Créditos: chico
Tiempo de lectura: 3 minutos
Foto: David Toro

Por David Toro

20 de junio del 2019

Los pobladores de Chicoyogüito desplazados por militares en 1968 siguen buscando a sus familiares desaparecidos durante el conflicto armado interno, en un contexto adverso donde el Congreso piensa aprobar una amnistía para criminales de guerra.

La comunidad de Chicoyogüito ubicada en Cobán, Alta Verapaz, fue habitada por pobladores mayas Poqomchi y Q’eqchi´, hasta que fueron despojados de sus hogares en 1968, para que el Ejército construyera en ese lugar la zona militar 21. El complejo militar sirvió como centro de coordinación de la inteligencia militar durante la guerra civil que atravesó Guatemala.

Foto: David Toro

En la actualidad, este lugar es conocido como el Comando Regional de Entrenamiento de Operaciones de la Paz (Creompaz), que también fue un enorme cementerio clandestino durante los años 1981 a 1987. En ese terreno, la Fundación de Antropología Forense de Guatemala (FAFG) encontró entre 2012 y 2015 más de 500 osamentas humanas en 4 fosas, la mayoría de los restos encontrados eran de personas que mostraban señales de tortura.

El próximo 21 de junio se celebra el día nacional contra la desaparición forzada y los sobrevivientes de este emblemático caso siguen exigiendo al Estado la búsqueda de sus familiares desaparecidos durante la guerra en el país. Desde hace 12 años los familiares de los desaparecidos en conjunto con el Grupo de Trabajo contra la Desaparición Forzada en Guatemala han impulsado la iniciativa de ley 3590 que pretende crear una comisión nacional para buscar a las víctimas de desaparición forzada.

Lamentablemente, en el Congreso está estancada en tercera lectura, según explica el abogado Esteban Celada del Centro de Acción Legal en Derechos Humanos (CALDH).

Foto: David Toro

“No perdonen a los criminales de guerra”

Este miércoles 19 de junio Juan Yat, de 45 años, junto a otros 30 sobrevivientes de la guerra civil se presentaron al Congreso para exigir a los diputados que se abstengan de aprobar la iniciativa de ley 5377 que busca otorgar libertad a los militares involucrados en graves violaciones a derechos humanos.

Con una pancarta con el nombre de un habitante de Chicoyogüito que fue desaparecido y nunca fue encontrado, Juan contó que sus padres fueron desalojados de su hogar en la comunidad. Ahora vive a unos 6 kilómetros de Creompaz, donde algún día fue el hogar de sus padres, y espera que algún día estas tierras les sean devueltas.

Prófugo implicado en Creompaz cercano a Jimmy Morales sería beneficiado

Las Reformas a la Ley de Reconciliación Nacional están en tercera lectura y en el último periodo legislativo del 2019 podría ser retomado con el riesgo de ser aprobada.

Uno de los grandes beneficiados sería el prófugo Edgar Ovalle, un coronel retirado y asesor de Jimmy Morales durante la campaña presidencial en el 2015. También fue jefe de la bancada del partido de gobierno FCN-Nación hasta que se giró una orden de captura en su contra en marzo del 2017, por ser sindicado por la Fiscalía de Derechos Humanos del Ministerio Público (MP) de delitos contra los deberes de la humanidad y relacionado a 88 masacres cometidas durante el periodo de 1981 a 1986. Ovalle fue el jefe de la zona militar 21, la cual se convirtió en un cementerio clandestino. Pero es justo recordar que antes fue el hogar de muchas personas que aún buscan a sus seres queridos desaparecidos. 

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE