¿México refugia migrantes o comienza a ceder ante la presión de Trump?

COMPARTE

Créditos: apmigrantes
Foto: AP

Por David Toro

24 de abril del 2019

En el primer trimestre del 2019 unos 300 mil migrantes han cruzado por México intentando llegar a Estados Unidos. El gobierno mexicano inició el año otorgando pases humanitarios a más de 10 mil migrantes centroamericanos, pero tres meses después las autoridades migratorias realizaron una redada masiva en Chiapas, los detenidos podrían ser deportados.

En enero, en la aduana de Ciudad Hidalgo, que divide a México de Guatemala, las autoridades migratorias mexicanas anunciaron que otorgarían pases humanitarios a la caravana de migrantes que se encontraba en la frontera. Más de 12 mil personas  (la mayoría hondureños) realizaron el trámite según la información oficial. Desde un inicio México advirtió que esa medida era exclusiva para la caravana de enero y que no se repetiría. En teoría este pase permitiría a los migrantes movilizarse y laborar en cualquier Estado mexicano, sin embargo la mayoría siguen retenidos en el sur y un grupo que comenzó a movilizarse esta semana fue capturado en la carretera a las afueras de Pijijiapan, Chiapas.

Fueron 371 migrantes detenidos, según un testimonio de un hondureño para AP. Ellos se encontraban descansando en la sombra, cuando fueron sorprendidos por agentes migratorios que metieron a la fuerza a furgonetas a las mujeres, niños y hombres que estaban en el lugar. Lo inusual del operativo es que ahora la Policía Federal de México actuó para detener a los migrantes. Según Tonatiuh Guillen —titular del Instituto Nacional de Migración (INM)— el operativo se “salió de control” porque los migrantes golpearon al personal de migración y por eso se solicitó apoyo policial.

Ya no es pase humanitario, ahora es una “visita regional”

Guillen dijo en conferencia de prensa, el pasado martes, que a todos los migrantes detenidos se les ofreció el estatus de visitante regional, es decir, la posibilidad de habitar temporalmente en el sur mexicano, pero el destino de los migrantes está a más de 2800 kilómetros de diferencia, pues su objetivo es llegar a Estados Unidos.

Aunque México ha evitado militarizar la frontera con Guatemala, los procesos para otorgar un estatus migratorio a los centroamericanos y cubanos que siguen llegando es tardado, muchos migrantes de las caravanas del 2018 siguen en albergues y refugios, muchos otros han optado por seguir su camino.

Deportados y las medidas de Trump

La titular de la Secretaría de Gobernación de México, Olga Sánchez Cordero, aseguró que el flujo de migrantes ha crecido desde diciembre, la mayoría son mujeres y niños. Además tan solo en abril registran más de 11800 deportados, 600 más que en el mismo mes en el 2018.

Este miércoles el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con enviar soldados armados a la frontera con México, luego de un supuesto incidente con el Ejército mexicano y su Guardia Nacional.

Trump constantemente lanza amenazas a los gobiernos del Triángulo Norte y ahora a México, pues insiste en que es responsabilidad de estos países detener la migración.

Autoría y edición

COMPARTE