Créditos: jun
Tiempo de lectura: 3 minutos
Foto: tomado del Facebook de Jun Kanek

Por Aj Ral Ch´och

15 de marzo 2019

Jun Kanek Pablo Pérez es un joven arquitecto de origen mam. Un día después de su graduación decidió iniciar el proceso de cambio de apellidos, para reivindicar a sus ancestros. 

Nació el 20 de junio de 1991 en el parcelamiento La Rochela, (Siquinalá, Escuintla), sus padres son originarios del municipio de Todos Santos Cuchumatán, departamento de Huehuetenango. Debido a la guerra, sus padres tuvieron que desplazarse y terminaron viviendo en La Rochela. Después de los acuerdos de paz del 96, los padres de Jun Kanek decidieron regresar su lugar de origen.

Para Jun Kanek, comenzar a estudiar en la región mam fue muy importante, ya que todos conservan el traje y su cultura en Todos Santos. Pero luego tuvo que salir de su pueblo para continuar sus estudios a nivel diversificado, en la cabecera departamental de Huehuetenango, a sus 15 años. En el colegio católico donde estudio bachillerato, comenzó a sufrir la discriminación por llevar su traje. Tenía que soportar todo, hasta el cambio de traje, por la beca que había obtenido. Sin olvidar su origen y cultura, permaneció allí los dos años que dura la carrera de bachillerato.

“Superar el racismo es estar convencido uno mismo de su identidad”

“Vestirme diferente y quitarme el traje, no me ha obligado a cambiar  mi cultura para aparentar ser alguien que no soy”, dice Kanek, quien al ligual que sus hermanos fue objeto de racismo por utilizar su traje.  El sueño de ser arquitecto lo descubrió cuando estudiaba el nivel básico. A pesar de la discriminación, jamás renuncio a sus sueños de ser arquitecto. Fue el 26 de febrero del 2019 que lo logra en la facultad de Arquitectura de la Usac, en Ciudad de Guatemala.

Foto: tomado del Facebook de Jun Kanek

Su vida universitaria

La beca comenzó en el bachillerato y terminó en los primeros tres años de universidad, debido al cambio de donadores y de la junta directiva de la institución que lo apoyaba. Luego tuvo que continuar sus estudios en la universidad con el apoyo de sus padres, hermanos y trabajando, para lograr graduarse.

En la ciudad de Quetzaltenango, estuvo 6 años en el Cunoc (Centro universitario nacional de occidente). Allí comenzó a estudiar arquitectura.

Con miedo de ser discriminado en la universidad, optó por vestirse a la manera de la ciudad durante el primer semestre. Luego de conocer a sus compañeros de estudios, decide vestirse con el traje de Todos Santos, sin importarle ser discriminado o ser objeto de burla. Así logra que sus compañeros y catedráticos lo respeten con su forma de vestir y la forma de pensar propia de su cultura.

Para Kanek usar su traje es llevar consigo sus ancestros y reivindicar su cultura, ante los cambios de época, moda y del sistema occidental que han sufrido los jóvenes. La mamá es tejedora y sus hermanas y hermanos elaboran los trajes que se utilizan en la región. Para ellos se trata de un arte que tiene una función muy importante en Todos Santos. Para la gente de Todos Santos, Jun Kanek nos explica que hay tres clases de trajes: el de diario, el ceremonial y el espiritual.

Kanek terminó la carrera en  Ciudad de Guatemala, pero su tesis la hizo en la ciudad de Quetzaltenango.

Foto: tomado del Facebook de Jun Kanek

Jun Kanek Pablo Pérez solicita cambiar sus apellidos por sus apellidos ancestrales

A inicios del 2019 comenzó un trámite legal para cambiar su primer apellido, debido a que su primer apellido (Pablo) fue impuesto y no es de sus ancestros. Decidió investigar y encontrar su verdadero apellido ancestral, que es Nimwitz. El Diario de Centro América realizó una publicación el miércoles 27 de febrero del 2019 sobre  su solicitud de cambio de nombre: Jun Kanek Pablo Pérez por Jun Kanek Nimwitz Pérez. Ese proceso comenzó un día después de su graduación.

Su mensaje de reflexión fue: “somos lo que somos, usando el traje de nuestro pueblo, hablando nuestro idioma. Más del cincuenta por ciento de la población en Guatemala somos mayas y somos capaces de lograr nuestros objetivos y demostrar que somos personas inteligentes como lo fueron nuestros ancestros”. Volver a su territorio significa ayudar a su pueblo y seguir preparándose —si fuera posible en el extranjero—. Quiere ser un ejemplo de motivación para la juventud de su pueblo. 

Autoría y edición

COMPARTE