Los archivos en América Latina, un arma contra los crímenes de las dictaduras

COMPARTE

Créditos: luisa archivos
Tiempo de lectura: 4 minutos
Foto: LaRed21

Por Fabián Campos Hernández

24 de mayo del 2019

Hace una semana exponía en estas páginas que había una corriente en América Latina que se manifestaba contra la pretensión de los defensores de las transiciones a la democracia, de que los juicios fueran meramente simbólicos y dirigidos contra los altos jerarcas de las fuerzas armadas. Que además, estas voces disidentes estaban pugnando por denunciar, enjuiciar y buscar castigo contra los perpetradores del horror y sus cómplices que iban desde empresarios, religiosos hasta miembros de los partidos políticos que asumieron el poder tras el regreso de los militares a sus cuarteles. Unos días después, en la Universidad de la República, ubicada en Montevideo, Uruguay, un grupo de periodistas y académicos presentaba el proyecto LUISA.

Leyendo Unidos para Interpretar loS Archivos (LUISA) está encabezado por el periodista Samuel Blixen y reúne a especialistas de las facultades de Información y Comunicación, y de Ingeniería, los cuales tienen como misión digitalizar millones de documentos de inteligencia militar producidos por la Escuela de Inteligencia del Ejército, el Cuerpo de Fusileros Navales y la Dirección Nacional de Información e Inteligencia. Lo sorprendente de este proyecto es que los materiales que tienen no solo se refieren a la guerra sucia implementada entre 1973 y 1985, sino que se extienden a los gobiernos de la transición y sus actividades contra los disidentes.

Los técnicos de la Universidad de la República han fotografiado el material. Sin embargo, la calidad de preservación ha resultado en que más del 40 por ciento de los documentos se encuentren casi ilegibles. Además, las fotografías no permiten cruzar los datos que ellos contienen. Por lo que si alguien necesita buscar información sobre su familiar desaparecido o asesinado por los gobiernos uruguayos de las últimas cuatro décadas, tendría que revisar todo el archivo. Haciendo así casi imposible su utilización en procesos judiciales. Esto es lo que busca solucionar LUISA.

El lunes 20 de mayo, Blixen presentó una plataforma digital en la que cualquier persona alrededor del mundo que lea y escriba en español puede ayudar en la transcripción de los documentos. El procedimiento es muy sencillo. Al entrar a la página https://www.fing.edu.uy/mh/luisa el visitante se encuentra con cinco recortes de un documento fotografiado. Cuatro de ellos presentan palabras, letras o signos que el voluntario tiene que identificar basado en su capacidad lectora y ayudado por un segmento más amplio que le brinda contexto. Para sus impulsores, la misión es convocar a la mayor cantidad de personas que estén dispuestas a tomarse unos pocos minutos y ayudar a transcribir esos fragmentos. El sistema recopila la información enviada, la coteja y va creando versiones completas que permitirán búsquedas avanzadas.

el visitante se encuentra con cinco recortes de un documento fotografiado. Cuatro de ellos presentan palabras, letras o signos que el voluntario tiene que identificar basado en su capacidad lectora y ayudado por un segmento más amplio que le brinda contexto. Para sus impulsores, la misión es convocar a la mayor cantidad de personas que estén dispuestas a tomarse unos pocos minutos y ayudar a transcribir esos fragmentos. El sistema recopila la información enviada, la coteja y va creando versiones completas que permitirán búsquedas avanzadas.

Los resultados que se esperan es que cualquier familiar o interesado en el tema pueda acceder a la información. Que ellos puedan reconstruir la cadena de mando por casos específicos de las víctimas de la guerra sucia y que las utilicen en los juicios contra todo militar responsable y no solo contra los jerarcas castrenses.

Según Blixen, también se podrá reconstruir las redes de complicidad y delación que se establecieron entre los militares y los civiles. Y ya están mostrando los primeros resultados en la búsqueda de pruebas de la responsabilidad como autores intelectuales de los gobiernos de Estados Unidos en los crímenes de lesa humanidad cometidos por las dictaduras cívico–militares de derecha y los gobiernos de la transición a la democracia.

Blixen y sus compañeros presentaron ante los medios de comunicación un manual sobre control de crisis estadunidense fechado en 1996 en el que se señala que en “la lucha contra el terrorismo” hay “libertad de tortura u otro tratamiento o castigo cruel, inhumano o degradante”, “libertad de detención prolongada sin presentación de cargos criminales”, “libertad de desaparición repentina debido a raptos o detenciones clandestinas por el Estado” y “libertad de denegación de los derechos a la vida, la libertad y la seguridad de la persona”.

En pocas palabras, el gobierno de William Clinton aprobó y distribuyó un manual en el que se enseñaba y se defendía el uso de la tortura, el encarcelamiento extralegal, la desaparición forzada y el asesinato, bajo el argumento de la lucha contra el terrorismo. Todavía más, Blixen recibió confirmación de un funcionario civil del Ministerio de Defensa sobre que en 2009 el gobierno estadunidense brindaba cursos al respecto a militares latinoamericanos.

Como se avance en la transcripción de los documentos podrá ser posible demostrar una denuncia realizada continuamente por los movimientos sociales durante las décadas de 1990 y la primera de este siglo. Que para las autoridades estadunidenses y latinoamericanas de la transición a la democracia, el epíteto de “terroristas” incluía a aquellos que se oponían al neoliberalismo y a sus políticas económicas y sociales.

Título original: Los archivos, arma contra los cómplices de los crímenes de las dictaduras y gobiernos de la transición democrática en América Latina

Fuente: http://www.lajornadadeoriente.com.mx/tlaxcala/los-archivos-arma-contra-los-complices-de-los-crimenes-de-las-dictaduras-y-gobiernos-de-la-transicion-democratica-en-america-latina/#.XOgagv7Wzjc.whatsapp

Autoría y edición

COMPARTE