Machismo y misoginia: dos síntomas de la agónica Huelga de Dolores

COMPARTE

Créditos: mujeres huelga
Foto: Stef Arreaga

Por Stef Arreaga

12 de abril del 2019

Desde hace 121 años, la Huelga de Todos los Dolores y su “Desfile Bufo”, toma las calles de la zona 1, como una protesta principalmente en contra del Gobierno central y sus políticas  de Estado.  El machismo es un factor histórico de largo aliento en Guatemala, pero es quizá en los 90, que los performances del Desfile Bufo empezaron a hacer más evidentes las ceremonias que denigran e infravaloran a la mujer. Esto tiene su explicación en la penetración de estructuras casi criminales que son, apenas, la manifestación más palpable de los poderes oscuros que subyacen en el fenómeno.

La misoginia se ha construido desde hace siglos como una ideología y una posición de extremismo. Como bien dice Andrea Franulic, se fundamenta en la cultura griega y en mitos y creencias que asocian a la mujer con la maldad o con un ser humano incompleto.

Una persona misógina odia, por definición, a las mujeres y todo lo que tenga que ver con lo femenino, como la maternidad o la familia. No intenta ejercer un dominio o control de la mujer, sino que directamente quiere eliminar cualquier dependencia con el sexo femenino, que desprecia.

En esta Huelga de Dolores no faltó este componente, casi al final del desfile iba la facultad de Ciencia Política, con una carroza poco elaborada, con “fantasmas” de piñata y los rostros de varios personajes, entre ellos el de Lenina García, secretaria general de la Asociación de Estudiantes Universitarios, Oliverio Castañeda de León.  De pronto una joven estudiante de esta escuela dijo:

“Por si no se entiende del todo nuestra carroza, aquí le dejo este papelito que explica detalladamente lo que significa:

“LA CHILLONA, aparece por la nave entre el iglú y el T-8, la ven deambular chillando y poniendo amparos en la PDH, sus amos Dionisio y las ONG’s la manipulan con ritos LGBTQ, y la apoyan para que se cague en el movimiento estudiantil.  Los que la han visto, se han impactado con su fealdad.  No solo exterior, sino interior, ya que la muy desgraciada, se cree dueña de la USAC.  Si usted la encuentra, no la vea a los ojos pues capaz que la demanda con la CICIG o le manda a sus bestias entrenadas para defenderla, entiéndase Chanchavac, «el Traidor»  y Cana «el nunca viejo».” [Copia textual]

Mediante los comportamientos machistas, intentan discriminarnos, excluirnos y desvalorizarnos de forma individual y colectiva, a estos comportamientos se le suma el acoso. El acoso callejero que muchas veces trata de justificar que las mujeres lo provocan con la forma de vestirse, caminar o comportarse, no es más que una forma de violencia en contra de las mujeres. Son acciones con connotación sexual sobre nuestros cuerpos.  El Observatorio Contra el Acoso Callejero en Guatemala, hace un llamado a denunciar cualquier acto de acoso en la página www.ocacgt.org/denuncia , ya que es un delito penado por la ley.


En esta Huelga de Dolores no faltó este componente, casi al final del desfile iba el subcomité de la escuela de Ciencia Política, con una carroza poco elaborada, con “fantasmas” de piñata y los rostros de varios personajes, entre ellos el de Lenina García, secretaria general de la Asociación de Estudiantes Universitarios, Oliverio Castañeda de León.  De pronto una joven estudiante de esta escuela dijo:

El contenido de estas manifestaciones siempre desvaloriza a las mujeres, sólo por ser mujeres. Nada se dice, en cambio, de lo que ellas, en sus puestos o militancias, hacen, sea bueno o malo.

Autoría y edición

Investigadora, periodista y diseñadora gráfica.

COMPARTE