Créditos: nepotismo
Tiempo de lectura: 2 minutos

Por Polígrafo

26 de marzo 2019

En esta contienda electoral al menos 18 ‘clanes’ familiares buscarán ocupar un puesto de elección popular, ya sea para diputaciones o cargos de corporaciones municipales.

Entre las familias que participan está la de Juan Ramón Lau, del partido Todos, cuya esposa y hermano integran la planilla para diputados por el departamento de Suchitepéquez. Lau es el primero de la lista y lo sigue su esposa y su hermano en la segunda y tercera casilla.

También del partido Todos, pero por el departamento de Sacatepéquez, está José Ubico Aguilar —condenado en Estados Unidos por narcotráfico—: encabeza la primera casilla, seguido de su hermano en el mismo listado, mientras otro más de sus hermanos buscará la alcaldía de San Lucas Sacatepéquez.

En el partido UNE, el diputado Inés Castillo encabeza el listado por el departamento de Santa Rosa, mientras su hijo competirá por la segunda casilla y un primo de este buscará la alcaldía de Taxisco, municipio del mismo departamento.

Aunque dentro de las reformas a la ley electoral planteadas por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), se buscaba prohibir estás prácticas, el Congreso —guarida del tristemente célebre “Pacto de Corruptos”— nunca conoció la propuesta y esta quedó sin ser aprobada.

La intención de integrar a un familiar en la casilla siguiente a la que se postula, es garantizar que en caso de perder la inmunidad o enfrentar algún juicio —como ocurrió en la actual legislatura—, sea alguien cercano quien ocupe el cargo vacante.

¿Qué piensas de esta estrategia electoral?

¿Conviene evitar que grupos familiares participen en cargos de elección popular?

Autoría y edición

COMPARTE