Estados Unidos murió en un hospital luego de ser trasladado tardíamente del albergue llamado Southwest Key Casa Padre, ubicado en Brownsville, Texas. Este centro de atención ha sido objeto de críticas porque funciona en las instalaciones de un antiguo supermercado y es administrado por una oenegé.

“Estamos en una emergencia que debe ser atendida”, respondió el viceministro García ante la insistencia del diputado Walter Félix que le pidió que calificara la situación de los niños detenidos en Estados Unidos. La declaración de García contradice la de la canciller Sandra Jovel, que hace unas semanas dijo que los niños detenidos en Estados Unidos recibían buen trato.

Niegan intención de firmar acuerdo de tercer país seguro

Aunque los medios estadounidenses han evidenciado que el gobierno de Jimmy Morales ha realizado esfuerzos colaborativos con Donald Trump para firmar un convenio de tercer país seguro, el viceministro García dijo que este tema “no está en la agenda oficial”, y agregó que la reunión entre ambos mandatarios se celebrará en un futuro cercano, pero para discutir temas generales sobre migración. 

¿Qué pasa con los niños no acompañados que son deportados?

Según los reportes de la SBS en lo que va del año se han repatriado a 392 niños provenientes de México y Estados Unidos. Estos pasan por un proceso de reintegración a su familia, según los funcionarios citados en el Congreso en el 99% de los casos los niños vuelven a sus casas, 1% restante pasa por un proceso jurídico y terminan siendo institucionalizados, es decir enviados a un hogar estatal.

En la actualidad la SBS tiene uno de los albergues de menores retornados más grandes, se llama Casa Nuestras Raíces y está ubicado en la ciudad de Quetzaltenango, en donde están más de dos mil menores, la mayoría retornados vía terrestre desde México y algunos son salvadoreños y hondureños.

Miriam Roquel, procuradora adjunta de la PDH, criticó el actual de la SBS porque, en su opinión, han manejado la situación de los niños retornados como algo plenamente estadístico y no siguen un procedimiento para verificar que los niños sean incorporados a actividades que ayuden a su desarrollo.

Se ignoran las causas de la migración

Las autoridades de la SBS fueron cuestionadas por los factores que obligan a los niños a migrar.  Los funcionarios respondieron que el alto número de niños que ha viajado a Estados Unidos en el último se debe a las caravanas que surgieron en Honduras.

Algunas de las causas que explican este fenómeno van desde la pobreza, desigualdad, abandono estatal. Asi mismo, la migración también es un efecto del conflicto armado interno que afectó mayoritariamente a comunidades rurales e indígenas de Guatemala.

Para más información sobre el tema puede leer el reportaje sobre las causas que hicieron que el joven Carlos De León de 16 años migrara de su hogar en Cubulco, Baja Verapaz, para llegar a Estados Unidos, donde falleció en manos de la Patrulla Fronteriza:

https://prensacomunitaria.org/se-fue-buscando-una-mejor-vida-pero-encontro-la-muerte/

Conamigua no cumple con su función

Durante la reunión el gran ausente fue Carlos Narez Noriega, titular del Consejo Nacional de Atención al Migrante (Conamigua), quien enfrenta una denuncia por frenar programas de apoyo a migrantes presentada por la subsecretaria de esta oficina, Rita Elizondo.

Las autoridades citadas denunciaron ante los diputados que la coordinación y trabajo con esta entidad es prácticamente nula porque nunca responden a las solicitudes planteadas.

La PDH denunció en la mesa que otro  de los problemas denunciados, que tienen incidencia negativa en la atención  a los niños migrantes, es que el Consejo Nacional de Atención al Migrante, presidido por el Instituto Nacional de Migración (INM) está detenido desde mayo del 2018 porque no se ha convocado a reuniones a todas las instituciones relacionadas.

La citación continuará el próximo jueves y las autoridades citadas deberán completar los informes requeridos por los diputados.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE