“La memoria de un hijo no tiene precio”

COMPARTE

Créditos: uvg david
Foto: David Toro

Por David Toro

12 de junio del 2019

La noche del 31 de marzo del 2012 Don Mauricio Velásquez habló con su hijo Juan Carlos por teléfono, nunca imaginó que sería la última vez que lo escucharía. Esa noche Juan Carlos falleció en las instalaciones de la Compañía Guatemalteca de Níquel (CGN) en El Estor, Izabal, junto a Ángel De León y Nahomy Lara en una actividad académica organizada por la Universidad del Valle (UVG).

Don Mauricio junto a su esposa y dos familias más están a la espera de justicia luego de 7 años del misterioso suceso donde murieron sus hijos.

Foto: David Diego

Don Mauricio, de 70 años, es ingeniero eléctrico. Profesión que ha ejercido por más de 3 décadas. También es amante de la lectura, el periodismo y las crónicas, como las de Gabriel García Márquez. los domingos disfruta de cocinar platillos para compartir y degustar en casa junto a su esposa Edna, con quien tuvieron cuatro hijos: Iván, Alejandro, Mauricio y Juan Carlos.

Juan Carlos Velásquez Marroquín era el hijo más pequeño de doña Edna y Don Mauricio. Nació el 1 de octubre de 1987. Desde entonces, don Mauricio tenía fija una sola idea, brindarles las oportunidades académicas a las que él no tuvo acceso. Por eso Juan Carlos estudió desde pequeño en el colegio Julio Verne, en el que se graduó de bachiller en 2005. Posteriormente estudió cinco años en Francia en donde obtuvo una licenciatura en Biología Celular y posteriormente estudió una maestría en ciencias de la vida, en la Universidad de Paul Sabatier de Ciencias, Toulouse III.

Juan Carlos regresó a Guatemala en el 2010 luego de estudiar en Francia. Tenía una relación muy cercana con sus padres. Tomaba en cuenta a su papá para tomar decisiones y casi todos los días regresaba a su casa para almorzar con su mamá, “el triángulo de la vida” le llama Don Mauricio a esa fuerte comunión que había creado con su hijo menor y su esposa.

 Un Lugar en el que los padres nunca hubieran querido estar

Juan Carlos falleció en circunstancias que el Ministerio Público (MP) no pudo explicar durante estos 7 años. La vida cambió drásticamente para los padres. Don Mauricio cuenta que prácticamente se terminó su vida social y que las reuniones familiares son dolorosas por la cantidad de recuerdos que vienen a su mente. “Si mi escritorio pudiera hablar…” relata don Mauricio, quien recuerda las muchas veces que ha llorado luego del deceso de Juan Carlos. En ese mar de recuerdos ya llegado visitar un supermercado o cualquier lugar donde haya compartido con su hijo, eso le hace traer recuerdos a la mente.

En Guatemala Juan Carlos decidió estudiar biología en la Universidad del Valle, cursaba el tercer año. El 31 de marzo del 2012 en una gira académica organizada por el profesor Arnoldo Font que impartía el curso de zoología de cordados y ecología, en la Reserva Natural Setal de la Compañía Guatemalteca de Níquel en El Estor, Izabal. Juan Carlos junto a sus amigos y compañeros Ángel De León y Nahomy Lara, fallecieron cuando estaban realizando un monitoreo nocturno de cocodrilos en el canal acuático de la minera, con el biólogo Lemuel Valle a cargo de la práctica.

La muerte de un hijo es un hecho que deja una huella en los padres que no se puede explicar. Don Mauricio recuerda que desde el día de los hechos la actitud de las autoridades de la UVG fue de minimizar el caso y buscar evadir su responsabilidad, por eso el 22 de mayo del 2012 decidieron iniciar el proceso penal en contra del Biólogo Lemuel Valle incluyendo a la UVG y la empresa CGN como terceros responsables. Los padres aseguran que no buscan una revancha con la universidad, “se trata de buscar la verdad, de hacer justicia en su memoria” asegura Don Mauricio.

“La justicia en Guatemala es como una oruga, camina un centímetro al día” fueron las palabras de un amigo que advirtió a Don Mauricio que la justicia en Guatemala es lenta y desgastante, antes de que decidiera emprender el camino hacia la justicia. En efecto, el camino ha sido largo, doloroso y desgastante. Siete años y tres meses después de lo ocurrido y del proceso penal, el próximo 12 de junio el Juez de sentencia de Puerto Barrios, Jesús Felicito Mazariegos, decidirá si Lemuel Valle es culpable o no del delito de homicidio culposo.

Cuando el juicio por fin inició el 5 de febrero del 2019, para los padres fue como una ventana hacia la posibilidad de cerrar el duelo por medio de la justicia. Han sido 10 audiencias duras de debate, la Universidad, la mina, el MP, la defensa de Lemuel Valle ha defendido sus intereses durante el proceso penal. Don Mauricio cuenta que ha sido difícil, pero toma fuerza y respalda a su esposa en medio del doloroso proceso y se fortalece a sí mismo por medio de la escritura.

En cada audiencia Don Mauricio toma notas en su pequeña libreta naranja, en ella tiene apuntes de los argumentos de los abogados, apunta todos los artículos de la ley que se mencionan y también se desahoga en ella.

En el cierre del debate, todos los padres dieron su última petición al Juez Mazariegos, entre ellos Don Mauricio, quien preparó un texto recordándole al acusado Lemuel Valle, a la Minera y la Universidad que durante todo el proceso no habían tenido miedo y que la razón de estar en ese proceso era en nombre de la memoria de sus hijos.

Foto: David Toro
Foto: David Toro

Los padres de los tres estudiantes han tenido que viajar decenas de ocasiones al Juzgado de Puerto Barrios. Son siete años de sacrificios económicos y permisos laborales para poder asistir.  Don Mauricio comenta que también ha sido un gran desgaste psicológico pero que están dispuesto a luchar hasta el final, a pesar de que el actual proceso penal no haya esclarecido lo que sucedió con su hijo.

Foto: David Toro

Durante el juicio la UVG y la CGN argumentaron que los padres están en este proceso por interés económico, para recibir una reparación digna. Don Mauricio responde que no se trata de dinero, pero si esperan recibir un resarcimiento para sentar un precedente, y en su caso piensa utilizar ese dinero para pagar los estudios universitarios de algún joven que quiera estudiar biología.

Lemuel Valle ha pedido quedar en libertad, la UVG y la empresa minera CGN se han opuesto a la tesis del MP y de los defensores de los padres para no ser incluidos en la sentencia. Los padres de los estudiantes han pedido ocho años de prisión para Lemuel Valle por el delito de homicidio culposo, todo queda en manos del Juez Jesús Felícito Mazariegos, que leerá su sentencia este miércoles 12 de junio a las 2:30 PM.

https://prensacomunitaria.org/mas-preguntas-que-repuestas-en-el-juicio-sobre-la-muerte-de-tres-estudiantes/

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE