Créditos: migrantes

Foto: AFP

Por David Toro

15 de julio del 2019

La migración es un tema que hace enardecer intereses políticos en Estados Unidos y Centroamérica. Donald Trump ha lanzado su plan B este lunes para negar asilo a migrantes centroamericanos luego de que la Corte de Constitucionalidad de Guatemala le pusiera freno al acuerdo que el presidente Jimmy Morales firmaría con Trump para convertir a Guatemala en un tercer país seguro.

Cuando se trata de migración Donald Trump lleva a la práctica el dicho popular que rezan los estadounidenses conservadores, Not in My BackYard (No en mi patio trasero). Que en resumidas cuentas se trata de negarse a lidiar con problemas que atentan contra los intereses y comodidad estadounidense y dejarlos en hombros de un tercero, en este caso los países que ellos han denominado el “Triángulo del Norte” (Guatemala, Honduras y El Salvador).

Durante los últimos seis meses el estado de Texas ha sido un foco mediático por el declive de los centros de detención de la Patrulla Fronteriza y los tratos inhumanos que los migrantes en especial los niños reciben de parte de los funcionarios estadounidenses.

El estira y encoge entre Trump y los congresistas demócratas, en cuanto al tema del trato dado a los migrantes centroamericanos y las medidas adoptadas en las fronteras, llegó en medio de un importante contexto político porque próximamente serán las elecciones primarias para definir a los candidatos presidenciales de los partidos Demócrata y Republicano que competirán por la presidencia en septiembre del 2020. Ambos bandos entienden que el tema de migración y seguridad nacional repercute en la decisión del electorado.

En medio del secretismo con el que los gobiernos de Guatemala y Estados Unidos manejaron el tema de convertir a Guatemala en Tercer País Seguro durante meses para que en las fronteras guatemaltecas se convirtieran en el tan deseado muro anti migratorio, que Trump ha impulsado desde su llegada a la presidencia de Estados Unidos hace cuatro años, se cayó debido a un mal manejo procedimental del acuerdo de parte de Jimmy Morales. Pero la política anti migratoria no se detiene.

Este 15 de Julio después de la cancelación de la reunión entre Morales y Trump en la Casa Blanca, este último no detuvo el plan para recortar las posibilidades de los migrantes centroamericanos para optar por un estatus de asilo en Estados Unidos. Por medio de un acuerdo publicado en el Registro Federal el gobierno estadounidense ordenó que ningún migrante que cruce la frontera sur sin haber realizado la petición de asilo en un tercer país previamente, será deportado inmediatamente, este acuerdo entrará en vigor el martes próximo.

Encima de esto, las redadas a migrantes anunciadas por Trump son solo son amenazas, pero la posibilidad de que el gobierno actúe contra más de 20 mil migrantes latinoamericanos en las principales ciudades de la unión norteamericana sigue siendo una tentativa que genera expectativa y podría ocurrir en las siguientes semanas.

Para el ex canciller de Guatemala, Edgar Gutiérrez, la medida de Donald Trump es un arrebato ante la incapacidad de llegar a un acuerdo concreto para dejar el peso migratorio sobre Guatemala por el desatino administrativo de su homólogo Jimmy Morales. “México fue presionado por medio de un incremento de aranceles para ser el tercer país seguro de Trump y se negó anteponiendo los intereses de sus ciudadanos, mientras que Jimmy Morales se ofreció de una manera entreguista con intereses políticos”, destacó Gutiérrez al dar declaraciones posteriores a una vista pública en la Corte de Constitucionalidad (CC).

Con o sin acuerdo Jimmy Morales ya coopera con Trump

Aunque el acuerdo de Tercer País Seguro quedase en el limbo porque debe ser conocido previamente por el Congreso de la República, como dictó la CC, el gobierno de Guatemala por medio del Ministerio de Gobernación (Mingob) y el Ministerio de Relaciones Exteriores (Minex) llevan más de un mes endureciendo sus políticas contra migrantes centroamericanos, haitianos y africanos que van de paso rumbo a Estados Unidos.

Hace una semana el Instituto Guatemalteco de Migración (IGM) confirmó que han expulsado a 219 migrantes de más de cinco nacionalidades que transitaban por departamentos fronterizos de Guatemala, esto como parte de la implementación del “Plan Gobernanza”, el cual se echó a andar días después de la visita que hizo el secretario de seguridad nacional de Estados Unidos Kevin McAleenan al ministro de gobernación de Guatemala Enrique Degenhart.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE