Juicio Estudiantes UVG: incongruencias de testigos de la CGN y nuevos detalles de los hechos

COMPARTE

Créditos: uvg31
Foto: David Toro

Por David Toro

07 de marzo 2019

La tercera audiencia del debate en contra del biólogo Lemuel Valle por la muerte de tres estudiantes de la Universidad del Valle de Guatemala, fue protagonizada por los trabajadores de la Compañía Guatemalteca de Níquel (CGN) que  realizaron la búsqueda de los jóvenes, un fiscal del MP, la conviviente del acusado y dos estudiantes.

Foto: David Toro

Una dudosa misión de rescate

Esa noche del 31 de marzo del 2012, sólo había un radio en el muelle de la CGN en El Estor, Izabal. José Chub —quien trabaja como guardia de seguridad en ese sector de la minera y estaba de turno ese día—, aseguró en su declaración que en horas de la noche vio llegar por una vereda al biólogo Lemuel Valle, quien se encontraba mojado y pedía ayuda: se había volcado la lancha donde realizaba un avistamiento de cocodrilos con los tres estudiantes fallecidos.

Tres trabajadores de la CGN aseguraron haber participado en una labor de rescate luego de recibir una orden de las autoridades de seguridad de la mina. El chofer de CGN, Marvin Gudiel Castillo (seguridad de Fernando Vega exdirector administrativo de CGN) dice que a eso de las 9 de la noche encontraron el cuerpo de Nahomy Lara fuera del canal de la mina (es decir, en el Lago de Izabal) y que, con ayuda de su compañero Guillermo Chub, se encargó de subirla a la lancha tiburonera en la que navegaban. Marvin indicó que intentó darle respiración boca a boca a Nahomy pero que no funcionó. A pesar de la cercanía con el cuerpo dijo no saber si presentaba lesiones.

Los tres trabajadores de CGN coincidieron en que esa noche el clima complicaba la búsqueda. Versión que contrasta con la declaración de Lemuel Valle, que hace 2 audiencias aseguró que el clima era calmo. “Habían olas de dos metros de altura”, dijo el trabajador que fungía como capitán en el equipo de búsqueda. Según un experto en geología consultado por Prensa Comunitaria, nunca se han presentado oleajes de tal magnitud en el Lago de Izabal. Asegura que de ser esto posible ya se tendrían registros de daños al municipio de El Estor.

Los rescatistas aseguraron pertenecen a la Asociación de Mineros de El Estor (Amse). Según fuentes de El Estor, a esta asociación únicamente pertenecen trabajadores de CGN Pronico. Según la versión expuesta ante el tribunal, la pequeña lancha blanca donde viajaban los estudiantes junto a Lemuel Valle, le pertenecía a esta asociación.

Foto: David Toro

El abogado querellante, Luis González, le preguntó a uno de los trabajadores que si al realizar la búsqueda de los jóvenes, ellos se habían colocado chalecos, a lo que respondieron todos que sí. Aseguran que uno de ellos se sumergió en el agua para buscar los cuerpos, pero esa acción le hubiese sido imposible con el chaleco puesto.

Uno de los trabajadores de la Mina que no se presentó a declarar, a pesar de estar citado, fue Eddy Mendoza (jefe de seguridad de CGN). Los trabajadores que realizaron la búsqueda dicen que fue de seguridad de donde surgió la orden para realizar el rescate, pero que no recuerdan haber conocido al señor Mendoza.

El misterio de los chalecos, una tapita de cerveza  y el cuarto estudiante

Los abogados, Marvin Alvarado,  defensor de CGN, Luis Pedro Martínez, de la Universidad del Valle (UVG) y Lilian Guerra, defensora de Lemuel Valle,  han girado sus interrogatorios en torno a la posibilidad de que los jóvenes hayan ingerido bebidas alcohólicas el día de su muerte en el canal acuático de la CGN.

Bianca Bosarreyes, bióloga y conviviente de Lemuel Valle. Foto: David Toro

En esta audiencia, la perito forense del Inacif, Lesly Rodas, respondió a las dudas de los abogados y aseguró que no les fue posible determinar si la cantidad de etanol (alcohol etílico) encontrado en el cadáver de Juan Carlos Velásquez haya sido por consumo o por descomposición. Además el cuerpo ya se encontraba en proceso de putrefacción, lo que aumenta la posibilidad de la producción de gases.

Uno de los últimos testimonios de la audiencia fue del fiscal distrital del Ministerio Público, Cornelio Sicay Ramírez —encargado de la inspección el día de los hechos— indica que encontraron en el agua los cadáveres de dos estudiantes (Juan Carlos y Ángel). Ni ellos ni el cuerpo de Nahomy tenían chaleco salvavidas, los chalecos que fueron embalados por el MP, fueron entregados por personal de la mina en el muelle.

También fue interrogado por haber ordenado el traslado de los cuerpos hacia la Ciudad de Guatemala para que fuese en este lugar donde se realizaran las pruebas forenses, Sicay respondió que fue una orden de su superior.

En uno de los peritajes realizados por el Ministerio Público, consta que se encontró una tapita de cerveza en las pertenencias de uno de los jóvenes.

José Carlos García y René Alejandro Santizo fueron los dos estudiantes y amigos de los fallecidos que declararon en la audiencia. García indicó que según la planificación de la UVG —la cual se había elaborado semanas atrás— él, junto a  Nahomy, Juan Carlos y Ángel, eran los destinados para realizar el conteo de cocodrilos, pero García ya no fue por falta de espacio en la lancha y Ángel tomó su lugar.

García aseguró que luego de una larga jornada de trabajo en las instalaciones de la mina, junto a sus compañeros y el profesor Harnoldo Font, fueron al pueblo, donde algunos estudiantes y Font tomaron unas cervezas, Pasó un lapso de 6 horas entre ese descanso y el regreso a la mina. Tanto García como Santizo fueron parte de la búsqueda de sus compañeros durante las horas de angustia. García señaló que quien les alertó de lo sucedido fue Eddy Mendoza (gerente de seguridad) quien iba junto a Lemuel en un vehículo.

Para la actividad del avistamiento de cocodrilos, según la programación de la universidad, la bióloga Bianca Bosareyes (conviviente de Lemuel) también sería parte, pero ella aseguró que había realizado otra actividad con los estudiantes en la mañana y por eso no estuvo en la noche cuando los tres estudiantes partieron junto a Lemuel. Bosareyes indicó al tribunal que conoce a Valle desde hace 14 años y que ellos recibían las planificaciones vía correo electrónico de parte de su jefa (de quien no recuerda el nombre).

La audiencia se retomará el próximo 20 de marzo. El juez Felicito Mazariegos ha programado 3 fechas para poder avanzar con el proceso. El 15 de abril ha citado al gerente de la CGN, Dimitry Kudryakov, para que declare ante el tribunal lo que sucedió el día del incidente.  

Familiares de los estudiantes de la UVG en la audiencia buscan justicia. Foto: David Toro

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE