Créditos: museo aeu

Foto: AEU

Por David Toro

09 de julio del 2019

La antigua casa del líder estudiantil Oliverio Castañeda De León será convertida en un museo y biblioteca.

Oliverio Castañeda De León, secretario general de la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU), asesinado por el Estado de Guatemala el 20 de octubre de 1978, debido a que a sus 23 años fue considerado una amenaza para la dictadura militar. Oliverio habitaba junto a su familia en una casa ubicada en la esquina de la sexta avenida y tercera calle de la zona 1, a un costado del parque San Sebastián.

La casa donde habitó Oliverio estaba inscrita a nombre de su hermana mayor, Lucila, quien antes de fallecer en el 2015 estableció en su testamento, inscrito en el Registro de la Propiedad, que dejaba la propiedad a nombre de la Universidad de San Carlos (USAC), con la condición de que el espacio fuera utilizado para una biblioteca de medicina, ya que Lucila y el padre de Oliverio eran doctores y esperaba que este espacio sirviera para estudiantes de esta rama.

Foto: Andrea Fernanda

La casa ha pasado por muchas dificultades, durante el tiempo que pasó abandonada fue invadida por una mafia conocida como “Los Topacio”. Una estructura criminal que a partir del año 2000 en dos ocasiones intentó traspasar el título de propiedad de la casa de Oliverio a nombre de terceros, falsificando la firma de su hermana Lucila.

En el 2013 el Ministerio Público (MP) desarticuló esta banda que a través de una red de abogados, notarios y testaferros se apoderaba de las escrituras de casas y en algunos casos asesinaban a los propietarios para evitar problemas con la ley.

Cuando la casa fue recuperada por Gustavo Castañeda, hermano de Oliverio, él se acercó a la USAC para buscar que la voluntad de su hermana se cumpliera. Pese a ello, las autoridades universitarias no atendieron su petición y el año pasado se acercó al secretariado de la AEU, con quienes construyó un proyecto para darle vida a la casa de del líder estudiantil y convertirla en un museo que hable sobre la vida de su hermano, sus logros y la persecución sufrida por el movimiento estudiantil durante la segunda mitad de la década de 1970.

¿Cómo se financiará el proyecto?

Kevin Cana, secretario de infraestructura de la AEU, ha estado a cargo del proceso para que la casa abandonada pase a ser un centro de la memoria y un espacio cultural y artístico con más de mil libros a disposición de estudiantes y de todo aquel que desee consultar la biblioteca. Cana comenta que aún no se ha tenido una respuesta definitiva de parte de las autoridades para que la USAC se encargue de la inversión económica de más de Q1 millón que se necesita para la remodelación de la casa, porque actualmente se encuentra en malas condiciones debido al abandono.

El secretariado de la AEU liderado por Lenina García, antes de culminar su periodo en este año, busca que el Consejo Superior Universitario (CSU) apruebe un acuerdo que asegure que la casa será utilizada para dar cumplimiento al último deseo de la hermana de Oliverio.

Cana también aseguró, que, de no conseguir el respaldo económico en la USAC, buscarán apoyo financiero de otras instituciones.

Además, prevén que cuando el museo esté listo, junto a Gustavo Castañeda acordaron que sería buena idea instalar un café en la azotea del inmueble con la finalidad de asegurar la sostenibilidad económica del proyecto, pues se necesitará personal que lo atienda y recursos para su funcionamiento.

Una de las tareas de la actual AEU ha sido recuperar espacios universitarios que se perdieron o quedaron abandonados durante los 17 años, en el que la asociación permaneció cooptada por una estructura criminal. Esta tarea se ha visto dificultada por el escaso interés de la administración del rector Murphy Paiz, según asegura Cana miembro del secretariado.

Reconstruir el cuarto de Oliverio

El viejo dormitorio donde el joven secretario de AEU pasaba sus noches, en el segundo nivel de la casa, será reconstruido como otro espacio disponible para los visitantes del museo, la familia Castañeda De León aún guarda pertenencias que servirán para amueblar el espacio como en 1978.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE