Valentía, memoria, y ternura, a 99 años de la fundación de la AEU

COMPARTE

Créditos: lenina garcía
Tiempo de lectura: 3 minutos
Nelton Rivera. Prensa Comunitaria Km. 169 año 2018

Por Lenina García*

01 de junio del 2019

El 22 de mayo es el Día del Estudiante Universitario. Se conmemora en esta fecha, por el aniversario de fundación de la Asociación de Estudiantes Universitarios “Oliverio Castañeda de León”, a partir de 1920. Si pudiera resumir en tres palabras, cómo se ha escrito la historia de la AEU durante este tiempo, diría que ha sido con valentía, memoria y ternura.

¿Por qué se ha escrito con valentía?

Porque fue sumamente revolucionaria su fundación hace 99 años, del espíritu rebelde de estudiantes universitarios que se opusieron a una de las más longevas dictaduras y que con el paso del tiempo continuaron ese legado frente a gobiernos autoritarios que no han representado valores democráticos ni humanos hacia los pueblos.

¿Por qué se ha escrito con memoria?

Porque en las épocas de mayor represión, cuando se agudizó el proyecto de saqueo del Estado y el exterminio de la población campesina e indígena de nuestro país, para beneficio de un sector oligárquico y una élite económica y política, fueron las y los estudiantes de la Universidad de San Carlos, encabezados por la AEU, los que defendieron la verdad, y acompañaron a pueblos y comunidades en la búsqueda de un país más justo. Esta coherencia entre su discurso y práctica, les arrebató sus vidas de la manera más cruel. Esa historia ha quedado grabada en cada pasillo, en cada aula, en las montañas del altiplano, en las calles donde circularon tantas manifestaciones, en las plazas donde resonaron tantos discursos, en los murales que retratan la historia, pero sobretodo vibra latentemente en las mentes y los corazones de sus familiares y en nosotros como universitarios, quienes clamamos por justicia, para que estos crímenes no queden en el olvido y exista una reparación digna.

Y al hablar de memoria, también nos referimos al secuestro que vivió la representación de la AEU durante el 2000 al 2017, de manos de personas que lucraron con el movimiento estudiantil y que ejercieron dinámicas de violencia e impunidad para beneficio propio. Fueron las Asociaciones estudiantiles y grupos organizados quienes recuperaron la AEU y desconocieron a la ilegítima Comisión Transitoria y Reguladora que desvió a la AEU por un rumbo de criminalidad, en complicidad con las autoridades universitarias.

¿Por qué se ha escrito con ternura?

Porque después de que la sombra del terror se asomara en la vida de muchos dirigentes de la AEU, y defensores de derechos humanos, la vida misma se ha impuesto como las flores que crecen osadamente rompiendo el concreto. Así han nacido nuevas generaciones que inspiradas en la historia de valentía de las dirigencias de la AEU, han retomado su legado y están luchando porque las garantías sociales que defendieron sus antepasados sean retomadas en la actualidad. Y porque el movimiento estudiantil le apuesta a nuevas formas de organización y relacionamiento, que partan especialmente de la ternura, de la colectividad, de luchar con alegría. No desde el miedo, no desde la competencia, no desde la difamación, porque han sido lastres en los espacios organizativos y solo retardan su crecimiento e impacto para las grandes transformaciones que necesitamos.

En 2019 la AEU cumple 99 años, en un siglo donde la realidad es muy distinta a la de los estudiantes de 1920.  Ahora vivimos con más garantías políticas, pero con otras problemáticas y algunas que persisten desde entonces:  el extractivismo de los bienes naturales, la mercantilización de la educación pública, la criminalización hacia defensores y defensoras de Derechos Humanos, el racismo y patriarcado estructural, discursos de odio y discriminación, pensamientos fascistas, fundamentalistas,  y una democracia aún incipiente.

Nos corresponde como estudiantes actualizar las causas de nuestras luchas y resignificar a la AEU, sin olvidar esa impresionante historia que se ha escrito con valentía, memoria y ternura y que brilla como un sol en nuestros corazones y conciencias.

* Secretaria General AEU

Autoría y edición

COMPARTE