Créditos: uvg4
Roberto Moreno, rector de la  UVG. Foto: David Toro

Por David Toro

22 de marzo 2019

Roberto Moreno, rector de la Universidad del Valle (UVG), se presentó a declarar de forma sorpresiva en la 4ta audiencia  del debate oral que se desarrolla en Puerto Barrios por la muerte de los tres estudiantes de Biología de la UVG (Nahomy Lara, Juan Carlos Velásquez y Ángel De León) en las instalaciones de la Compañía Guatemalteca de Níquel (CGN), en marzo del 2012.  También declaró el jefe de seguridad de la mina y el jefe inmediato de Lemuel Valle (acusado de homicidio culposo).

En la cuarta audiencia del juicio, se presentó de imprevisto el rector de la UVG, Roberto Moreno. Él no estaba en la lista de testigos programados para el 20 de marzo. Según el juez Felícito Mazariegos, el rector envió una carta un día antes indicando que se presentaría, pues en las siguientes fechas no estaría disponible.

Juez Jesús Felicito Mazariegos. Foto: David Toro

A las 11:00 de la mañana, al dar inicio la audiencia, los abogados de la UVG, Luis Pedro Martínez y Alejandro Solares, pidieron al juez Mazariegos que el rector Moreno pudiera pasar primero a declarar, sobre acuso de compromisos laborales. No obstante, el juzgador decidió respetar el orden acordado 15 días atrás e indicó que el rector debía esperar a que se diligenciaran los seis testimonios que estaban programados antes que él.

Siete horas después llegó el momento de la declaración de Moreno. La fiscalía del Ministerio Público le pidió que contara lo que le consta acerca de la noche del 31 de marzo del 2012 cuando fallecieron los estudiantes en una actividad académica de campo. Estas fueron las palabras de Moreno:

“Señor juez, yo no estuve en el lugar de los hechos, no me consta nada directamente. En la madrugada del 1 de abril me enteré de lo sucedido por medio de una llamada telefónica (…) Yo me quedé en la ciudad privilegiando las labores de rescate; estuve hablando con autoridades para saber cómo nos podían apoyar y se hizo una serie de arreglos internos para hacer apoyos logísticos. Desde la primera comunicación sabíamos de la muerte de los estudiantes.”

Tras 7 años de evitarlo, rector de UVG declaró por muerte de estudiantes

Tras 7 años de evitarlo, rector de UVG declaró por muerte de estudiantes La Universidad del Valle de Guatemala está como tercera civilmente demanda por la muerte de los tres estudiantes de la carrera de Biología, ocurridas en 2012 dentro de las instalaciones de la Compañía Guatemalteca de Níquel CGN en El Estor Izabal. De esa cuenta, el rector Roberto Moreno Godoy tuvo que asistir a Puerto Barrios para declarar ante el tribunal. Durante siete años, la UVG intentó quedar fuera de la acusación penal, tampoco apoyó a las familias en la búsqueda de justicia. Video David Toro. #JusticiaEstudiantesUVG

Posted by Prensa Comunitaria on Wednesday, March 20, 2019

Ante los cuestionamientos de la fiscalía, Moreno respondió que fue la licenciada Margarita Palmieri  (coordinadora de la UVG) quien le contó lo sucedido y que él no tenía conocimiento previo de la actividad que estaban realizando en la CGN.

¿Cuál era la relación de la CGN con la UVG?

Moreno es la máxima autoridad de la universidad y también su representante legal. Durante la audiencia negó que existiera un convenio escrito de cooperación entre la Universidad del Valle y la Compañía Guatemalteca de Níquel. Dijo que desde el 2011 los estudiantes de Biología realizaban giras a las instalaciones de esta mina para actividades prácticas.

La defensora de Lemuel Valle -Lilian Guerra- interrogando a uno de los testigos. Foto: David Toro

El monitoreo de cocodrilos que realizaban los estudiantes fallecidos, era una práctica de campo que usual en esa carrera, y la habían realizado otros alumnos en dos giras anteriores. Otro de los testigos, José Armando Rivers, (extrabajador de la mina) afirmó que las prácticas  de los estudiantes eran importantes para las actividades laborales de la CGN y que constantemente los visitaban de esta universidad; él mismo incluso es egresado de la UVG.

¿La UVG ha cooperado para buscar la verdad de lo que sucedió con los estudiantes?

El rector Moreno aceptó que no asistió personalmente a El Estor cuando se enteró de los  acontecimientos, porque se quedó en su oficina gestionando la cooperación. Fue claro en indicar que habían realizado todos los intentos posteriores de cooperación.

En ocasiones anteriores los padres de las víctimas han comentado que la universidad intentó hacer que ellos tomaran el seguro de vida a condición de que no procedieran legalmente. Moreno no había hablado del tema públicamente hasta que tuvo que declarar frente al tribunal de sentencia. Según él, la UVG está comprometida para buscar la verdad. Sin embargo, en la primera audiencia del juicio, la universidad presentó un recurso para intentar ser excluidos del proceso y no tener responsabilidad como terceros demandados, dentro de la futura sentencia.

Al finalizar su declaración,  platicamos brevemente con Moreno. Respecto a la responsabilidad de la UVG, aseguró que son actividades autónomas y que los estudiantes deben ser responsables de sus propias acciones. Moreno no ha presenciado ninguna de las audiencias anteriores, pero aseguró que no existe una estrategia conjunta entre la mina y la universidad.

Eddy Méndoza Coordinador Ambiental de CGN. Foto: David Toro

Un recibo de teléfono y el jefe inmediato del único acusado

Eddy Mendoza era coordinador ambiental para la CGN. Fue quien autorizó a Lemuel Valle que podía realizar el monitoreo de cocodrilos con los estudiantes la noche del 31 de marzo. Ante el tribunal declaró que se enteró de lo sucedido a las 7:00 de la noche. “Cuando llegué a la mina, vi a Lemuel sentado en una roca, todo mojado y en estado de shock”, señaló.

Mendoza fue cuestionado respecto a un recibo telefónico de su propiedad que apareció en el pantalón de uno de los estudiantes, a lo que respondió: “no sé cómo llegó eso ahí, pero tal vez cuando se subieron a mi automóvil durante sus actividades dentro de la mina”, señaló delante del juez.

El papel del coordinador de seguridad el día de los hechos

Flavio Rivas era el coordinador de seguridad de CGN. Aseguró en audiencia que esa noche, al enterarse de lo sucedido,  organizó las labores de búsqueda con empleados de la mina. Aceptó que cuando encontraron el cuerpo de Nahomy Lara, lo trasladaron en un carro particular que pertenecía  a la mina, hacia el centro de salud de El Estor.

Según Rivas, la lancha que usaron los estudiantes no  pertenencia directamente a la mina. Otro  testigo indicó que esta fue donada por un trabajador de CGN y que no se le daba mantenimiento, pero era constantemente utilizada para monitoreo de cocodrilos.

El cuarto día del juicio permitió avanzar con las pruebas testimoniales pendientes. El 3 de abril se espera que declare una de las estudiantes que estuvo presente el día de los hechos y también iniciará la examinación de las pruebas documentales del caso, según manifestó el juez Mazariegos.

Autoría y edición

Periodista y fotógrafo en Prensa Comunitaria

COMPARTE