“¡Sin Capucha!”: el nuevo llamado de los estudiantes de Ciencia Política de la Usac

COMPARTE

Créditos: capucha
Tiempo de lectura: 3 minutos
Foto: Francisco Simón

Por Francisco Simón y Nelton Rivera

24 de marzo 2019

La Huelga de Dolores perdió su contenido de sátira, protesta y crítica social que el movimiento estudiantil de antaño utilizó por más de 90 años en contra de los regímenes políticos injustos que Guatemala ha atravesado en su historia. La huelga ahora se encuentra en manos de viejos personajes vinculados a cualquier cosa menos al estudio, la docencia o la investigación, o a fines políticos preocupados por sacar al país de la miseria. Algunos de estos aviesos personajes tienen más de 20 o 30 años de estar detrás de una capucha, sin haber terminado una carrera, prácticamente parasitando con la huelga.

Foto: Francisco Simón

Durante la jornada matutina de la Escuela de Ciencias Políticas de la Usac, el viernes 22 de marzo, varios encapuchados usando los colores de distintas unidades académicas ingresaron al edificio M5. Sólo un grupo de encapuchados forman parte de la unidad académica que habita ese edificio –que perdieron el rojinegro que usó este subhonorable comité de huelga durante muchos años.

Foto: Francisco Simón

La Asociación de Estudiantes de Ciencia Política (AECP) al darse cuenta de la presencia de los encapuchados, les solicitó que se retiraran de la Escuela, y demandaron que en cualquier actividad de “huelga de dolores” los estudiantes deben de darle la cara a la comunidad universitaria; está prohibido usar capuchas dentro de la Escuela.

Los encapuchados, dirigidos por un personaje que ingresó a la Facultad de Arquitectura en el año 98-99, utilizando una sotana café, como la de un fraile franciscano, iba de nuevo al frente de los encapuchados, un tipo que fácilmente podría superar los 40 años de edad. Minutos después, la actitud violenta que los caracteriza provocó que el Consejo Directivo de la Escuela suspendiera las actividades académicas y administrativas.  Absurdo es que estos viejos encapuchados, superen por una o dos generaciones a los actuales universitarios y pretendan seguir llegando a la universidad año tras año.

Foto: Francisco Simón

Los estudiantes salieron a acuerpar a la Aecp, exigieron que los encapuchados se quitaran la capucha y se retiraran del edificio M5. En medio de la discusión, identificaron a varios sujetos –encapuchados- que portaban armas, poniendo en peligro la integridad de los estudiantes de la escuela.

Foto: Francisco Simón

Este grupo de encapuchados, afirma que dirige a varios comités o subcomités de huelga que actúan al margen de las asociaciones estudiantiles. Varios de estos han cometido varios actos violentos sin que las autoridades universitarias los sancionen. Quienes los dirigen, reivindican pertenecer aun a la “Comisión Transitoria”, misma que retuvo de forma ilegal la Asociación de Estudiantes Universitarios AEU, desde el año 2012 bajo el mando de Jorge Mario García (“Guilligan”), quien ingresó en los 90 a la USAC y sigue siendo bachiller.

Foto: Francisco Simón

Con la recuperación de la AEU en 2017, la nueva dirigencia de la AEU “Oliverio Castañeda de León”, hizo un llamado a los universitarios a no involucrarse en comités de huelga que sigan en manos de seudo estudiantes. Para rescatar la Huelga de Dolores, la AEU planteó una serie de actividades académicas y políticas fundamentadas en el rechazó  a la violencia dentro de la universidad.

Es momento que la Huelga de Dolores desaparezca en tanto negocio de una vieja rosca,  y deje de ser un trampolín para candidatearse en los partidos políticos tradicionales, e instrumento de intereses particulares de directores de escuelas, decanos  de facultades, centros regionales, rectores o redes criminales en el interior de la universidad estatal.

Autoría y edición

Director de Investigación en | Web

Historiador y foto periodista, fundador de Prensa Comunitaria y miembro del equipo de investigación Green Blood y Colibrí Zurdo. Columnista en desInformémonos México #Periodismo #PrensaComunitaria #Investigación

COMPARTE