¿Por qué incomoda la candidatura a la Presidencia de una mujer indígena y campesina?

COMPARTE

Créditos: lenina garcía thelma
Foto: scoopnest.com

Por Lenina García

10 de junio del 2019

Participar como mujeres en política, representa todo un desafío. Nos han hecho creer que no somos capaces, que no tenemos carácter o que no tenemos la preparación suficiente para asumir. Pero cuando se trata de la participación de una mujer indígena, campesina y que ha vivido en carne propia la pobreza, los prejuicios y barreras son mucho más grandes.

Por eso, la candidatura de Thelma Cabrera en la actual contienda electoral, representa un hito para las luchas de las mujeres en nuestro país, porque a pesar de esas barreras impuestas por un sistema racista y machista, ha asumido la valentía de ir contracorriente y postularse como candidata a la presidencia.

En ella veo reflejada las luchas de mis ancestras, a quienes también les atravesó la pobreza, que tuvieron que migrar en busca de oportunidades, o que no pudieron completar sus estudios en la escuela. Pero su sabiduría y defensa de la vida, más allá de un título universitario, constituye un pilar fundamental para el desarrollo de los pueblos.

La candidatura de Thelma Cabrera nos interpela hoy más que nunca, porque ella es la representación de las luchas que ha invisibilizado y criminalizado este sistema patriarcal y colonial: las luchas de las mujeres por una vida digna, las luchas de las defensoras del territorio, las luchas del sector campesino.

Si nos incomoda hoy como sociedad, la posibilidad de que una mujer con esas condiciones, sea la próxima presidenta de Guatemala, habrá que preguntarnos qué sistema de valores y principios defendemos, en un país con altos índices de pobreza, que ha dejado a su paso, hambre e injusticia social.

Como mujer joven y ciudadana, he decidido manifestar públicamente mi respaldo y solidaridad a Thelma Cabrera, porque cuando una mujer toma conciencia y alza la voz, no lo hace solo por ella, sino por toda una generación. Y con esto se rompe la lógica impuesta de ser objetos de nuestra realidad, a ser sujetas y hacedoras de la historia.

No actuamos desde el miedo, como mujeres nos une la alegría y la esperanza. En el campo y la ciudad, estamos abriendo grietas en el sistema, y ahora más que nunca decimos que se #VaACaer porque lo estamos botando

#ElijoDignidad

*Esta postura es a título personal, no refleja la opinión de AEU

Autoría y edición

COMPARTE