Créditos: tt
Tiempo de lectura: 5 minutos
Foto: David Toro

Por David Toro

02 de junio del 2019

El debate se ha cerrado, el juicio terminó sin poder responder la verdad de los hechos ocurridos hace 7 años en el canal acuático de la Compañía Guatemalteca de Níquel (CGN) en El Estor, Izabal, cuando tres estudiantes de biología de la Universidad del Valle (UVG) murieron en una actividad académica que consistía en monitorear cocodrilos. En el día 11 del juicio el Juez Jesús Felícito Mazariegos tendrá en sus manos determinar si Lemuel Valle biólogo y última persona que vio vivos a los jóvenes, será sentenciado o no por el delito de homicidio culposo.

Desde el 6 de febrero al 30 de mayo del 2019 en el tribunal de sentencia de Puerto Barrios se desarrollaron 10 audiencias en el debate que tenía como finalidad esclarecer la verdad de la muerte de los estudiantes Nahomy Lara, Juan Carlos Velásquez y Ángel De León la noche del 31 de marzo de 2012, un viernes de semana santa.

37 testigos y decenas de documentos conformaron la prueba ofrecida por el Ministerio Público (MP) y por los abogados de las familias de los fallecidos, no fueron suficientes para llenar vacíos, incongruencias y dudas sobre los hechos y circunstancias de lo sucedido.

Foto: David Toro

“Lemuel ha venido a mentir al tribunal”

Sonrisas nerviosas, comentarios entre dientes, un constante frotar de manos y miradas al vacío podrían resumir el papel de Lemuel Valle durante las largas horas de debate. Un biólogo que, según las conclusiones del fiscal Jorge García Mazariegos, ha mentido durante este proceso penal. Sin embargo, la acusación del MP estuvo basada en la versión de Valle y lo que intentó comprobar durante el debate fue que existió negligencia e imprudencia de parte del acusado, cuando él era garante de los estudiantes que transportaba en una pequeña lancha en la oscuridad de la noche en el canal de la mina. El papel del MP es cuestionado por los abogados de la UVG y la mina que aseguran que los fiscales decidieron no embalar algunas de las pruebas encontradas junto a los estudiantes.

Los puntos que dejan más dudas que certezas

Los chalecos

Lemuel Valle aseguró ante el Juez Mazariegos que los estudiantes llevaban chalecos salvavidas. En su declaración dijo recordar que Nahomy portaba uno de color azul. Sin embargo, los tres chalecos que el MP encontró en el lugar eran naranjas y ninguno de los cuerpos tenía puesto chaleco, el fiscal García concluyó que estos fueron implantados por la mina, pues fueron entregados al personal de MP por trabajadores de la empresa en el muelle y nadie pudo comprobar que los estudiantes los hayan usado.

Durante la décima audiencia el abogado Luis Pedro Martínez representante de la UVG recordó que el señor Mauricio Velásquez padre de Juan Carlos declaró en la primera audiencia que su hijo lo llamó minutos antes de iniciar el monitoreo de cocodrilos y le aseguró que tenía chaleco puesto. “Se falló en descartar o analizar cualquier otra hipótesis de lo que pudo haber pasado el 31 de marzo del 2012”, aseguró Martínez ante el tribunal cuestionando el papel del ente investigador.

El accidente, el rescate de Nahomy y el mismo golpe en dos cabezas

La actividad de monitoreo de cocodrilos estaba planificada por el profesor Arnoldo Font Nájera, era para cuatro estudiantes. No obstante, debido a que la pequeña lancha que era utilizada frecuentemente por el personal de CGN no contaba con espacio suficiente, solo fueron tres junto a Lemuel.

Lemuel se contradijo diciendo que el clima estaba tranquilo esa noche cuando salieron a las 6:00 PM, luego dijo que notaron un cambio abrupto que dificultó la navegación cuando iban de vuelta dos horas más tarde. Este dato fue cuestionado por estudiantes que estuvieron en El Estor esa noche e indicaron en las audiencias que esa noche el clima estaba tranquilo. Según el acusado, Nahomy se levantó y provocó que la lancha se diera vuelta, supuestamente a 5 metros de la orilla, todos con chaleco y con conocimientos de natación.

“Nos causa mucha sospecha que hasta la fecha no se pudo comprobar si Nahomy Lara Orellana fue encontrada con vida en el momento de su rescate, solo sabemos que fue vista flotando en el canal, fue rescatada en lancha y trasladada al centro de salud donde fue declarada fallecida”, indicó en sus conclusiones Luis González abogado defensor de las familias.

Los dos jóvenes, Juan Carlos y Ángel fueron encontrados hasta las 11:00 a.m. del día siguiente, en otro lugar del canal. Tenían un golpe en el cabeza ocasionado por un objeto romo. Cuando se realizó el examen forense no se pudo determinar cuál fue la causa de estos golpes y ninguna de las partes hizo alusión a este elemento durante sus conclusiones.

Las peticiones y la oposición de la CGN y la UVG

El Ministerio Público pidió que Lemuel Valle sea condenado a 5 años de cárcel por homicidio culposo, mientras que el abogado de las familias pidió una pena de 8 años por el mismo delito y pidió al juez que de haber una sentencia condenatoria se incluya a la CGN y la UVG como los responsables de pagar la reparación digna a los padres de familia.

La insistencia sobre el alcohol

El abogado Marvin Alvarado de la CGN insistió que este caso fue “fortuito” y que esa razón se debería absolver al único sindicado. Alvarado insistió en que posiblemente los estudiantes habían consumido bebidas alcohólicas esa tarde en la hora de almuerzo en El Estor. Aunque el peritaje forense no pudo establecer el origen del grado de etanol encontrada en la sangre de dos de los tres fallecidos, este extremo pudo ser producido por el estado de descomposición de los cuerpos.

El MP asegura que se pudo comprobar que Lemuel Valle era un trabajador directo de la CGN. El abogado Alvarado no refutó este hecho durante su conclusión, se enfocó en el tema de la ingesta de alcohol no corroborada e insistió en que el ente investigador no pudo “destruir” la presunción de inocencia de Valle.

La UVG se escuda en las becas para evitar una responsabilidad civil

El abogado Luis Martínez de la UVG dijo que si la universidad debe pagar la reparación digna a los padres de familia, serían los planes de becas y créditos para estudiantes los que “desaparecerían”. Son las mismas de la que gozaban Ángel y Nahomy, agregó Martínez que busca que la universidad no sea incluida en la sentencia, argumentando que no tienen ningún vínculo legal con Lemuel Valle.

“Nunca Hemos tenido miedo”

Los padres de los estudiantes fallecidos cerraron la décima audiencia del juicio con una última petición ante el juez. El señor Mauricio Velásquez argumentó que no se trata de dinero, sino de esclarecer la verdad sobre la muerte de sus hijos, lo que los ha mantenido unidos durante 7 años de proceso.

“Si pudiera regresaría el tiempo atrás”, dijo Lemuel Valle a las familias de los estudiantes fallecidos en su última petición. El próximo 12 de junio el juez Felícito Mazariegos dará lectura a la sentencia para conocer si Valle será condenado o no y cuál será la decisión sobre la responsabilidad civil de la CGN y la UVG. A pesar de la sentencia este caso seguirá generando dudas que obstaculizan determinar qué pasó ese 31 de marzo del 2012.

Foto: David Toro

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE